Walhalla, Regensburg, Alemania.

¿Una parte de Grecia en Alemania?. Aquí tienes el Walhalla

Visita este templo de estilo neoclásico inspirado en el Partenón de la Acrópolis de Atenas construido en honor al paraíso de la mitología germánica, el Walhalla.

 

Walhalla, Regensburg, Alemania

Walhalla, Regensburg, Alemania. Foto Simon Waldherr

Está a tan solo 10 km de Regensburg (Ratisbona en español), por lo que puede resultar una buena opción si realizas una parada de crucero en esta ciudad.
Este Walhalla en realidad celebra la herencia de Baviera, como representación de 2000 años de su historia. En su interior se pueden ver 130 bustos y 65 placas alineadas en honor a escritores, religiosos, científicos, guerreros y otros hombres y mujeres importantes de habla alemana.

Y fue Ludwig I quien diseño este monumento para agasajar a estos personajes y colocarlos en un lugar destacado. Desde que finalizara su construcción en 1847, se han seguido agregando nuevas placas y bustos honrando a nuevas luminarias de la historia moderna y clásica de Alemania.

Está ubicado en lo alto de una colina sobre el Danubio donde fue pensado por el rey bávaro Ludwig I, antepasado del legendario «Rey del Cisne» o «Rey Loco» Ludwig II, conocido entre tantas cosas por el Castillo de Neuschwanstein.

Ludwig I, que reinó entre 1825 a 1848, construyó el Walhalla para que su pueblo recordara la grandeza de la nación bávara a través de la historia. Mismas intensiones que luego esgrimió su nieto con la construcción de sus caprichosos castillos. En el caso de Walhalla, Bavaria venía de una derrota humillante propiciada por Napoleón y su ejército en 1807. Y aunque en el contexto de la época perder contra Napoleón, quien había vencido sobre la mayor parte de Europa, no parecía ser tan trágica derrota, para Ludwig si lo era, ya que estaba casi obsesionado con reforzar la conciencia nacional.

Interior Walhalla, Regensburg

Interior Walhalla, Regensburg, Alemania. Foto Michael J.

Trajo al arquitecto de la corte Leo von Klenze, para diseñar el edificio. Los homenajeados originales incluyen al legendario impresor Johannes Gutenberg, el matemático y astrónomo Nicolaus Copérnico, la emperatriz romana (y la reina alemana) María Teresa, el compositor Ludwig van Beethoven, el pintor Jan van Eyck, el poeta Johann Wolfgang von Goethe y, por supuesto, el propio Ludwig I.

Las adiciones posteriores incluyen a Martin Luther (Martin Lutero) y los compositores Richard Strauss y Johann Sebastian Bach. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, muchas adiciones a Walhalla representan a los que estaban en contra de Hitler y los regímenes nacionalsocialistas de los años 30, como el matemático judío alemán Albert Einstein y la activista política Sophie Scholl que fue asesinada en 1943.

Por supuesto, parte de la emoción de viajar al Walhalla se encuentra en el pintoresco paseo que se puede apreciar de camino. Lo mejor y más popular es hacerlo en bicicleta, ya que hay una senda especial desde las cual vas teniendo vista increíbles del valle del Danubio hasta llegar a este salón de la fama de Alemania.

 

Interior Walhalla

Interior Walhalla. Detalle. Foto Dalibri

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Sin comentarios

Mil Disculpas. Cerramos momentáneamente la posibilidad de comentar en este post.

 

Suscríbete a nuestro newsletter de viajes

Déjate sorprender y recibe las mejores propuestas de viaje en tu correo electrónico.