Vista de la ciudad de Estocolmo.

Estocolmo: Entre reinas, presidentes y puercoespines

Acaso Estocolmo sea, a nuestros ojos, la capital nórdica que más se asemeja al imaginario de lo que es una gran ciudad europea.

 

Viven allí un millón de personas y su dinamismo, arquitectura y cosmopolitismo le dan esa impronta que de alguna manera dispersa el carácter austero y de escala más bien pueblerina que solemos asociar al ambiente escandinavo. Sin embargo los holmienses también son esencialmente austeros y discretos. Tenemos que contener nuestro ímpetu latino al saludar, tocar o hablar de intimidades para no shockearlos.

 

El barco nos dejó en Nynashamn, a 58 kilómetros de Estocolmo. En tren toma poco menos de una hora para unir ambas ciudades y la frecuencia es de treinta minutos. El valor simple por tramo es de 45 coronas, es decir casi 5 dólares. Con menos de 10 dólares se va y se vuelve, lo que considerando los precios europeos es más bien barato. También se puede comprar un ticket de todo el día, que contempla además del tren de ida y vuelta, todos los transportes urbanos (incluidos los buses acuáticos) de Estocolmo.

 

La ciudad tiene muchas atracciones que pasamos por alto por haberlas vivido en viajes anteriores. Si se es primerizo hay lugares que no debieran perderse… aunque siempre nos queden muchas cosas por ver. Entre esas cosas está el Museo Vasa. Los barcos nos atraen relativamente pero ver el único barco todavía entero del SXVII (el Vasa) y exhibido de la manera en que lo está, es un deleite. El Palacio Real (aunque sea desde afuera), el Modena Museet, el Museo Skansen (museo al aire libre donde además de animales se ven casas rurales traídas de todas las regiones suecas), el Ayuntamiento donde si tiene suerte verá novios prontos a casarse, el museo Nordiska y siguen las firmas… son los puntos más renombrados.

 

Centro histórico de Estocolmo

Centro histórico de Estocolmo, Suecia. Foto Sebastián Arauz

 

Nosotros optamos por ir al Fotografiska, que ya conocíamos (fue inaugurado en 2010) pero que nos encanta. Se instaló en un viejo edificio art nouveau. Está dedicado a la fotografía contemporánea. Para ser exactos no es precisamente un museo, ya que carece de un acervo propio. Las muestras son siempre temporarias y las obras no pertenecen al lugar. Su ubicación frente a la pequeña isla de Kastellholmen y el espectacular restaurante que balconea a la bahía lo convierten en el más estratégico mirador, sobre todo si estamos allí a la hora de la puesta de sol.

Fotografiska, Estocolmo

Fotografía de la exposición en Fotografiska, Estocolmo. Foto Sebastián Arauz

Es gracioso que sin uno darse cuenta pase del mar a lo que llaman lago. Es que en la bahía de Estocolmo  se produce en encuentro del Mar Báltico con el lago Malaren. La ciudad está compuesta por 14 islas entramadas por 57 puentes. Dónde es mar y dónde lago… solo los locales lo saben.

En el Fotografiska vimos varias muestras espectaculares. Nos gustaron Purgatorium, creada por Alexander Wessely inspirada en el grupo musical Swedish House Mafia. Se trata de 12 fotografías y una película que se proyecta en las paredes que aborda temas de la vida, la muerte y el misticismo cristiano.

La otra muestra que nos gustó y que además nos divirtió mucho, más allá del mensaje que encierra fue Truth is dead (La verdad ha muerto), de la artista inglesa Alison Jackson. Se trata de celebridades internacionales haciendo cosas que hacen todos los mortales pero que en ellos se vuelven escandalosas. Para eso utilizó dobles exactamente iguales (luego de producirlos muy bien). Tan iguales que uno se cree que son ellos. “Mirá… no puedo creerlo”…”tiene que estar trucada”. Pues no son producciones de laboratorio, sino que son personas iguales. Así, la reina Isabel II aparece sentada en el inodoro leyendo el diario, o Donald Trump teniendo sexo en el salón oval. No es un documento verídico, pero cierto podría serlo.

 

De allí partimos a caminar por Gamla Stan, el barrio viejo. Cruzamos en una lancha bus. Nos subimos a la equivocada. Teníamos tickets para una empresa y nos subimos a otra. Nos llevaron gentilmente. Nosotros avergonzados. El asistente de la lancha se reía. Caminamos por sus calles sinuosas de edificación antigua. De pronto llegamos sin querer al negocio de Charlotte Nicolin, artista dueña de una galería que sólo vende sus obras. Pinta animales con una perfección asombrosa. Hace un par de años le habíamos comprado postales. Hoy volvimos a hacerlo. Esta vez los animales elegidos fueron una familia de puercoespines. Le prometimos a Charlotte que le mandaríamos buenas fotos de la fauna argentina.

 

Negocio de Charlotte Nicolin en el barrio viejo de Estocolmo, Suecia

Negocio de Charlotte Nicolin en el barrio viejo de Estocolmo, Suecia. Foto Sebastián Arauz

 

No mencioné todavía que llegamos el 1 de mayo, día en el que se producen muchas manifestaciones de corte político. Unos cantaban, otros marchaban y en cada esquina alguien arengando. Entre ellos una mujer con quien hablamos El ¿partido? se llama Direktdemokraterna. Su lema es “La fiesta donde tu voz siempre cuenta”. No somos de ningún partido. Ni de derecha ni de izquierda. Al estilo suizo lo que queremos es opinar votando sobre cada proyecto en concreto. Viendo cómo está el mundo (por derecha e izquierda) andá a discutirle.

 

Muchas muestras artísticas tienen un trasfondo ecológico. Antes de volver al deseado welcome back en el Regal Princes tuvimos tiempo de leer en un cartel aquel viejo proverbio amerindio: Cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez pescado, sólo entonces el hombre descubrirá que el dinero no se come.

 

Manifestaciones políticas en las calles de Estocolmo

Manifestaciones políticas en las calles de Estocolmo. Foto Sebastián Arauz

Compartir con:
Valorá este artículo

Nino es periodista y gestor cultural. Fue corresponsal durante 18 años del Diario La Nación y dirigió el Centro Cultural Victoria Ocampo (Villa Victoria) en Mar del Plata. Presidió el Ente de Cultura de la Municipalidad de Gral. Pueyrredón y el Gabinete Social del Instituto Cultural de la Prov. de Buenos Aires.

editorial@discovertravelnews.com

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO