Galeria Umberto I. Nápoles

Nápoles: Guía de puerto

Es la tercera ciudad más grande de Italia después de Roma y Milán y, posiblemente, la más colorida y seductora de todas. Esplendor y desorden conviven codo a codo en la Nápoles del siglo XXI, con un resultado embriagador.

 

Elevándose detrás de la amplia curva de su bahía con el inquietante Monte Vesubio y el mar azul profundo como telón de fondo, Nápoles disfruta de un entorno natural magnífico. Hogar de museos y atracciones de primera línea, maravillosos restaurantes, tiendas eclécticas, un panorama artístico contemporáneo y una vibrante y moderna vida callejera. Nápoles tiene algo para cada uno. Hay infinitas posibilidades para explorar la ciudad, en sus transitadas calles y avenidas, y también en las cercanías.

Nápoles, en la región de la Campania, es una de las ciudades más atractivas de Italia. Se asoma a una gran bahía con hermosas vistas a las islas de Capri e Ischia. Tal vez la ciudad no sea tan encantadora como Roma o Florencia, pero merece su lugar en el podio entre los destinos que todo viajero no debería dejar de lado en Italia.

 

Al sur de la ciudad se encuentran las famosas ruinas romanas de Pompeya y Herculano, ambas víctimas de la devastadora erupción del Vesubio en el año 79. La encantadora ciudad de Sorrento y el magnífico paisaje de la Costa amalfitana son muy accesibles por distintas vías, al igual que el glamour de la dolce vita de Capri. También podemos sumar las aguas termales curativas de Ischia, a corta distancia en ferry desde el continente.

 

La terminal de cruceros Nápoles está ubicada en pleno centro de la ciudad, a pocas cuadras del Castel Nuovo. Son tantas las opciones que en esta primera parte de la guía nos detendremos  en algunos aspectos más generales, enumerando los lugares más destacados y la manera de moverse en la ciudad, para una primera visita a la ciudad.

 

 

 

Organizando la vista al puerto de Nápoles por cuenta propia

 

Nápoles es una ciudad amigable, fácil y muy accesible para visitar por cuenta propia. Son tantas las opciones, que habrá que saber elegir bien en qué manera aprovechar y disfrutar el tiempo.

Si moverte a pie a través de la ciudad, que es grande, te resulta una tarea muy cansadora, una alternativa es optar por desembolsar unos euros y aprovechar las paradas del bus turístico. Con el sistema de subida y bajada en todas las estaciones previstas en el circuito, muy cerca de la terminal de cruceros, en el Castel Nuovo, hay una de ellas. Son dos itinerarios, uno hacia el centro y otro que se desplaza por la costa. Incluso la misma empresa también ofrece traslados de ida y vuelta a Pompeya, Ercolano, el Palacio de Caserta y hasta el Museo Capodimonte. Encuentra más información y los costos actualizados en este enlace.

Si prefieres hacerlo a pie por tu cuenta, pero también aprender algo más, existen algunos recorridos a pie en español que se ofrecen contra el pago de una propina. Es importante destacar que los llamados tour gratuitos requieren, y merecen, de un pago a discreción de cada viajero.

Algunos de estos recorridos comienzan en la Piazza Dante, pasando por las callejuelas, y algunos de los puntos más destacados como la Iglesia de Santa Chiara, la famosa calle Spaccanapoli, la iglesia del Gesú y mucho más. Es recomendado averiguar y reservar con anticipación estos tours.

 

 

 

Castel Nuovo, Teatro San Carlo y Palacio Real

 

Desde el puerto hay un corto camino hacia el Castel Nuovo (Museo Cívico del Castel Nouvo – Maschio Angioino).  Su construcción  finalizó en 1282, y sufrió muchas modificaciones hasta alcanzar su forma actual. Incluyendo una de las más importantes con la incorporación del arco triunfal de mármol blanco ubicado entre dos de sus torres de piedra.

El castillo alberga un museo que exhibe esculturas y pinturas del siglo XV al XX, pero lo más destacado son las visitas al edificio. Hay varios recorridos guiados, inclusive en español, por estudiantes e historiadores que valen la pena y son muy accesibles. La vista completa puede demorar una hora aproximadamente.

Saliendo del castillo, en dirección a la plaza del plebiscito, pasarás por el Teatro San Carlo junto al Palacio Real. Amantes de la ópera y la música clásica piensen seriamente en hacer un stop para visitar (hay visitas guiadas) al teatro de ópera más antiguo del mundo.

Frente al teatro, las maravillosas Galleria Umberto I, construida a imagen de la galería comercial de Milán: Vittorio Emanuele.

Enlace a la ubicación del Castel Nuovo en el mapa.

 

Otros castillos de la ciudad para visitar:

  • Castel Capuano
  • Castel Sant’ Elmo (Museo del ‘900)
  • Castel Dell ‘Ovo

 

Castel Nouvo, Napoles, Italia

Frente hacia la ciudad del Castel Nouvo, Napoles, Italia

 

 

 

Recorriendo el Quartieri Spagnoli

 

Para muchos el barrio más auténtico y tradicional de Nápoles, el Quartieri Spagnoli o Barrio Español, se ubica detrás de la plaza del Plebiscito. Esta cuadricula de callejuelas que van desde la comercial Vía Toledo hacia el oeste, suele estar tan concurrida por turistas como por locales.

El barrio se fue construyendo durante el siglo XVI para albergar los cuarteles militares de los españoles quienes reinaban en la región. Hoy en estas bulliciosas calles se mezclan trattorias familiares, puestos de mercado locales y palacios residenciales, junto a varias iglesias históricas.

Zigzaguea entre las calles en dirección a la estación la nueva estación de Metro «Toledo», identificada como una de las «estaciones de arte» de la ciudad de Nápoles. Ingresa para conocer un interior repleto de fascinantes mosaicos azules.

Enlace a la ubicación del barrio en el mapa.

 

Coloridas calles de Nápoles. Italia.

Coloridas calles de Nápoles. Italia. Foto Karolina Grabowska

 

 

 

Viajar muchos siglos atrás en el Museo Archeologico Nazionale

 

Antes de emprender la caminata de un kilómetro (en sentido lineal) hasta el Museo Archeologico, sería un buen momento para un almuerzo. Y que mejor ocasión que naturalmente probar una «pizza napolitana».  L’Antica Pizzeria da Michele es una de las más reconocidas pero a menos que cambie de itinerarios está fuera de recorrido.

No importa, en la zona de la estación Toledo en todas direcciones encontrará maravillosas pizzerías para probar el auténtico sabor y estilo napolitano.

 

El Museo Archeologico Nazionale es el más importante del mundo en cuanto a los hallazgos y obras de la época romana, y el más rico en patrimonio arqueológico de toda Italia.

Está ubicado en la necrópolis griega de la antigua Neápolis y se divide en tres secciones principales que contienen la Colección Farnese, las colecciones pompeyanas y la Sección egipcia. A estas se suman la sección topográfica de la Prehistoria Etrusca, las colecciones epigráficas y numismáticas, entre otras.

Las piezas más importantes del museo son el Hércules y el Toro Farnese, el Atlas y toda la colección de artefactos egipcios, la segunda más grande de Italia.

Las exhibiciones de este museo no solo brindan una idea clara de la mirada romana sobre la sociedad y el arte griego, sino que además conserva obras inspiradas en las perdidas de antiguos escultores griegos como Calamis, Kritios y Nesiotes. El museo suele estar un poco más tranquilo por la tarde temprano.

 

Enlace al sitio web del museo para revisar horarios de visita, días y costos.

 

Museo Arqueologico Nacional de Nápoles

Interior del Museo Arqueologico Nacional de Nápoles, Italia

 

 

Pasear por el centro histórico y las mayores iglesias

 

Será el momento de sumergirnos en el centro histórico y con poco tiempo restante, aprovecharlo al máximo.

La selección de los imperdibles incluye en primer lugar al Duomo, Catedral de Nápoles, llamada Cattedrale di Santa Maria Assunta. Se fundó en el siglo IV a. C. y se construyó sobre las ruinas de una basílica cristiana primitiva. El núcleo de la actual estructura gótica se data del siglo XIII, pero a lo largo de los años ha sido modificada y remodelada varias veces.

La catedral es famosa por conservar dos frascos con sangre del patrón de la ciudad, San Gennaro. Pero esta sangre que «milagrosamente» se mantiene licuada solo se exhibe tres veces al año. La mayoría de los visitantes debemos conformarnos con admirar su arquitectura y los preciados frescos de Domenichino y Giovanni Lanfranco.

 

Comenzamos el regreso por la Vía Dei Tribunali rumbo a la plaza del Gesú. Esta calle coincide con el antiguo «decumanus» griego, la vía principal antigua que hoy es calle peatonal y cruza el corazón del Barrio antiguo de Nápoles.

El Decumano se extiende desde Port’Alba hasta el Castel Capuano, en el lado opuesto. Justamente en este castillo residía el tribunal de la ciudad en el siglo XVI y es la razón por la cual la calle en cuestión ha sido llamada, desde el siglo XVI, vía dei Tribunali.

La calle en todo su recorrido pasa por el Duomo, la iglesia de San Pietro a Majellla con el Conservatorio, la Iglesia de San Paolo Maggiore, entre tantas otras. También, cruza por la Piazza Miraglia, la hermosa vía San Gregorio Armeno y la Piazza San Gaetano, lugar donde estaba el ágora en la era griega y que más tarde se convirtió en el foro romano.

 

Habremos llegado hasta la Piazza del Gesú, punto central para escoger entre las visitas de dos lugares fantásticos: la Iglesia del Gesú y la Iglesia y convento de Santa Chiara. Ambas elecciones son imperdibles, por lo que aconsejamos que te asomes ya que están una frente a otra.

Ubicación en el mapa de la Piazza del Gesú en este enlace.

 

Frente distintivo "diamantado" de la Iglesia del Gesú

Frente distintivo «diamantado» de la Iglesia del Gesú, Nápoles. Italia.

 

 

 

 

A la caída del sol en Piazza Bellini

 

Habrá bajado el sol, y hemos quedado en un lugar ideal para culminar el día: la Piazza Bellini.

La plaza con el nombre del compositor Vincenzo Bellini, ha sido durante mucho tiempo un lugar favorito de estudiantes, intelectuales y jóvenes de Nápoles. Los monumentales palacios que rodean la plaza albergan varios bares y restaurantes, así que es el lugar indicado para sentarse y disfruta del ambiente movido y divertido de la ciudad. Esta popular plaza está situada en las ruinas de las murallas griegas del siglo IV que fueron descubiertas y excavadas en 1954.

Ubicación en el mapa de la Piazza Bellini en este enlace.

 

 

Un plus más para este recorrido de Nápoles, si te animas a regresar caminando hasta la terminal situada a 1.5 kilómetros de aquí, pasar por una pasticeria. Sino hazlo en algún momento del día y no olvides probar dos auténticas delicias de la pastelería napolitana: la clásica sfogliatella y el babà bañado en ron.

 

Sfogliatelle y baba, pastelería típica napolitana.

Sfogliatelle y baba, pastelería típica napolitana.

 

 

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO