a
HomeGuia de viajeAmerica Central y CaribeGran historia para una pequeña isla

Gran historia para una pequeña isla

Saint Kitts (St. Kitts o San Cristóbal) y Nevis forman la nación independiente más pequeña de América, pero cada centímetro de su paisaje está lleno de historia.

 

 

Islas tan pequeñas tienen una historia y un pasado muy rico en proporción a su tamaño. En sus cortos 500 años de historia ha sido protagonista de eventos relevantes. De los enfrentamientos más importantes por la colonización del Caribe entre el Reino Unido y Francia, el dominio económico de la industria del azúcar, los horrores de la esclavitud y lugar de grandes hazañas navales. Además, fue el primer destino turístico de todas las Indias Occidentales. Cristóbal Colón y sus tripulantes fueron los primero europeos en llegar a la isla en 1493, durante su segundo viaje de exploración en el Nuevo Mundo.

Es una isla que difícilmente puedas conocer en un solo día, pero intentaremos relatarte las posibilidades para que tú mismo puedas escoger.

 

 

Qué hacer en Basseterre

La capital de la federación de islas caribeñas de Saint Kitts (o St. Kitts) y Nevis, es Basseterre. Una isla reconocida por sus espectaculares playas: cálidas, de arenas finas y abundante belleza natural. Sin embargo, la ciudad tiene mucho atractivo para cualquier viajero.  A pesar de su pequeño tamaño y población, Basseterre, es una de las ciudades más antiguas del este del Caribe.

 

De la naturaleza a la cultura, esta capital de la isla caribeña ofrece algo para todos los viajeros. Con una población estimada de aproximadamente 14 mil habitantes, esta ciudad portuaria se encuentra en la costa suroeste de la isla de Saint Kitts. Los franceses la fundaron originalmente en 1627, pero los británicos tomaron el control de la isla 100 años después y la convirtieron en su capital. Siguió siendo parte de las Antillas británicas hasta su independencia en 1983. Su economía está impulsada por el turismo, pero Basseterre es uno de los principales depósitos comerciales de las Islas de Sotavento.

 

Es la puerta de entrada para todos quienes visitan la isla, especialmente los cruceros, y las playas más notables en South Friar’s Bay. Estas playas están ubicadas en la parte de la delgada península de la isla llamada Friar’s Bay, que se divide en dos playas: North Friar’s Bay, del lado Atlántico, y South Friar’s Bay del lado del Caribe. Esta última es la más popular, entre los turistas y los lugareños, debido a las aguas más suaves, que también invitan a los buceadores.

 

que también son lo suficientemente claras como para bucear. Más allá de eso, hay muchas otras bellezas naturales, con una variedad de flora y fauna en su bosque de sal y manglar (que también es un lugar preciado para los observadores de aves). Y un restaurante en el lugar es un lugar particularmente agradable para tomar un almuerzo relajado.

 

Desde la bulliciosa Plaza de la Independencia hasta el Museo Nacional de Saint Kitts, Basseterre tiene muchas atracciones para todos los tipos de viajeros. Uno de los más comunes es The Circus, el centro neurálgico de la ciudad inspirado en el Piccadilly de Londres. En medio de The Circus se encuentra el Berkeley Memorial, construido en 1883 en honor del legislador local Thomas BH Berkeley. Su característica principal, un gran reloj verde, tiene cuatro caras, cada una frente a una de las calles principales de la ciudad. Más allá de su importancia histórica, esta área especialmente vibrante de la ciudad está llena de tiendas, restaurantes y más.

 

St. Kitts and Nevis- Bassettere

The Circus, en el centro de Bassetterre, capital de St. Kitts and Nevis

 

 

Por la historia de St. Kitts

 

Podemos comenzar como lo hicieron los británicos por el Old Road. Este pintoresco pueblo, a pocos kilómetros al noroeste de Basseterre, es el lugar donde el soldado y explorador inglés Sir Thomas Warner y el grupo de quince aventureros, pisaron tierra en 1623. Buscaban el lugar para asentar la «colonia madre» de Inglaterra en el Caribe. Para finales del siglo XVII, Saint Kitts se había convertido en una de las primeras islas en el cultivo de caña de azúcar, pionera en el comercio de esclavos y base de operaciones para la colonización de la región. Por esa razón fue tan peleada su posesión frente a los franceses e, inclusive, españoles.  Un paseo por Old Road es la mejor manera de comenzar a comprender su historia y la importancia de su riqueza azucarera. Esos recursos fueron quienes financiaron la Revolución Industrial en Inglaterra.

 

Debemos imaginar que la llegada de los europeos no representó buenas noticias para los habitantes originarios, los caribes o kalinago, que había vivido en las islas por más de dos mil años. Unos años después de Warner, también llegaron los franceses, e inicialmente todos se llevaron muy bien. Sin embargo, pronto comenzaron los problemas y en 1626 los caribes planearon atacar a los europeos. Estos últimos se enteraron de sus planes y en represalia mataron a unos dos mil Kalinago. El lugar del genocidio es conocido hoy como Bloody Point. 

 

Las ruinas de una de las primeras y más prosperas plantaciones de azúcar, Wingfield, se han restaurado y hoy se pueden visitar. No hace tantos años se descubrió el lugar abandonado que había pertenecido al colono San Jefferson II, tátara abuelo de Thomas, el tercer presidente de los Estados Unidos. El mismo propietario también descubrió en 2011 los restos de la destilería de ron más antigua del Caribe, que también fue restaurada. 

 

Romney Manor y Wingfield Plantation, St. Kitts

Romney Manor y Wingfield Plantation, St. Kitts

 

La próxima parada está a unos kilómetros más al norte por la misma carretera, el Brimstone Hill Fortress National Park. Es uno  de los sitios históricos mejor conservados de América, y Patrimonio Mundial de la UNESCO. Fue construido por los británicos validos de esclavos africanos durante el siglo XVIII. Esta fortaleza defensiva les proporcionaba a los británicos un refugio impenetrable frente a los franceses, mientras ocupaban la isla.

La mejor manera de llegar hasta Brimstone Hill es en tomando un taxi o minibús. Es un camino angosto que atraviesa parte de la reserva. Si has alquilado un automóvil, justo al llegar, en el antiguo patio de armas hoy sirve de estacionamiento. La fortaleza tardó casi cien años en construirse a finales del siglo XVII. Puedes comenzar la visita por explorando el Cuartel de oficiales de artillería, que conserva los pilares y arcos de su estructura, que una vez fue el hogar de los comandantes de mayor jerarquía. Los salones de oficiales de infantería están construidos en la ladera de una colina. Tras un corto paseo por la rampa de adoquines se llega hasta Fort George, la estructura principal y donde está el museo. Aún se cruza el foso, ahora seco, por el puente de madera para ingresar.

 

Las habitaciones de la ciudadela albergan exhibiciones históricas, que proporcionan información detallada sobre las plantas, los animales y las batallas acontecidas en la isla. Tendrás un rico panorama de las luchas entre franceses y británicos para dominar St. Kitts, lo que significaba controlar los campos de caña de azúcar. En las paredes exteriores aún se conservan los cañones oxidados que apuntan hacia el Caribe, de igual manera que lo hacían durante el siglo XVIII. Unos estrechos escalones se permiten ascender hasta lo alto del mirador, con la vista a la ciudad de Sandy Point a sus pies, la costa sur de St. Kitts, Nevis al sureste, y las islas de Statia y Saba al noroeste.

 

Si deseas obtener información detallada sobre horarios, días y costo actualizados para la visita, ingresa al sitio web del Parque Nacional Brimstone Hill Fortress.

 

Brimstone Hill Fortress NationalPark

Brimstone Hill Fortress NationalPark, St. Kitts

 

 

Rumbo a Nevis

El viaje en ferry desde el puerto de Basseterre hasta Charlestown, la capital de Nevis, tiene una duración de unos 45 minutos. Puedes hacerte la idea de cómo estas aguas fueron el escenario de batallas navales tan épicas. Veintidós buques de guerra británicos y veintinueve franceses entablaron allí la batalla de Frigate Bay en enero de 1782. La flota británica tenía como objetivo ayudar a la defensa de Brimstone Hill, que estaba bajo asedio de las tropas francesas. Los británicos fueron superados en número, pero la flota francesa cayó y sufrió daños considerables. Sin embargo, esa victoria tuvo poco impacto en el asedio, y los defensores de Brimstone Hill se vieron obligados a rendirse unas semanas más tarde, lo que le dio a Francia un control efectivo de la isla rica en azúcar. Aproximadamente un año después de la rendición, St. Kitts fue devuelta a Gran Bretaña por el Tratado de París, y permaneció bajo el dominio británico hasta que se independizó en 1983.

 

Si ya has estado antes den St. Kitts, es tiempo para pasar un día en Nevis. Charlestown posiblemente sea uno de los pueblo más encantadores del Caribe. En el centro hay un museo dedicado a Horatio Nelson, el legendario héroe naval británico, quien había sido asignado a las Indias Occidentales para proteger los intereses de la corona británica en la región. En el ejercicio de sus funciones, pasó mucho tiempo en Nevis, donde conoció y se enamoró de Frances «Fanny» Nisbet. Nelson fue casi tan famoso por sus hazañas románticas como lo fue por sus logros navales. Se casó con Frances el 11 de marzo de 1787, en la finca Montpelier, lugar que hoy alberga a unas de los hoteles, estilo plantación, más exclusivos del Caribe. Ese mismo año regresó a Inglaterra y se embarcó en una nueva aventura, esta vez con Lady Emma Hamilton. El Museo Lord Horatio Nelson en Belle Vue, en las afueras de Charlestown tiene una gran cantidad de sus recuerdos, la más grande fuera de Europa, y exhibiciones que relatan la historia de Nevis antes de la llegada de Colón, durante la era azucarera y la esclavitud.

Otro museo en la ciudad, que se encuentra en el lugar de nacimiento de Alexander Hamilton, un héroe de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, es el Museo de Historia de Nevis.

La última parada en la ciudad será el edificio que dio origen a la industria sucesora al azúcar, y hoy la más importante del Caribe: el turismo. El Bath Hotel, en las afueras de Charlestown, fue construido en 1778 y fue el primer hotel en el Caribe diseñado específicamente para atraer turistas. La imponente estructura de piedra se convirtió rápidamente en un patio de recreo para los ricos y famosos de esa época, el tipo de turismo, de hecho, por el cual Nevis todavía es famoso. El edifico hoy, restaurado, se utiliza para oficinas gubernamentales, está abierto a lugareños y visitantes, para disfrutar de los beneficios de los baños calientes en las aguas volcánicas adyacentes.

 

 

 

Para aventureros: las vistas desde el volcán

El Monte Liamuiga es un volcán inactivo de 1200 metros de altitud y, a su vez, el punto más alto de St. Kitts, y de la mayoría de las islas circundantes. Está ubicado en el lado oeste, a aproximadamente unos 40 minutos en automóvil desde el puerto de Basseterre.

 

El camino es apto solo para para aventureros entrenados, y se recomienda contratar un guía, a menos que tu experiencia en excursionismo sea avanzada.  La pendiente se hace más pronunciada a medida que uno sube y se abre camino entre las raíces de árboles y rocas. El suelo es húmedo y por momentos resbaladizo, y a pesar del calor y humedad se hace tolerante por la sombra que ofrece la selva. Grandes árboles de caucho y flora nativa, que seguramente el guía te irá indicando mientras aprovechas unos minutos para recuperar el aliento.

 

La selva tropical cubre el 35% de St. Kitts, sin embargo, es sorprendente que no haya ni serpientes ni loros en la isla. Los británicos importaron mangostas para controlar las especies de serpientes indígenas, y fue tan exitoso, que aniquilaron a todas las especies e inclusive varias variedades de aves tropicales en el proceso. Sorprendente falta de insectos, con poca cantidad de mosquitos e insectos. Si te podrás encontrar con una población de monos verdes que pueden ser llamados chillando. También fueron importados y hoy la población supera a la de personas en la isla.

 

Desde la cima la vista del mar caribe y la selva es impresionante. Hacia el otro lado, la vista hacia el interior del cráter del volcán, 300 metros más abajo, asemeja a una gran ensaladera (gigante). En el centro aún hay una pequeña ventilación que exhala humo con un ligero olor a azufre. Ya lleva 400 años desde la última erupción. Es una excursión que te llevará al menos unas 5 o 6 horas.

Valga la aclaración: Mientras que el excursionismo (trekking en inglés) se realiza por caminos salvajes y sin señalizar o donde no existen, es una actividad más exigente que el senderismo (hiking en inglés). Esta última modalidad es una práctica más asociada a las caminatas, y aunque puede estar enmarcada con diferentes niveles de dificultad, suele realizarse en rutas señalizadas que no requieren el mismo entrenamiento.

 

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO