a
HomeCrucerosCruceros marítimosKorkula cuenta de la historia de la costa de Dalmacia
Korkula, Croacia

Korkula cuenta de la historia de la costa de Dalmacia

Korčula es una ciudad fortificada, en la costa este de la isla del mismo nombre, frente a las costas de Croacia.

 

La ciudad vieja está rodeada por muros, y las calles están dispuestas en forma de espiga, lo que siempre la ha protegido contra los fuertes vientos. Los sitios históricos de la ciudad incluyen la céntrica catedral gótica, y renacentista, de San Marcos, el Ayuntamiento y las fortificaciones de la ciudad. El monasterio franciscano del siglo XV, con un hermoso claustro está situado en el islote de Badija, cerca de Korčula.

 

Calles del casto histórico de Korkula

Calles del casto histórico de Korkula

Visitando la isla de Korcula

Korčula es uno de los destinos turísticos más populares en Croacia, en la costa sur de Dalmacia. Elegida también por quienes gustan de la naturaleza. Justamente fueron sus densos bosques de pinos, lo que inspiraron a los antiguos griegos a llamarla Melaina Korkyra (Corfú Negro o Corcyra) cuando se instalaron allí en el año 6 a.C.

Hoy en día, los exuberantes bosques siguen siendo una de las principales características de la montañosa isla del Adriático, especialmente en sus laderas al norte, con paredes de piedra que envuelven viñedos y olivares. Dos de los vinos blancos croatas más populares, Posip y Grk, se cultivan en la isla.

Al igual que sus vecinas, Dubrovnik y Hvar, la isla tiene mucho que ofrecer en cultura, historia, y por supuesto, belleza natural.

La ciudad de Korčula también es conocida como la «mini Dubrovnik». El centro histórico está formado por un conjunto de casas con techo de terracota, rodeadas de una fortificación medieval y torres redondas, con vistas al mar y hacia las montañas cubiertas de viñedos de vides Grk.

Es un típico pueblo medieval dálmata amurallado. Se cree que Marco Polo, el famoso viajero y comerciante veneciano ha nacido allí. En el centro se encuentra la supuesta casa de nacimiento que se está arreglando para ser convertida en el Museo Marco Polo.

 

Hoy en día, la isla de Korčula ofrece una fusión única de naturaleza, siglos de tradición e historia cultural. Además de numerosas playas y bahías, con hoteles de lujo y casas de verano, olivares y viñedos centenarios, y pueblos y aldeas que parecen haberse quedado en el tiempo.

 

Korčula, el casco antiguo

La antigua ciudad medieval se encuentra en una pequeña península frente al mar. Sus estrechas calles se extienden en forma de espina de pescado, desde la calle central principal. Su diseño contribuyó durante siglos a amedrentar los efectos del viento, y brindar a sus ciudadanos un lugar cómodo y protegido.

La mayoría de los edificios del caso antiguo muestran una arquitectura principalmente influenciadas por el Renacimiento veneciano. Fuera de las murallas, se pueden también observar algunas villas de la década de 1930, sobre la bahía de Luka Korculanska (Kalac).

La calle principal recorre toda la ciudad y se extiende de norte a sur, dividiendo la Ciudad Vieja, en forma de elipse, en dos partes iguales. Las calles laterales se extienden desde la costa hacia la principal, que se encuentra en la parte más alta de la pequeña colina. Al tener esta pequeña pendiente todas las calles son escalonadas. Las calles del lado oeste corren en línea recta, mientras que las calles al este, que protegen de los vientos más fríos tienen una leve curva.

En el centro se puede ver la muy estrecha plaza principal del casco antiguo de Korcula, Trg Svetog Marka y la catedral de Sveti Marko (San Marco). Todo el núcleo del casco antiguo es parte del patrimonio nacional croata.

La forma más fácil de moverse por Korčula es caminar, andar en bicicleta, y para ir más allá, puedes tomar el transporte público.

 

¿Qué disfrutar en el caso antiguo?

Al llegar a la pequeña ciudad de Korkula, uno encontrará varias cosas esenciales que valen la pena visitar. Las principales plazas de la ciudad y las calles conectadas., la belleza de sus torres y la entrada principal.

Observa sus edificios más importantes, como la catedral de San Marcos, la tesorería del obispo, el museo de la ciudad y el palacio Arneri.

En la parte este, situada frente al mar, a la sombra de los pinos, se encuentra una hermosa zona de restaurantes y cafés con hermosas vistas.

Si prefieres aprovechar para degustar algunos de los vinos locales, detente en algunos de los bares y prueba el vino Grk. Se cultiva y produce en los viñedos Lumbarda y Posip de los viñedos Cara & Smokvica. Entre los vinos tintos puedes probar las variedades de Dingac y Postup de la cercana Peljesac.

A la hora del atardecer, uno de los mejores lugares para disfrutar de las vistas es desde el puerto de la ciudad vieja, al lado del faro, o uno de los cafés que dan al oeste.

 

Costanera con restaurantes y bares en Korkula

Costanera con restaurantes y bares en Korkula

 

Las murallas de la ciudad de Korcula

Debido a la ubicación estratégica de la ciudad en esta zona del Adriático, la ciudad estaba rodeada de altas murallas y torres.

Estos muros defensivos aún hoy dominan el casco y se dejan ver en distintos lugares de la ciudad. Representan un excelente ejemplo de la arquitectura medieval defensiva.

Junto a las murallas, la ciudad cuenta con varias torres: la torre Zakerjan, la torre Kanavelic, la torre de Puerta de Mar, la torre pequeña del gobernador, la torre grande del gobernador, la torre Revelin y la torre de Todos los Santos.

Estas fortificaciones fueron construidas para proteger a sus ciudadanos de los ataques, tanto por tierra como por mar. Los restos que pueden verse hoy son parte de las construcciones originales de los siglos XIII y XIV.  Desde su construcción, y hasta principios del siglo XVIII, fueron remodeladas y reforzadas, adaptadas para las nuevas armas de guerra.

Cuando las amenazas de guerra fueron desapareciendo para principios del siglo XVIII, estas construcciones defensivas iban perdiendo su razón de ser. Fue así que comenzaron a descuidarse, y para principios del siglo XIX parte fueron abandonadas. También parte de ellas fueron demolidas, sobre todo los muro del este (la zona de Zakerjan) y en el oeste en las cercanías del puerto de Riva Korkula.

 

Las torres de la ciudad

La torre Kula Zakerjan también es conocida como Torre Berim, está ubicada al norte de la ciudad en el área del mismo nombre. Fue construida entre 1481 y 1483 bajo el dominio del Dogo de Venecia Giovanni Mocenigo.

Esta torre tiene forma de medio cilindro, y posee unas terminaciones similares a cresterías, que la distinguen del resto de la muralla. En el lado norte de la torre, frente al canal de Peljesac, hay un escudo de armas veneciano del Gobernador Viaro y el Dogo Mocenigo. En el lado sur, frente a la ciudad de Korcula, sobre el arco, se encuentra el Escudo de Armas de Tiepolo. La torre fue construida por el taller de Marko Andrijic, el cantero local. Hoy en día, la Torre Zakrjan alberga un popular bar que sirve bebidas en la terraza.

 

La torre Kanalevic está ubicada en el lado noroeste de la ciudad. También se llama Bokar o Barbarigo, ya que se construyó en el período comprendido entre 1485 y 1488, bajo el gobierno de Augustino Barbarigo, quien fue Dogo de Venecia en el período de 1486 a 1501. Esta torre se llama hoy en día Kula Kanalevic, en homenaje al poeta Korar Petar Kanavelic del siglo XVI, que vivía en la casa junto a la torre. La torre se restauró y reparó en 2006.

 

La Torre de la Puerta del Mar o Kula Morska Vrata, está ubicada junto a la entrada de la ciudad. Se recuesta sobre el lado este de las murallas de la ciudad. Tiene dos huecos de cañón y dos puertas en forma de letra L, una en el norte y otra en la fachada este de la torre. La torre cuenta con la encantadora placa veneciana del León de San Marcos (león alado). La torre hoy en día alberga una galería de arte.

Mala Kneževa Kula o  torre Pequeña del Gobernador, es de forma cilíndrica y está ubicada en el lado suroeste de la ciudad. Fue construida en 1449 y también recibe el nombre de Torre Lombardo, ya que fue construida por el Gobernador Lombardo. El escudo de armas del gobernador Lombardo ha sido tallado en un lado de la torre.

Delante de esta torre se encuentra la Velika kneževa kula o Torre Grande del Gobernador.  Con  forma de cono truncado, fue construida en 1483. Posee varias placas conmemorativas de la Segunda Guerra Mundial alrededor de la torre. En la parte superior de la corona, debajo del parapeto, hay un anillo de corona redondeado. En el lado noroeste, frente al puerto, había una gran placa con un león veneciano y tres escudos de los Dogos Balbi, Contarinia y Giorgio. Después de la Segunda Guerra Mundial, los escudos de armas fueron retirados y reemplazados por una inscripción en memoria de la liberación de la ciudad.

Ambas torres se erigieron en el siglo XV para proteger el Palacio del Gobernador. Durante el siglo XX, el interior de la torre se convirtió en  almacenamiento de agua potable.

 

La Torre Revelin o Veliki Revelin, que data del siglo XIII, también es llamada Torre de la Puerta Tierra del Sur, es en realidad la entrada sur del casco antiguo con una escalera adyacente. La entrada al casco antiguo pasa por debajo de la torre.

En su fachada sur de la Torre hay un relieve en forma de placa del león de San Marcos con el siguiente texto: U spomen krunidbe hrvatskoga kralja Tomislava. DCCCCXXV-MCMXXV Korculani que significa «En memoria de la coronación del rey croata Tomislav, DCCCCXXV-MCMXXV. Korculans». Durante la ocupación italiana esta placa fue removida y luego se volvió a colocar.

La Torre Revelin protege el área entre el Arsenal y la Torre de la Puerta de la Tierra.

El Arsenal de 1572 se construyó en un momento en que la importancia de Korčula para la República de Venecia estaba creciendo. Venecia anclaba su flota de guerra durante el invierno allí durante el siglo XVIII.

 

La Kula Svih Svetih o Torre de todos los santos, fue construida en 1493. Se encuentra en la parte sureste de las murallas de la ciudad de Korcula, situada en la calle Rampada, en la zona de Zakerjan.  Hoy en día, solo queda una parte de esta torre y se la relaciona con la iglesia de Todos los Santos que está en sus inmediaciones.

 

Los palacios de la ciudad

De paseo por las calles y plazas de pequeña ciudad podrás encontrar ocho palacios renacentistas. Son los palacios ArneriGabrielis, Palacio de los Obispos y el Caenazzo, todos en la plaza principal. También el Palacio del Gobernador a final de la calle principal, y en las calles laterales los palacios Ismaelli y Lesic Dimitri. Junto a la plaza principal también se encuentra la Catedral de San Marcos.

 

El palacio Arneri de Korcula se extiende desde el extremo oeste del casco antiguo hasta la plaza principal, Trg Svetog Marka. Construido en arquitectura gótica veneciana por la familia Arneri, este palacio elegantemente adornado, data de finales del siglo XVI y principios del XVII. Junto al patio, de gran valor artístico, las ventanas y las paredes del palacio en la calle, sur están decoradas con intrincados detalles esculpidos. El palacio es uno de los edificios más hermosos de la ciudad (Ulica Rafa Arnerija, 20260, Korcula).

El Palacio Gabrielis, construido en el estilo renacentista del siglo XVI, está ubicado en la Plaza de San Marcos y actualmente alberga el Museo de la Ciudad de Korcula, mientras que en el Palacio del Obispo se encuentra el Museo del Tesoro del Obispo.

 

El Palacio del Gobernador, Gradska vijećnica, es también el Ayuntamiento de Korcula, y hoy en día el edificio municipal. Fue construido en 1520 por el gobernador Marchiol Nadal. Es uno de los más bellos de la ciudad, y reconocido punto de referencia, ubicado en la Plaza Trg Antuna y Stjepana Radica.

La planta baja del edificio era la Oficina del Gobernador,  mientras que los pisos primero y segundo se erigieron mucho más tarde, en 1866. Durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio fue dañado por un bombardeo, y luego fue restaurado en los años cincuenta.

 

En el siglo XV, dos familias adineradas, los Ismaelis y los Gabriellis, salvaron a Korcula de la decadencia, ayudando a preservar edificios e iglesias. También construyeron sus palacios en el casco antiguo. A lo largo de los siglos, los palacios fueron reconstruidos en varias ocasiones, de acuerdo con el estilo arquitectónico particular de la época. De ahí que las influencias del estilo gótico, renacentista y barroco sean claramente reconocibles. Hoy en día, el Palacio Gabriellis alberga el Museo de la Ciudad de Korcula, mientras que el Palacio Ismaelli está dividido en varios apartamentos privados.

 

El Palacio Lesic Dimitri fue abierto por primera vez en 2007, una vez reconstruido meticulosamente y convertido en un hotel y spa de alta gama. Una de las primeras respuestas a la gran demanda turística de la ciudad y la región. Está situado en el corazón de la histórica y hermosa ciudad medieval, junto a la casa de Marco Polo.

El palacio comprenderá seis lujosas residencias, que varían en tamaño desde 50 m2 hasta 162 m2, un spa y un restaurante. Si bien cumple con los más altos estándares de reconstrucción establecidos por el departamento de conservatorios en Dubrovnik, el Palacio conserva muchas características originales.

Basándose en la conexión histórica de Korcula con Marco Polo, y la proximidad del palacio a su casa, el concepto del proyecto se vio influenciado por los viajes del gran explorador. Cada una de las residencias está inspirada en una región particular de la Ruta de la Seda, con la temática que se ve reflejada desde el spa hasta la cocina.

El diseño interior realza y enriquece cada detalle, sin comprometer el patrimonio histórico del palacio. Desde los muebles artesanales hasta las últimas comodidades tecnológicas, ofrecen una verdadera experiencia de lujo boutique a todos los huéspedes.

 

Otros lugares de interés en el casco antiguo

Catedral de San Marcos

La catedral de San Marcos es el edificio gótico y renacentista más atractivo del casco antiguo de Korčula. Fue construido artesanos locales a partir del siglo XIV, con piedras locales de las islas Vrnik y Kamenjak.

El proyecto fue iniciado por varios constructores, y terminada por el cantero local, y constructor más famoso, Marko Andrijić. Sus obras maestras son la parte superior del campanario, la roseta y el ciborium sobre el altar mayor en la nave central, dedicada a San Marcos, el santo patrón de Korčula.

El portal principal gótico y románico fue construido en 1412 por el maestro italiano Bonino da Milano. La nave lateral del sur está dedicada a San Jaime, mientras que la del norte es a San Juan, con la capilla adyacente de San Rocco. El retablo del altar está adornados con pinturas de Jacopo Tintoretto y algunos otros maestros italianos.

Es ideal la visita a la catedral y la ascensión hacia el campanario. Imperdible por un costo mínimo de kunas.

 

Junto a la Catedral de San Marcos, se encuentra la antigua corte de obispos, con la Abadía del Tesoro, formada por el abad Ivo Matijaca y el pintor croata Ljubo Babić en 1954. Se reconstruyó la primera corte de obispos de los siglos XIV y XV entre 1860 y 1874.

En este famoso museo de las artes sacras hay muchas obras de arte invaluables de artistas venecianos y croatas. El trabajo más importante allí es el pólipo «Nuestra Señora con el Niño y los Santos», de 1431, del pintor dálmata Blaž Jurjev Trogiranin. Este artista fue el más significativo en el arte gótico dálmata, y residió en Korčula desde 1431 hasta 1435.

La colección también cuenta con números documentos y libros sobre la historia de Korčula y Croacia, incluido el Códice Korčula de 1214.

La maravillosa ventana de dos partes gótica, está orientada hacia el interior de esta sala para que el visitante pueda disfrutar del estilo y la técnica.

 

Interior - Iglesia de San Marco Korkula

Interior de la Iglesia de San Marco Korkula

 

El museo de la ciudad

El museo de la ciudad está ubicado en el Palacio Gabrielis, frente a la catedral. El edificio en sí es un ejemplo sobresaliente de la arquitectura de los siglos XV y XVI.

Las exposiciones evocan los hitos culturales y comerciales de Korčula desde la prehistoria hasta el presente. Las colecciones explican la artesanía tradicional; en particular, la albañilería y la construcción naval que eran de importancia esencial para la ciudad. Entre las exhibiciones más valiosas se encuentran el colgante de bronce de Tiziano Aspetti y un piano de 1819 de la amiga íntima de Beethoven, Edith Streicher.

Entre la pequeña colección arqueológica se incluye la famosa Lumbardska Psefizma, una tablita de piedra inscrita en el griego antiguo en el siglo IV a.C. que testimonia el antiguo asentamiento griego en la isla.

Los objetos del hogar ayudan a explicar la vida cotidiana. La vieja cocina en el ático es una experiencia memorable. La identidad urbana en desarrollo de Korčula se ejemplifica mediante una serie de exhibiciones con imágenes artísticas de la ciudad, el estándar de la ciudad, sellos, inscripciones en piedra, documentos y abrigos de brazos.

El museo se encuentra abierto durante horas del día, variables de acuerdo a la estación del año, con un costo de unos 10 kunas.

Torre de la casa de Marco Polo, Korkula

Torre de la casa de Marco Polo, Korkula

La casa Marco Polo

Justo al lado de la plaza principal, detrás de la Catedral, este antiguo edificio de piedra que pretende ser el lugar de nacimiento del legendario explorador Marco Polo en el año 1954.

Actualmente la casa se encuentra en constante remodelación. Si está abierta a las visitas, se puede subir a la torre de vigilancia desde donde se tienen hermosas vistas de los techos de terracota que lo rodean y hacia el mar. Sin embargo, la torre fue construida con seguridad varios siglos después de la muerte de Polo.

Marco Polo viajó por el mundo durante 24 años y después de recorrer Asia Central, haciendo una fortuna en la corte de Kublai Khan, regresó como comandante de una flota a través del Estrecho de Hormuz. Fue encarcelado por los genoveses, quienes derrotaron a su rival Venecia, cerca de la isla de Korcula. Luego pasó un tiempo en la cárcel, donde relató sus aventuras a su compañero de celda, Rustichello de Pisa, quien tomó nota de las aventuras y escribió un libro.

Quienes aseguran que aquí nació el viajero, argumentan que Depolo era y todavía es un apellido común en el área de la ciudad de Korcula, entre muchas otras pruebas.

Frente a la casa está un negocio con hermosos objetos de colección que evocan la vida del explorador.

 

La logia, Lođa de Korčula

La calle conocida como Ulica javne dobrotvornosti que comienza en la plaza, y es la única calle sin escaleras en toda la ciudad. Esto le concedió el apodo de Calle de los Pensadores. Funcionaba como una calle privada, por la cual la autoridad máxima de la ciudad iba desde su corte hasta su muelle privado en el mar.

Justo al lado, la Lođa, la logia de la ciudad construida en 1548, fue durante siglos, la única edificación fuera de las murallas de la ciudad. Se utilizaba como oficina de control y aduanas, y más tarde como sala de espera e información para viajeros.

 

El Museo del Icono

La Iglesia y la Hermandad de todos los santos conserva las tradiciones más antiguas de la ciudad. La iglesia fue construida a principios del siglo XV en el lugar de una iglesia más antigua del siglo X, y de la que fue la primera catedral del obispo del siglo XIII. La fraternidad de Korčula más antigua, la de Todos los Santos o la Cofradía de la Buena Muerte, se fundó allí en 1301.

Los iconos de la isla griega de Creta se exhiben en la Colección de iconos.

Las galeras de Korčula participaron en la guerra entre Venecia y los turcos por la isla de Creta (Guerras de Candia). La guerra terminó con la derrota de Venecia y la evacuación general de la guarnición, la administración y los sacerdotes venecianos de la isla. De esta manera, los valiosos iconos fueron traídos a Korčula en los barcos que regresaban.

Frente a la iglesia, está la entrada a la casa de la Cofradía de Todos los Santos. Los relieves sobre la puerta de entrada representan a los hermanos de esta confraternidad desde 1301.

 

 

Otras iglesias y monasterios de la ciudad

La Iglesia de San Miguel, frente al Ayuntamiento, se caracteriza por su fachada y su hermoso campanario «en la rueca».

La iglesia está conectada con la casa de la cofradía de San Miguel, que fue fundada en 1603.

El salón de la cofradía tiene exhibiciones que evocan la rica historia y el alto estándar estético de los habitantes de de la ciudad a lo largo de los siglos. Se destacan los «torci», grandes velas de cera que se transportan en procesión por la ciudad, algunas de las cuales pesan hasta 73 kilos.

 

Situados en las cercanías del casco antiguo, a minutos a pie de la ciudad se encuentran los monasterios de Sveti Nikola  y  el Convento Dominicano.

La iglesia y el monasterio de Sveti Nikola (Dominikanski samostan Sv. Nikole, Korčula) se encuentra al final de Put Svetog Nikole , un paseo marítimo del lado oeste de la ciudad de Korcula .

La iglesia está construida como un edificio de dos naves, la más antigua concluida alrededor del año 1505 y se reconstruyó nuevamente en 1665. La nave derecha presenta el altar de pintura El martirio de San Pedro el Mártir, copia de la pintura de Tiziano, mientras que la nueva nave alberga el altar barroco de San Nicolás de 1629.

En el pequeño islote de Badija, que se encuentra a solo 10 minutos en taxi acuático del puerto, está el famoso monasterio, y en Orebic, al otro lado del canal, el monasterio franciscano.

 

Iglesia de San Marco Korkula

Vista desde el campanario de la Iglesia de San Marco en Korkula

 

Llegar y moverse en Korkula

El muelle se encuentra justo enfrente del centro histórico de la ciudad.

La forma más fácil de moverse por Korcula es caminando o en bicicleta. Si la idea es adentrarse en la isla, puedes recurrir al transporte público de autobuses o botes (taxi).

El servicio de autobuses en la isla de Korcula es operado por la compañía local de autobuses, con rutas regulares que conectan la mayor parte de la isla. La red de autobuses conecta a todos los pueblos de la isla.

Desde la terminal de autobuses puedes conectar con Lumbarda, Kneze / Racisce, Zrnovo y Vela Luka.

La lanchas taxi operan entre la ciudad de Korcula y Orebic, y son ideal para para excursiones de un día a las playas de Orebic (Trstenica).

También desde Korcula a Badija o Vrnik, el transporte acuático es la mejor opción.

 

 

Historia de Korcula

La historia de Korčula es similar a la de otras partes de la esta costa. Los primeros habitantes conocidos fueron tribus ilirias que ocuparon una gran área de Dalmacia. Vivían de la agricultura y la pesca. Todavía es posible ver en la isla sus túmulos funerarios de piedra, aproximadamente en forma de cono romo.

A la llegada de los antiguos griegos, Korcula se convirtió en una colonia griega. Sin embargo, no intentaron integrarse con los ilirios, quienes continuaron su estilo de vida tribal y su existencia separada. Parece que los griegos nunca se asociaron con los ilirios, posiblemente debido a que los ilirios eran percibidos como parte de una posición social más baja.

Un documento importante de este período es una tableta de piedra llamada «el psefismo de Lumbarda» (siglo IV a.C.). La placa de piedra, escrita en griego antiguo, no tiene ambigüedades sobre la existencia de la ciudad de Korcula. Este es el documento escrito más antiguo encontrado en todo el territorio de Croacia. Afortunadamente, esta reliquia del pasado todavía se puede ver en el museo de la ciudad de Korcula.

Varios siglos más tarde, en el siglo VII d.C., los croatas llegaron a la costa del Adriático, y a la isla de Korcula a principios del siglo IX.

Poco después, los venecianos llegaron en el siglo X, y gobernaron de forma intermitente hasta el siglo XIV. El período de oro  fue entre los siglos XIII y XV, cuando adquiere el trazado y arquitectura similar a la que podemos ver hoy día. Coincidente con los años en que los venecianos dejaron su marca distintiva en la cultura y arquitectura de la ciudad, que se conservó para las futuras generaciones.

La vida de Korcula distaba de ser tranquila, en gran parte por su ubicación geográfica en las márgenes del territorio del estado veneciano. Vivió en estado de peligro constante por el avance del imperio otomano. Inclusive fue protagonista de una de las famosas batallas navales en 1571. Pese al abandono de los venecianos, los korculans, sus ciudadanos, lograron defender la ciudad y repeler a los invasores, preservando sus medios de vida y la propia ciudad.

Con la recesión y el declive en el comercio mediterráneo, aunque también por el descubrimiento de América, Korcula, con muchas otras partes del Adriático, comenzó a sufrir un declive económico y cultural, así como una política política.

También la revolución francesa tendría un efecto significativo allí. Cuando Venecia cayó frente a los ejércitos napoleónicos, y  perdió su dominio sobre el Adriático a través del Tratado de Paz de Campoformio en 1797. El territorio pasó a formar parte del imperio austriaco, y su hegemonía duraría más de un siglo. Finalmente, tras su caída en la Primera Guerra Mundial, Korcula se convirtió en parte del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos bajo el Acuerdo de Versalles.

Más tarde, tras la declaración de la dictadura del rey Alexander, el país pasó a llamarse Yugoslavia, hasta la independencia de Croacia en 1991.

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

Dejános tu comentario.