a
HomeGuia de viajeAfricaUn viaje de aventura y cultura en las puertas del desierto marroquí
Ouarzazate

Un viaje de aventura y cultura en las puertas del desierto marroquí

Ouarzazate, Zagora y Tinghir son las más importantes urbanizaciones en las inmediaciones del desierto. Rodeadas de los paisajes más increíbles, aquellos que te dejarán sin aliento.

 

Recorre los palmerales del Draa y la singular belleza de los oasis. Cada una con sus particularidades, te invitan a quedarte y recorrer las cercanías del desierto mineral de Agdz, las Garganta del Dadés y el maravilloso Valle de las Rosas.

Te acercamos una ruta que puedes realizar en una semana. Descansa, conoce la cultura marroquí, los bellos paisajes y la imperdible gastronomía marroquí. Hazlo a tu ritmo, pero no dejes de visitar esta región que te lleva por los paisajes más variados de Marruecos.

 

 

#1 Ouarzazate

Nuestro punto de partida será Marrakech para adentrarnos en la ruta que nos llevará hasta Ouarzatate.  Son 200 kilómetros hasta la conocida como «Puerta del Desierto». Esta ciudad se encuentra a casi 1200 metros de altura y se convirtió en escenario de famosas películas como Babel o Gladiador.

El paisaje desértico nos deja atónitos con sus tonos marrones y naranjas, sacados de una postal antigua.

 

Una vez allí no debes dejar de visitar el Kasbah de Taourit, antigua casa de unos de los gobernantes más importantes que tuvo la región. Hoy día es un edificio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y luce sus muros superpuestos y las maravillosas torres. Permanece abierta desde las 8 de la mañana hasta las 18 horas.

 

Ouarzazate es un buen lugar para hacer la primera parada y descansar.

 

Ouarzazate

Ouarzazate

 

#2  Agdz, el Valle del Drâa y Zagora

Comenzamos el día muy temprano para emprender el viaje hacia el sur. La ruta número 9 no llevará primero a Agdz, una ciudad en el alto valle del Draa. En esta área se encuentra el oasis más grande de todo Marruecos, dominado por el monte Jebel Kissane. 

 

El monumento más destacado es la Kasbah del Caid, fortificación levantada en piedra y arcilla que hacía de defensa de la ciudad frente a los invasores. Otro sitio para ver es la Kasbah Glaoui, que fuese convertido en cárcel durante el reinado de Hassan II.

Si te animas a la aventura, esta región es ideal para sumarte a algún tour en 4×4 para poder conocer con más detalle el desierto.

 

Dejamos atrás Agdz para dirigirnos a Zagora. Cuando arribemos a esta ciudad estaremos en los pies del Anti Atlas. Fue fundada por los Saadianos durante la edad media con la intención de hacer de puente entre Marruecos y el Sahara.

Actualmente se ha convertido en un gran palmeral en medio de desierto. Justamente desde aquí parten las rutas hacia las dunas de Mhmid para disfrutar de la inmensidad del desierto.

La pequeña ciudad de Zagora ofrece algunos alojamientos donde puedes pasar la noche. Aprovecha la oportunidad para degustar los platos típicos. En especial la harira, una sopa en base a carne de ternera, hortalizas, legumbres, jengibre, harina, fideos, perejil y cilantro. Este puede ser un manjar para los amantes de la gastronomía.

 

 

#3 Erfoud

A unos 280 kilómetros de Zagora por la ruta 12 arribaremos a Erfoud, el destino para este día.

La ciudad no tiene larga data, ya que fue fundada por los franceses a mitad del siglo XIX para asentarse durante las luchas militares contra los Bereberes. Está ubicada en el Valle del río Ziz. Como telón de fondo en el paisaje se observan los montes Borj, hacia el este y el sur.

 

Una de las maravillas que alberga esta ciudad es el zoco. En pleno centro de la ciudad es un lugar ideal para comprar artesanías locales, sobre todo las elaboradas en cerámica. También alfombras y piezas de plata con engarces de piedras semipreciosas. Si piensas en llevar un buen recuerdo desde Marruecos, este es el lugar.

 

A tan solo 13 kilómetros de la ciudad puedes acercarte a visitar los yacimientos arqueológicos para ver fósiles de dinosaurios, y varias especies únicas.

Y por supuesto, antes de terminar el día y descansar alojados en Erfoud, debes dedicarte a las exquisiteces locales. El plato típico marroquí es el cordero especiado y servido con dátiles. Toda la comida marroquí es verdaderamente increíble.

 

Vista del desierto en Erfoud, Marruecos

Vista del desierto en Erfoud, Marruecos. Foto de Alberto Sh

 

#4 Errachidia

Saldremos con dirección al Sahara, y nuestro primer destino estará a uno 75 kilómetros, y será Errachidia. Esta ciudad está ubicada donde el río Ziz forma un pantano antes del desierto.

Toda el área a su alrededor, conformada por valles y repleto de yacimientos minerales y geológicos, fue declara Patrimonio de la Humanidad. Está habitada por tribus bereberes.

 

La Kasbah, el alcázar y una mezquita conforman un complejo arquitectónico hermosamente conservado y que refleja cómo se mantienen aún aquí las viejas tradiciones.

Aprovecha el día para descansar y disfrutar de la gastronomía, que está basada en harina de trigo, maíz o cebado, con la que se realizan los mejores platos de cuscús de toda la región.

 

 

#5 Tinerhir y Gargantas del Todra

Saldremos con destino a la ciudad de Tinehir, para lo cual tendremos que transitar unos 135 kilómetros.  Al llegar te sorprenderás con el paisaje circundante, rodeado de montañas y la gran cantidad de edificaciones tradicionales en esta región.

 

No dejes de visitar el antiguo barrio judío llamado Ksar. Hay varios zocos y kasbah repartidos a lo largo de las ciudades, aunque nunca dejarás de admirar el paisaje y la naturaleza que te rodea.

 

Tinehir es una ciudad fácil de recorrer a pie, y hacerlo te llevará a través de un recorrido histórico y cultural inolvidable.

Haciendo base en esta ciudad, dedica al menos media jornada para llegar hasta las Gargantas del Todra que quedan a 70 kilómetros. No te arrepentirás de hacer el camino hasta este gran cañón. Al llegar al lugar se abrirá ante tí, los paisajes más extraordinarios y la vista increíble de los palmares. Aquí muchos intrépidos pasan algunas horas escalando las paredes de roca o realizando algún otro deporte extremo.

Regresa sin dudar a la ciudad de Tinehir para descansar.

 

Tinghir, Marruecos

Tinghir, Marruecos

 

#6 Gargantas del Dadès y Bou Tharar

Te proponemos extender la estadía en la ciudad para visitar la Garganta del Dadès. El recorrido hasta allí es inolvidable. La tierra es de color rojizo y está repleto de numerosas kasbahs a medida que vamos ingresando al valle.

 

El río que pasaba por el cause le dio el nombre a la garganta del Dadés. A diferencia de otros parajes de las mismas características no se observan palmeras de dátiles. Avanzando por el camino comenzarás a observar las rocas con formas particulares que el tiempo ha ido conformando. La más reconocida son los famosos «dedos del mono».

 

De regreso a Tinerhir puedes pasar por Bou Tharar, una de las localidades en un extremo del fabuloso Valle de las Rosas. 

 

Kasbah en el pueblo abandonado de Ait Benhaddou, Marruecos

Kasbah en el pueblo abandonado de Ait Benhaddou, Marruecos

 

#7 Valle de las Rosas y Kelaat M’Gouna

A unos 80 kilómetros de Tinerhir nos encontraremos con el Valle de las Rosas. El centro es un pequeño pueblo, ubicado a unos 1500 metros de altura, y que tomó el nombre por la destilería de agua de rosas que está radicada allí.

Los rosales están plantados a lo largo de varias hectáreas en la base del Alto Atlas. Es increíble como el aroma a las rosas te inundan durante su visita.

El aroma es mucho más fuerte durante el mes de mayo, el paisaje deslumbra por sus colores y el encanto de su belleza.

La industria del perfume está muy desarrollada, junto con la destilación de otras esencias. Cada año, desde el año 1938, se celebra a principios de mayo la fiesta de las Rosas. Un festival de dos días de duración que conmemora la floración de las rosas en el valle de Dadés y M’goun. Pero no solo se festeja aquí, sino en casi todo el país, y todos acuden a la región para aprovisionarse de cosméticos y perfumes elaborados a base de agua de rosas.

 

Ahora sí estamos listo para partir con rumbo a Marrakech. Es un trayecto de 293 kilómetros donde podremos estar llegando antes del anochecer.

 

 

El viaje por Marruecos continúa, pero lo dejamos para una próxima nota.

 

Zoco en Erfoud, Marruecos

Zoco en Erfoud, Marruecos. Foto de Cocoabiscuit

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

Dejános tu comentario.