Rouen, France. Casas medievales.

Rouen, inspira a los visitantes como lo hizo con los artistas en el pasado

Juana de Arco, Claude Monet, Roy Lichtenstein, Victor Hugo, JMW Turner, la Guerra de los Cien Años y joyas de la arquitectura gótica y renacentista, resumen la visita de un día a Rouen, esta maravillosa ciudad de la Normandía.

 

Como en tantas otras ciudades europeas, visitar Rouen es viajar en el tiempo, trasladarnos a algunos de los momentos más importantes en la historia, a través del arte, la arquitectura y la cultura. Y es que en la Edad Media, Rouen estaba considerada una de las ciudades más grandes y ricas de Europa. El mayor problema que tenemos es ¡como visitarla si solo tenemos un solo día!

Aquí les proponemos un recorrido con los lugares indispensables, pero ya están cerca unos de otros, no es necesario seguir un orden obligado y puedes pasear por el mapa para no perderte de nada.

La Plaza del Viejo Mercado, Place du Vieux Marché, es por supuesto, uno de los lugares más significativos no solo de la ciudad, sino de Francia entera. Allí es donde Juana de Arco, la doncella de Orleans, fue ejecutada en el año 1431 y sigue siendo hoy una de las heroínas más admiradas en el mundo entero. Canonizada como santa católica, de adolescente la llamada Joan d’Arc decía tener visiones del Arcángel Miguel, Santa Catalina y Santa Margarita y, a través de ellas ayudó a cambiar el rumbo de la Guerra de los Cien Años. Como sabemos finalmente fue capturada, mantenida prisionera en Rouen, juzgada y quemada en la hoguera cuando solo tenía diecinueve años.

Unas décadas más tarde, en 1456, fue declarada inocente y mártir y a partir de ahí se convirtió en un símbolo importante para Francia.
Justo en la plaza se levantó la iglesia conmemorativa, la Eglise Jeanne d’Arc, con una placa en el lugar en el que se le dió muerte.

Es una iglesia moderna que invita a apreciar el espíritu de la mártir, con un diseño radical innovador representando las llamas de la hoguera. Una vez dentro se pueden apreciar los espectaculares vitraux renacentistas que fueron sacados de la antigua iglesia de Saint-Vincent.

Un espléndido ejemplo de la arquitectura civil medieval, el Palais de Justice alberga actualmente los tribunales de justicia de la ciudad y era el lugar de reunión del parlamento de Normandía. Este edificio del gótico francés fue diseñado por Roulland Le Roux entre 1508 y 1509. Como tantos otros edificios fue muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial, y requirió de una restauración importante posterior, si bien aún hay rastros de perforaciones visibles en las paredes. Lamentablemente no está abierto para la visita del interior, pero vale la pena detenerse a observar los detalles ornamentales de su fachada, especialmente esas increíbles gárgolas.

Durante una de las renovaciones en el Palais, en el año 1976, se encontraron restos de un edificio de piedra debajo del patio. Después de varios estudios se concluyó que pertenecía a una habitación de una antigua Yeshiva, escuela de rabinos, del año 1100. El monumento judío quedó protegido por una cripta. No casualmente se conoce que allí estaba la calle de los judíos, Rue aux Juif, en el centro del antiguo barrio judío que había florecida durante la época de Guillermo el Conquistador hasta que terminó con ellos durante su expulsión de 1306. Este monumento es reconocido como el más antiguo de origen judío en toda Francia.

El Gran Reloj es otro hito de la ciudad que también ha inspirado a famosos artistas a lo largo de los siglos, entre ellos al escritor Victor Hugo y el pintor JMW Turner.

Este reloj está junto a un pabellón renacentista a medio camino entre la plaza del Vieux Marché y la Catedral. El campanario gótico fue construido en 1389 con fines defensivos y el reloj decorativo, que es uno de los mecanismos más antiguos de Francia recién fue ubicado en su lugar actual en 1529. Aún hoy funciona como reloj. Todos deberían tomarse un momento para admirar los hermosos detalles del reloj, el globo con las fases lunares y las ovejas representan la industria lanera. Cada mediodía aparece un carro triunfal con la deidad que simboliza el día.

 

Nos alejamos unas cuadras de allí hasta encontrarnos con la Tour Jeanne d’Arc, lugar donde estaba el calabozo que alojaba a Juana de Arco mientras fue enjuiciada en 1431. En este lugar fue amenazada y torturada para que confiese sus herejías. La gran e imponente torre cilíndrica tiene tres habitaciones y un ático, y es la única parte del castillo, construido por Philippe Auguste en 1207, que aún sigue en pie

En el elegante Hôtel d’Hocqueville, el Musée de la Céramique (Museo de la Cerámica) exhibe una maravillosa colección de loza y porcelana incluyendo las de barro de Rouen y de otras ciudades reconocidas en esta artesanía como Delft. Hay dos salas completas dedicadas a la porcelana de Sèvres de los siglos XIX y XX. Además piezas del rococó chinoiserie, juegos de vajilla ceremonial y hermosas esculturas de loza.

A unos pasos, está el Museo de Bellas Artes, reconocido como uno de los museos de arte más importantes de Francia. Una de sus características es la gran amplitud de movimientos que contiene y recorre su colección con pinturas, esculturas, dibujos y objetos de arte desde el siglo XV hasta la actualidad. Las obras expuestas más notables incluyen a Caravaggio, Diego Velázquez, Nicolas Poussin, Anton van Dyck y Philippe de Champaigne, así como las otras del siglo XIX de Eugène Delacroix, Théodore Géricault, Paul Delaroche; e de los impresionistas Claude Monet, Alfred Sisley, Camille Pissarro y Pierre-Auguste Renoir.
Pero también hay lugar para el paisajismo de Jean-Baptiste Camille Corot, Hubert Robert y Gaspar van Wittel.

Si aún tienes ganas de visitar otro museo, a unos pasos encontrarás en la antigua iglesia gótica de Saint Laurent, una colección excepcional de antiguos herrajes que fue donada por Henri Le Secq desd Tournelles, de donde proviene su nombre: Musee le Secq Tournelles. La iglesia del siglo XV aún cuenta con extraordinarios vitraux, que incluyen el notable «Árbol de Jesús».
Es el museo más grande de su tipo en el mundo y cuentan con 14 mil elementos provenientes de los galo romanos hasta el siglo XIX.

El majestuoso edificio de la Abbatiale Saint-Ouen fue construido por la orden benedictina y es considera una obra maestra de la arquitectura del estilo rayonnant o gótico tardío. Es imposible imaginar la construcción de este edificio sin conocer el poder, tanto económico como político, que tenía la orden en esos años del siglo XIV.

Cualquier podría creer que es la misma catedral por sus inmensas proporciones. La nave central del edificio está rematada por un cruce que forma una torre, donde usualmente hay una cúpula, que es reconocida como «Corona de Normandía». El interior también es deslumbrante, sobre todo por las 80 vidrieras (vitraux) que permiten el ingreso de luz en tres niveles. Además posee el famoso órgano construido por Cavaillé-Coll.

Frente a la abadía, en la misma plaza puedes ver el Ayuntamiento, Hôtel de Ville, que fuera en su momento los dormitorios de los monjes del monasterio y detrás los jardines que están abiertos al público.

Una de las atracciones turísticas más interesantes de Rouen, es el Aître Saint-Maclou, un edificio medieval que actualmente alberga la Ecole Supérieure d’Art et Design (Escuela Regional de Bellas Artes).
Pero este bello edificio tiene una historia bastante oscura, ya que en el que ahora es su patio, fue utilizado para el entierro de casi un tercio de la población de la ciudad que moría durante la peste negra en el 1348. Es una de las razones por la cual la decoración de las galerías poseen cráneos, huesos y todo tipo de objetos rituales funerarios. Inclusive alguna leyenda urbana habla del esqueleto del gato encontrado enterrado allí y que hubiera servido durante la edad media para protegerse de la mala suerte. Nunca falta la superstición.

A corta distancia encontraremos la Eglise Saint-Maclou, considerada otra joya de la arquitectura gótica flamígera (flamboyant). Data de 1437 en ofrenda a Saint Malo. Diferentes estilos arquitectónicos se hacen presentes, desde las puertas de madera renacentistas adornadas con relieves con escenas bíblicas, a la escalera gótica y los confesionarios de estilo barroco. También fue muy dañada durante la Segunda Guerra Mundial. El campanario fue reconstruido en forma completa y sus cinco campanas volvieron a sonar a diario.

Ahora sí, para lo último, la joya de la corona, la gran Catedral de Notre Dame, reconocida por cualquier fanático del arte y la historia.
Es una de las catedrales góticas más grandes e importantes de Francia y de todo su estilo. La construcción comenzó en el siglo XIII y culminó en el XVI. La facha es tan deslumbrante que inspiró a Claude Monet, quien repitió la escena en varias pinturas con la finalidad de capturar los efectos variados de las luces. Hay fachadas en los museos más importantes del mundo como el Met de New York, el Musée d’Orsay de París, The Broad en Los Angeles, la National Gallery of Art en Washington DC, etc. También inspiró a otros tantos pintores, en particular al artista pop Roy Lichtenstein.

La fachada exhibe dos increíbles torres. La derecha o Tour du Beurre (Torre de la mantequilla) se llama así porque se pagó con ofrendas de los fieles, y a cambio se les permitió comer manteca durante la Cuaresma. La catedral también cuenta con la aguja más alta de toda Francia de 151 metros. A pesar del paso de la Segunda Guerra, aún cuenta con varias vidrieras originales.
Y como si todo esto fuese poco, hay que seguir paseando por el encantador barrio Medieval, con las casitas de techos de entramado de madera, jardines públicos y calles históricas.

Es que Rouen refleja historia y te invita a disfrutarla, a conocerla y disfrutarla.

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Sin comentarios

Mil Disculpas. Cerramos momentáneamente la posibilidad de comentar en este post.

 

Suscríbete a nuestro newsletter de viajes

Déjate sorprender y recibe las mejores propuestas de viaje en tu correo electrónico.