¿Qué podría ser más romántico para las vacaciones en las fiestas que Estrasburgo?

El encanto idílico de cuento de hadas, sus delicias culinarias, el encantador Mercado de Navidad. ¡No hay necesidad de estar en casa para las fiestas ya que Estrasburgo es el lugar perfecto para celebrar!

La romántica ciudad alsaciana alberga el mercado navideño más antiguo de Europa, cuyos orígenes se remontan a 1570, época de Shakespeare, Moliere y Luis XIV.

Mientras que otros once mercados han llegado desde hace mucho tiempo a la escena navideña de Estrasburgo, el “original” sigue siendo el evento principal. Situado en el centro, cerca de la Catedral de Estrasburgo, el mercado está iluminado con miles de luces y hermosas decoraciones. Los amantes de la buena cocina y el vino esperan caminar hacia la Place d’Austerlitz para disfrutar con delicias epicureas.

En Place Kléber, el mercado mantiene viva la tradición espiritual de donar a la caridad y los menos afortunados. Los obsequios se dejan debajo del árbol y se invita a los visitantes a conversar con organizaciones benéficas locales e informarse de sus obras de caridad. Y en las calles, puede deleitarse con las bellas melodías y las canciones festivas cantadas por orquestas, coros y cantantes de gospel.

Aroma de pretzels, castañas asadas y vin chaud (vino tinto caliente) entusiasmarán tu espíritu festivo mientras deambula por más de 300 puestos de golosinas y dulces de temporada. Un colorido espectáculo de luces parpadea cerca del árbol de Navidad de 30 metros de altura. Es la pieza fundamental del mercado y es traído desde las cercanas montañas Vosges. Juegos y una pista de patinaje sobre hielo son parte de las celebraciones, al igual que las cigüeñas blancas disecadas que puede encontrar en cada puesto. Las cigüeñas son una mascota de la ciudad y un símbolo de Alsacia de la buena suerte.

Estamos en Francia, por supuesto, así que la comida juega un papel importante en las fiestas.: panes de jengibre, frutas secas, cítricos, ganso, foie gras, bièrre de Noël (cerveza de Navidad) y galletas.
Además de ser el más antiguo, se dice que la tradición de decorar árboles de Navidad con adornos de vidrio comenzó aquí en el Chriskindelsmarik. En 1539, se usó el primer árbol de Navidad documentado del mundo dentro de la Catedral de Estrasburgo, que simboliza el árbol de la vida en la historia de Adán y Eva. Se colocan manzanas y obleas, en asociación con la fruta prohibida y la Eucaristía. A partir del año 1500, los feligreses comenzaron a colocar abetos en sus casas, inicialmente colgándolos del techo, y después de que una sequía azotó la región de Alsacia en 1858, nació una nueva tradición de adornos de vidrio.

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO