Sachertorte, la tradición vienesa

Los amantes del chocolate de parabienes durante una visita a Viena. Esta ciudad incorporó en su cultura las kaffehaus – cafeterías – y los deliciosos pasteles. Una pastel que comenzó en una fiesta real.

 

La crème-de-la-crème  de la pastelería encuentra aquí la icónica Sachertorte. La original proviene del salón del famoso Hotel Sacher. Chocolate negro y mermelada de damascos, crean una sobrecarga sensorial en las papilas gustativas. La tradición indica que se sirva con una cucharada de schlag, crema batida, e idealmente una copa de champaña.

 

Cada 5 de diciembre, la Sachertorte celebra su propio cumpleaños, que tuvo sus origines, nada humildes en 1832. Franz Sacher creó el postre para el príncipe Wenzel von Metternich y sus destacados invitados, teniendo tan solo 16 años. El joven chef, aún en etapa de entrenamiento, tuvo este golpe de suerte cuando su jefe, el verdadero chef del Príncipe, se enfermó. Se cuenta que el jefe advirtió al joven, su aprendiz ‘¡No me avergüences esta noche!’ – y el resto es historia.

Impulsado por la inmensa popularidad del pastel, el hijo de Sacher, Eduard, finalmente construyó el Hotel Sacher, un hotel de lujo que ha acogido huéspedes tan notables como la Reina Isabel II y el Príncipe Phillip, JFK, Grace Kelly y el Príncipe Rainiero III, John Lennon y Yoko Ono, Plácido Domingo, José Carreras y Leonard Bernstein a lo largo de los años. Incluso se pueden encontrar algunas de las firmas famosas de estos huéspedes en uno de los cuatro manteles que el hotel exhibe.

 

Además, el hotel, tiene una importante galería de arte con obras del siglo XIX. Si pasas por allí no pierdas la oportunidad de degustar una porción extra de cultura vienesa.

Por supuesto, puede encontrar variaciones del Sachertorte en toda la ciudad (especialmente en Demel Bakery, que libró una guerra legal durante décadas por el derecho al nombre), ya que no consideran que la del hotel sea la más auténtica de las recetas.

Mientras estés en Viena, experimente el verdadero sabor de Austria. Es un placer tanto para las papilas gustativas como para los sentidos.

 

Torta Sacher

Torta Sacher original del Hotel Sacher en Viena

Receta Sachertorte
8 porciones

 

Ingredientes

  • 130 gr de manteca ablandada (pomada)
  • 130 gr de chocolate amargo, derretido
  • 220 gr de azúcar (180 gr de azúcar común + 40 azúcar glass)
  • 6 yemas
  • 6 claras
    200 gr de harina refinada (0000)
  • 1 pizca de sal
  • Dulce de damascos – cantidad necesaria para unir los discos

 

Para la ganache:

  • 100 ml de crema (nata)
  • 130 gr de chocolate semiamargo
  • 20 gr de manteca
  • Agua 2 cucharadas

 

Preparación

  • Mezcle la mantequilla y la mitad del azúcar hasta que se unan (el azúcar se comienza a desintegrar, 3 minutos aproximadamente).
  • Sumar las yemas de a una, de igual manera que al hacer un budín. Batir hasta que la mezcla tome cuerpo y llegue al punto letra.
  • Fundir el chocolate aparte a baño de maría (el chocolate debe fundirse en un recipiente sin tocar el agua y sin que el agua hierva.
  • Aparte batir las claras  con el resto del azúcar hasta formar un merengue.
  • Ahora tenemos 3 preparaciones, y unimos la mezcla de huevos con el chocolate fundido y luego sumamos en forma envolvente y alternada el merengue y la harina tamizada.

 

Horneado

  • Colocamos la preparación en molde redondo de torta de 24 centímetros.
  • Hornear en horno precalentado a 180ºC durante unos 40 minutos aproximadamente. En caso que tenga, y prefiera hornear en dos moldes separados, cocinar por unos 20/25 minutos.
  • Dejar enfriar y cortar en dos discos.

 

Terminación

  • Untar los discos con abundante dulce de damascos y por último glasear el pastel con el ganache de chocolate.
  • Hervir la crema, apartar del fuego y incorporar fuera del fuego el chocolate en trocitos.
  • Agregar la manteca, las 2 cucharadas de agua y unir bien la mezcla.
  • Quedará lisa y fluida
  • Colocar la torta sobre una reja y volcar para cubrir la torta. Si es necesario esparcir por los laterales.

 

En la preparación original se reserva algo de la cubierta para escribir en la superficie el nombre de: Sacher. Ahora todo está listo para degustar este pastel, acompañado por lo que prefieras, mientras imaginas y planeas un próximo viaje a Viena y un maravilloso crucero por el Danubio.

 

Te invitamos a conocer más del Hotel Sacher en el sitio del hotel y sobre las exquisiteces de su salón – cafetería.

 

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO