a
HomeAtraccionesUn punto de vista diferente de Londres
London Eye de fondo. Londres

Un punto de vista diferente de Londres

Hay infinidad de cosas que ver en Londres, así como maneras de hacerlo, y una de ellas es desde la cubierta de un barco en el río Támesis.

 

 

Sabemos que muchas ciudades en el mundo ofrecen los buces turísticos que permiten subir y bajar en las cercanías de los lugares de interés. En algunas de las ciudades cruzadas por algún río o canal, en los últimos años, se han ido sumando alternativas moviéndose por el agua.

 

Es una manera diferente de ver la ciudad, alternativa, válida y que suma un punto de vista que también permite imaginar como hoy y ayer, estas ciudades nacieron y crecieron allí gracias a las vías fluviales. Luego te contamos algo más sobre la historia de Londres vinculada al río Támesis.

 

Londres está atravesada por el Támesis, por lo que muchos lugares de interés se pueden distinguir y ver mientras se navega.  Un tranquilo crucero te acera a estos lugares y ofrece 5 paradas a lo largo de su recorrido. Mientras navegas, también puedes disfrutar comentarios informativos grabados, incluyendo en español, y algunos en vivo. Se puede disfrutar desde la cubierta al aire libre o desde el salón interior climatizado con ventanales panorámicos. Siempre que el clima lo permita, recordemos lo “temperamental” que suele ser en esta ciudad, la cubierta superior abierta ofrece las mejores vistas.

 

Además del billete circular que te permite subir y bajar en cualquiera de las paradas durante 24 horas, también puedes elegir el de ida y vuela o solo ida, realizando un solo tramo. De acuerdo del que elijas será el costo.

 

 

Recorrido y paradas

El viaje comienza en una de las nuevas atracciones de la ciudad (ya no tan nueva) el popular London Eye. Se puede acceder desde ambas orillas del río. Desde allí uno podrá encontrarse con la vista de otro de los edificios más emblemáticos, el Big Ben.

 

Para situarnos recordemos que los londinenses llaman a la parte norte del río North Bank, y a la sur, South Bank.

En la orilla norte o North Bank, se encuentran el Parlamento y su campanario donde está el Big Ben. Tal vez sea este el reloj más famoso del mundo. Acompañado por las torres de estilo gótico de uno de los parlamentos más antiguos del mundo. Una visita que vale la pena hacer. A muy poca distancia a pie se encuentra la Abadía de Westminster, fundada en el año 960, y que conserva la estructura gótica del siglo XIII , y donde fueron coronados reyes desde el 1066. Algunas de las tumbas de reyes, reinas y personajes famosos están allí.

Desde el Parlamento hasta Trafagar Square, se abre la amplia avenida Whitehall. Está bordeada por importantes edificios gubernamental y donde se encuentra Downing Street, casa del Primer Ministro Británico. De regreso a las orillas del río verás el obelisco egipcio, “Cleopatras Neeedle”, gemelo al del Central Park de Nueva York.

En la otra orilla, al sur (South Bank), después de la noria más alta de Europa, el London Eye, se puede ver el County Hall, antiguo edificio de la sede del Gran Consejo de Londres. Hoy este edificio alberga al acuario London Sea Life y el London Film Museum. En esta área se levantan varios de los complejos relacionados a las artes: el Southbank Center, compuesto por el Royal Festival Hall, el Queen Elizabeth Hall y la Haymarket Gallery. También el Teatro Nacional.

Un poco más adelante, la torre OXO, donde está uno de los restaurantes más exclusivos de Londres y con vistas increíbles de toda la ciudad.

 

Crucero por el Thames - Tamesis

Mapa del crucero por el río Támesis, Londres

 

 

El Támesis cerca de St. Paul y la Tate Modern

Volvemos la mirada sobre la orilla norte mientras cruzamos el Puente Blackfriars, para encontrar dos edificios distintivos. El primero es el Sion Hall, construido a mediados del siglo XIX, y el segundo, el antiguo edificio de la escuela de la ciudad de Londres, que se inauguró en 1882.

 

Ante nosotros tendremos el Puente del Milenio con la impresionante catedral de San Pablo (St. Paul Cathedral) en el horizonte. Este templo, diseñado por el famoso arquitecto Sir Christopher Wren, fue por más de 250 años el más alto de la ciudad. Sigue siendo hoy una de las iglesias más grandes del mundo.

 

Enfrente, el gran edificio de ladrillo rojo que domina la orilla, es la The Tate Modern. El museo de arte moderno fue construido ocupando el lugar destinado a una estación de energía eléctrica. Su Turbine Hall, que es su galería central, es uno de los espacios abiertos más grandes de cualquier galería de arte en el mundo.

 

Justo a su lado se encuentra uno de los edificios más significativos culturalmente para la ciudad. Blanco, circular y de techo de paja, se presenta el Globe Theatre. La réplica exacta del teatro donde se presentaron por primera vez muchas de las obras de William Shakespeare. En algunas épocas del año hay una parada aquí.

 

Después de pasar por debajo del puente Southwark, verás el viejo galeón, réplica del barco de Sir Francis Drake, el Golden Hinde. Próximo al lugar, está una de las nuevas atracciones turísticas, el

Borough Market. Un espacio al aire libre repleto de sitios de buena comida, agrupados cerca del mercado.

 

Big Ben y el Parlamento

Vista del Big Ben y el Parlamento de Londres desde el Támesis

 

 

Rumbo al Tower Bridge

Al acercarse al emblemático Tower Bridge, el monumento más famoso de Londres, disfrutará de una vista inmejorable del HMS Belfast. Pero lo mejor quizás de este recorrido es cruzar por debajo este puente. Junto a él la Torre de Londres. La fortaleza con torres donde fueron ejecutados entre tantas personas, Anna Bolena. Un lugar imprescindible para comprender la historia de Inglaterra. Desde el agua es posible ver “La Puerta de los Traidores”, visible desde el río, por donde muchas víctimas pasaban para ser llevadas a la cámara de tortura. Hay otra parada en la Torre de Londres.

 

El paseo continua con la vista de algunos de los edificios más modernos de la ciudad, como el “pepino”. También tendremos la oportunidad de ver el Old Billingsgate Market, el edificio que albergaba el mercado de pescado de Londres.

 

De la orilla del frente, también está el edificio más alto de Europa, de 310 metros de altura. Las áreas de observación pública en los pisos 68, 69 y 72 son casi dos veces más altas que cualquier plataforma de observación. A orillas del río se encuentra el HMS Belfast, amarrado allí desde 1971, y que es parte del Museo Imperial de la Guerra.

El crucero continúa hacia la zona de Canary Wharf, repleto de modernos edificios, que alguna vez fue el centro portuario de Londres. El destino final es el observatorio de Greenwich, lugar desde donde se definen todas las zonas horarias. También alberga un grupo de fascinantes museos reales, como la Casa de la Reina, el Museo Marítimo Nacional, el Observatorio Real y el Antiguo Colegio Naval

 

¡Definitivamente vale la pena el viaje! Te recomendamos para revisar la información actualizada sobre horarios y costos en el sitio web.

 

Vista del Tower Bridge de Londres sobre el Támesis

Vista del Tower Bridge de Londres sobre el Támesis

 

 

Un poco de historia de los muelles de Londres

Los romanos desarrollaron el puerto de Londres alrededor del año 50 cuando establecieron un asentamiento llamado Londinium sobre el río Támesis. A través de los siglos convirtió en una importante área comercial y de construcción de barcos entre los sajones, normandos y, especialmente durante la dinastía Tudor.

 

Londres ya era un importante puerto antes de convertirse en una gran ciudad y capital de un Imperio. Durante el siglo XVI, allí se creó una comisión para seleccionar los muelles legales para las importaciones y en 1576 se convirtió en el puerto comercial más importante del mundo.

 

En el siglo XVIII, el Parlamento autorizó la construcción de dos nuevos muelles y una serie de almacenes que se abrieron el 22 de agosto de 1802. Más tarde, en el siglo XIX, se abrieron más muelles, incluidos el muelle de las Indias Orientales, el muelle de Millwall y el Royal Albert.

 

El comercio floreció en los muelles de Londres, pero a fines del siglo XIX se necesitaban desesperadamente mejoras. Sin un camino claro hacia adelante, una Comisión Real realizó una revisión de gobierno. Un informe emitido en junio de 1902 recomendó crear un organismo central, la Autoridad del Puerto de Londres, que inició sus funciones el 31 de marzo de 1909. La nueva autoridad del Puerto de Londres se vio obligada a proporcionar muelles y almacenes.

 

Los muelles del Támesis y Londres sufrieron mucho durante la Segunda Guerra Mundial. Las primeras bombas cayeron sobre el Támesis con fuerza durante los ataques de 1939 y continuaron hasta

finales de 1941. El puerto quedó en un estado lamentable después de recibir casi 900 misiles. Recién en la década de 1950 se completó la reconstrucción del Támesis de posguerra y en 1964 el comercio superó las 61 millones de toneladas. Sin embargo, a fines de los años 60, el uso del muelle estaba disminuyendo debido a la introducción de los contenedores. Los buques portacontenedores iban a llevar la carga al gran puerto de Tilbury en Essex, que  había sido remodelado en 1969.

 

Durante los años 70 y principios de los 80, los muelles de Londres continuaron cerrándose hasta que comenzaron a regenerarse con otros emprendimientos. Londres sigue siendo uno de los principales puertos de Gran Bretaña y el Támesis tiene más de 70 muelles operativos.

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO