a
HomeGuia de viajeAmerica del NorteEl hogar de Frida Kahlo
Casa Azul. Frida Kahlo

El hogar de Frida Kahlo

Una parte de su extraordinaria vida quedó capturada dentro de las paredes de su casa familiar, ahora convertida en su museo. Conoce un poco más su vida y obra y realizá esta visita virtual por su casa-museo.

 

 

La pintora surrealista mexicana Frida Kahlo nació en la Ciudad de México en 1907, y pasó la mayor parte de su vida es este país. Debido a sus limitaciones físicas producto de un accidente de joven, se vio obligada a permanecer gran parte del tiempo dentro de los confines de su casa familiar, la Casa Azul. Kahlo pintó múltiples autorretratos en los que plasmó parte de esa angustia personal que siempre llevó consigo.

 

Frida Kahlo fue una pintora brillante con una vida agitada y dura, en la cual encontró fundamento y tema para su obra, mucha ambientada en su propia casa. Después de su muerte, su esposo, Diego Rivera la convirtió en museo.  Durante su vida estuvo rodeada de influyentes figuras sociales y políticas; su esposo, por ejemplo, fue uno de los muralistas más relevantes de su época, y ambos eran activos en el partidarios comunistas.

 

Desde temprana edad, Kahlo se presentó como una persona de fuertes principios y carácter. Pero también era conocida por su buen humor, su calidez, su acogedora naturaleza, y su afición al tequila. A mediados de la década de 1920 conoció a su futuro esposo, Diego Rivera, con quien se entablaron una amistad de colegas. Si bien la relación comenzó mucho antes, se casaron en 1929 y tuvieron un largo matrimonio. Entre idas y vueltas, separación mediante, se volvieron a casar en 1940, después de abordar su obra más grande, «Las dos Fridas».

 

 

 

 

Casa Azul. Frida Kahlo

Cortesería y prendas de Frida exhibidas en el museo. Reflejo de sus problemas físicos. Casa Azul, Museo Frida Kahlo, Ciudad de México

Su trágica vida reflejada en su arte

La vida de Frida sin dudas estuvo plagada de tragedias y agonías, tanto físicas como sentimentales. Sobrevivió a una poliomielitis a la edad de seis años, y con solo 18 años tuvo un terrible accidente en el que casi pierde la vida. Viajaba en un autobús en la Ciudad de México cuando fue atropellado por un tranvía. Una barandilla de metal atravesó su abdomen; y su columna vertebral tuvo lesiones en tres lugares. El dañó era tan severo que la mayoría de los médicos pensaron que nunca volvería a caminar. Esta lesión tuvo un efecto transformador a lo largo de su vida. 

 

Fue tanto el tiempo que pasó en su cama que comenzó a pintar acostada. A partir de un caballete, con soporte especial, y pinturas proporcionadas por su padre, se valía de un espejo para dibujar y autorretratarse. De la totalidad de sus pinturas, alrededor del 80 por ciento eran autorretratos. Como ella misma diría: «Me pinto porque a menudo estoy sola, porque soy el sujeto que mejor conozco». Su sufrimiento continuó hasta su temprana muerte a la edad de 47 años.  Permanentemente, dentro y fuera del hospital debido a varias operaciones, experimentó dolor físico toda su vida, y sus trabajos a menudo reflejaban esto.

 

El accidente también le dejó secuelas por las cuales no llegó a tener hijos, aunque quedó embarazada en tres oportunidades. La angustia de estos acontecimientos también ha quedado plasmada en su obra, y una de las más importantes es el «Hospital Henry Ford» de 1935. Fue creada después de su segundo aborto espontáneo, y en ella además de volcar su dolor, plasma algunos de los conocimientos en medicina que había estudiado antes de su accidente.

 

Kahlo también fue influenciada por los acontecimientos actuales que aparecían en las noticias que a menudo retrataba, y reflejaban experiencias dolorosas personales. Un ejemplo de ellos son los «unos cuantos piquetitos» de 1935, representación de un famoso titular de noticias de la época sobre un esposo que había apuñalado a su esposa 22 veces y que a su vez refleja el dolor de Kahlo al descubrir la relación sexual de su esposo con su hermana.

 

Es difícil separar a Frida Kahlo, persona, de su trabajo. Resultado de una serie de eventos, no solo de su trágica vida, física y amorosa, sino también dentro de un contexto histórico. Referirse a Frida es hacerlo de una artista mexicana de principios del siglo XX. En sus comienzos malentendida debido al hecho que casi toda su obra era explícitamente autorreferencial, y más tarde, posterior a su muerte incluso, construyéndose en parte de la cultura mexicana.

 

México era un país donde la política lo envolvía y encendía a todo. Después de la revolución y la caída de la dictadura, la agitación social, luchas y años cuando de guerras en todo el mundo. El arte en ese momento era un acto político, y al igual que su esposo Rivera, los artistas sociales David Siqueiros y José Clemente Orozco, muchos eran muralistas. Las pinturas murales se hicieron con la creencia de que el arte era para la gente, propiedad de la gente.

 

La Casa Azul se encuentra en la Ciudad de México, en el barrio de Coyoacán. Este barrio, y en especial el área de Colonia del Carmen, fue el lugar de encuentro de los intelectuales más prósperos a partir de la década de 1920.

 

Frida Kahlo estuvo muy influenciada por los viajes de 1931 a Nueva York con Rivera para su exposición en el entonces nuevo museo, el Museo de Arte Moderno. Fue durante este tiempo en Estados Unidos cuando Rivera pintó el famoso lobby de Rockefeller que fue destruido. Frida misma decía que ella «era hija de la revolución», y en sus días de juventud se unió a un grupo activo de jóvenes intelectuales que iban a hacer historia en la esfera intelectual mexicana. Era una época en que las figuras políticas e intelectuales aparecían con frecuencia: «la mediocridad no fue una elección. México estaba siendo construido por personas bien educadas con una mejor perspectiva para su país».

 

Inclusive, entre los años 1937 y 1939 fue en su casa, la Casa Azul, donde se refugió el revolucionario ruso Leon Trotsky, quien era amigo de Kahlo y Rivera. Durante su estancia, muchos otros intelectuales comunistas visitaban la casa y conocían su obra, entre ellos el surrealista André Breton. La misma Frida contó que fue este artista quien le abrió los ojos en reconocer su obra como parte del surrealismo.

 

Todos los que conocieron a Frida Kahlo afirmaban que ella era un motor de pasión y deseos por la vida. Su intensa pasión también la llevó a mantener una breve relación amorosa con Trotsky durante sus días en México.

 

Dos camas Casa Azul. Frida Kahlo

Las dos camas de Frida. Casa Azul, Museo Frida Kahlo, Ciudad de México

 

 

Casa Azul, el Museo

Frida Kahlo nació y murió en La Casa Azul, en una de las habitaciones de planta superior. Las obras de arte y los artículos que se exhiben en el museo permiten una mirada íntima a la vida de Frida, su tumultuoso matrimonio con Rivera, su familia y los problemas físicos que la acecharon desde el accidente. Además, el museo alberga muchas de las pinturas de Kahlo, así como obras de otros artistas de su colección personal. La casa se intenta conservar en condiciones similares a las que tenía en la década de 1950.

 

Además de sus obras personales, contiene arte popular, artículos personales, fotografías, recuerdos y otros artefactos y objetos interesantes, como el pequeño retrato de Rivera que Kahlo solía llevar consigo.

 

La arquitectura del edificio es interesante, ya que fue creada originalmente en 1904 en un estilo francés pero fue adaptada más tarde por Rivera y Kahlo en 1941. Ellos deseaban que el jardín tuviera más contacto con el interior de la casa, y recurrieron a colores más brillantes, como las paredes pintadas de azul que se puede ver hoy.

 

La casa fue donada y abierta como museo en 1958 por Diego Rivera , y consta de diez habitaciones en dos plantas. No se permite tomar fotografías dentro, pero sí en el jardín y patio, que también muestra evidencia de la vida de Kahlo. Decorado con coloridas flores silvestres y detalles que remiten y reflejan el arte mexicano, todo muy colorido.

 

Hoy, el Museo Frida Kahlo es uno de los museos más visitados de la Ciudad de México. Miles de personas acuden a la que fuera su casa y que conserva y relata parte de la vida de una de las artistas más famosa de todos los tiempos. Reflejo de su espíritu y obra, con las penas y alegrías en cada rincón. Tan fiel a sí misma como sus palabras finales en su diario: «Espero que la salida sea alegre, y espero no volver jamás, Frida».

 

Estudio Casa Azul. Frida Kahlo

Estudio donde trabajaba Frida en la ampliación de su casa. Museo Frida Kahlo, Ciudad de México

 

 

Cocina Casa Azul. Frida Kahlo

Cocina de la casa. Museo Frida Kahlo, Ciudad de México. Foto Museo

Algunas curiosidades del museo y la visita virtual

 

Antes de comenzar la visita virtual, te sugerimos darle una leída a estos detalles que te ayudarán a comprender la casa y lo expuesto.

#1 El retrato de su padre

Se exhibe el retrato que hizo de su padre, Guillermo Kahlo. Guillermo emigró de Alemania en 1891 y más tarde se convirtió en un fotógrafo muy respetado especializado en los tesoros arquitectónicos de México. Murió en 1941, pero Frida pintó su retrato unos diez años después de su muerte.

 

#2 El comedor de La Casa Azul

El comedor de La Casa Azul muestra el aprecio de Frida por los muebles y decoraciones tradicionales mexicanos. El piso y los estantes de madera están pintados de amarillo brillante y se exhiben piezas de la colección de arte popular de Frida. Aquí era donde generalmente el matrimonio se entretenía y recibía a sus invitados para disfrutar de la comida y bebida tradicional mexicana, con reuniones que se extendían durante largas horas.

 

#3 Cocina de la casa azul

La cocina está ubicada a través del pasillo desde el comedor. Continuando el mismo esquema de color, tanto en el piso como en el mobiliario amarillo, y paredes azules y blancas. Frida prefería una estufa de leña tradicional en lugar de electrodomésticos modernos, a pesar de que estaban ya disponibles cuando se mudó a esta casa familiar con su esposo. Se puede ver parte de los utensilios de cocina en su lugar, como si recién hubiese sido utilizada. Pequeñas tazas de cerámica colgadas en la pared deletrean los nombres de Frida y Diego sobre la estufa, y dos palomas que sostienen una cinta aparecen sobre una ventana en otra pared.

 

#4 Las camas de Frida Kahlo

Frida pasó tanto tiempo en la cama debido a sus diversas dolencias físicas, por lo que hay dos camas. Una para el día, que tiene un espejo en el dosel, y la cama en su habitación en la cual dormiría por la noche con la colección de mariposas que le dio el artista japonés Isamu Noguchi, con quien tuvo una aventura.

 

#5 El dormitorio de La Casa Azul

Antes de morir Frida solicitó que llegado el momento su cuerpo fuera cremado. Y en este lugar, en una urna de cerámica con forma de rana, descansan sus cenizas. La rana simboliza su amor por Diego Rivera, quien se llamó a sí mismo «el sapo-rana». Diego solicitó que lo incineraran y que mezclaran sus cenizas con las de ella, pero su deseo no fue respetado y sus cenizas fueron colocadas en el panteón de ilustres del cementerio civil.

 

#6 El estudio de Frida Kahlo

El estudio de Frida se encuentra en una de las ampliaciones que Juan O’Gorman diseñara para la casa en 1944. Gracias a los grandes ventanales entra mucha luz natural y tiene las mejores vistas del jardín. Dicen que el caballete del estudio fue un regalo de Nelson Rockefeller.

 

#7 El patio de la casa azul

Diego Rivera fue un ávido coleccionista de arte prehispánico. Él y Frida tenían una pirámide escalonada construida en el patio de la Casa Azul que usaban para exhibir algunas de sus piezas de colección. Esta colección, que él mismo diseño, se encuentra en el Museo Anahuacalli.

 

#8 Relojes de divorcio de Frida Kahlo

Durante el turbulento matrimonio de Frida y Diego, ambos mantenían algunas relaciones extramatrimoniales. En su mayoría, eran toleradas por ambos según se cuenta. Rivera aceptaba más las relaciones de Frida con otras mujeres que con los hombres. Mientras que Frida se sintió muy herida al descubrirlo en una relación con su hermana menor, Cristina. Inclusive después de este episodio estuvieron separados, hasta volverse a casar. Los relojes expuestos representan el tiempo en que Frida y Diego estuvieron separados. En el primer reloj, Frida dejó la inscripción: «Se rompieron las horas. Septiembre 1939» y en el segundo escribió el lugar, la fecha y la hora de su nuevo matrimonio, «San Francisco California, 8 de diciembre de 40, a las once «.

 

Para realizar la visita virtual del Museo Casa Azul, ingresa a este enlace.

 

Patio de Casa Azul

Patio de la casa con vista al estudio de Frida. Casa Azul, Museo Frida Kahlo, Ciudad de México. Foto cortesía Museo

 

 

Datos de interés sobre la visita personalmente

Museo Frida Kahlo, Calle Londres 247 Col. Del Carmen, Ciudad de México 04100 México

Ubicación del museo en el mapa.

Sitio web del museo para reconfirmar horarios y precios actualizados antes de hacer la visita.

Recuerda que no está permitido tomar fotografías dentro del museo.

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO