a
HomeGuia de viajeEuropaLinz, historia y modernidad en convivencia
Museo Lentos, Linz. Vista nocturna

Linz, historia y modernidad en convivencia

 

A pesar de su belleza, Linz no es tan conocida como otras ciudades austriacas. Esta hermosa ciudad ubicada en la Alta Austria te ofrece una gran variedad de cosas por ver y algunas experiencias fuera de lo común.

 

Al llegar a la ciudad te asombrarás. No esperas encontrar una ciudad con tanta actividad y lugares. En parte porque Linz se ha mantenido en crecimiento constante, sobre todo en lo cultural, sin hacer publicidad de ello.

Esta impresionante ciudad austriaca, de hermosos edificios en colores pastel y grandes iglesias, juega con el contraste con lo moderno. Está repleta de nuevos locales y comercios dirigidos por jóvenes empresarios, así como cafés y restaurantes con diseños de última generación.

 

Linz no ha sufrido, aún, la avalancha de turismo internacional, y puedes disfrutarla con mayor tranquilidad. Paseando, recorriendo su centro histórico y descansando en su multitud de cafés.

En esta publicación te acercamos un recorrido por los lugares más icónicos e imperdibles dentro de la ciudad. Tendrás la oportunidad de elegir que ver y hacer de acuerdo a tus gustos personales y al tiempo que puedas dispensar en esta hermosa ciudad. La oferta es variada tantos para los que gustan de la historia, la cultura, y también, de la naturaleza y la vida al aire libre.

 

Si solo tienes un día para disfrutar de Linz, la recomendación es que te concentres en el casco antiguo de la ciudad. Tampoco te pierdas de saborear un rico café y visitar Pöstlingberg. Todas opciones que puedes realizar fácilmente a pie.

 

 

Visitando el casco antiguo de Linz

Al llegar a esta hermosa ciudad situada frente al Danubio, el orden, los edificios y la limpieza te sorprenden. El casco antiguo te recibe con las fachadas de los edificios históricos. Durante el día, el casco antiguo es bullicioso. Por las noches, los restaurantes te invitan a relajarte y disfrutar en un ambiente único.

Es difícil pasar por alto la hermosa plaza Hauptplatz, en el centro de la ciudad. Es la plaza principal, y un lugar donde seguramente te detendrás maravillado por la hermosa columna de la Trinidad. Esta columna decorativa está hecha de mármol blanco, con 20 metros de altura y terminada en el año 1723 dedicada a la Santísima Trinidad.

 

La plaza, de planta rectangular, es una de las más grandes de Europa, y precede a los edificios barrocos de tonos pastel. Fue construida en gratitud por haber sobrevivido a años de desastres, incendios, guerras y plagas que se acometieron en la ciudad. Allí se desarrolló el mercado que ayudo a Linz en su recuperación y crecimiento económico. Hoy día la Hauptplatz sigue siendo el lugar para todas las celebraciones y eventos al aire libre en la ciudad.

 

Hauptlatz, Linz

Hauptlatz, Linz

 

Desde la plaza es fácil caminar y recorrer la hermosa arquitectura, las encantadoras tiendas y los famosos cafés.

Su ubicación tan cerca del Danubio la coloca en un lugar central. Los edificios más emblemáticos, como el Old Town Hall, o Alter Rathaus (el ayuntamiento) están a un paso. En este edificio funciona la Oficina de Turismo, así como el edificio de la Universidad de Artes y Diseño Industrial de Linz y Feichtinger-Haus, que alberga el famoso reloj Glockenspiel.

 

El Glockenspiel de Linz cambia su melodía según la temporada del año. Por lo tanto, podrás escuchar desde los villancicos, el himno nacional a las obras maestras de Mozart, Haydn o Bruckner.

 

El Landhaus Brücke, uno de los edificios con más historia en Linz. El impresionante Linzer Landhaus, comenzó a construirse en 1568 sobre un antiguo monasterio. Casi toda la antigua estructura fue demolida y solo se conserva una parte. Este lugar fue un lugar clave para la educación durante un breve período en el siglo XVII, donde enseñó el renombrado científico Johannes Kepler.

La mayor parte del edificio fue rediseñado en estilo barroco después de un incendio que destruyó gran parte de Linz en 1800. A partir de 1861, este edificio histórico ha sido la sede del gobierno de la Alta Austria.

Se puede visitar en su interior y recomendamos que te acerques al interior de sus patios donde se suelen celebrar los grandes conciertos.

 

La nueva Catedral o Mariendom, es la iglesia con mayor capacidad de toda Austria, ¡para 20 mil personas! Con su contemporáneo diseño interior, esta catedral neogótica se ha convertido en un oasis de tranquilidad en el centro de la ciudad. También impresionan las coloridas vidrieras y la vista panorámica que puedes contemplar desde lo alto de su torre.

Los hermosos vitrales que decoran la catedral fueron terminados en 1924. Pero no solo te impresionarán las vidrieras. La vista panorámica que se obtiene desde lo alto de la torre es la mejor para ver toda la ciudad. Desde lo alto también tienes una vista del interior de la iglesia, a una altura de 15 metros. Hay tours en el interior del que pueden disfrutar toda la familia. Estas visitas guiadas te permiten conocer en profundidad la catedral, su emocionante historia y tener las mejores vistas. Eso sí, por el momento solo se hacen en alemán.

 

Dentro del castillo de Linz, el Linzer Schloss, se encuentra el museo que narra la historia natural, cultural y artística de la Alta Austria. Esta impresionante construcción, se eleva sobre la ciudad, y ofrece hermosas vistas del antiguo casco barroco. En más de 18 mil metros cuadrados, el museo ofrece visitas y programas orientados a todas las edades.

Los tickets para el museo Schlossmuseum también son válidos para la visita de Landesgalerie Linz el mismo día.

El castillo de Linz se remonta a 799, aunque no todas las paredes son originales debido al Gran Incendio mencionado anteriormente.

 

Schlossberg, Linz

Schlossberg, Linz. Foto de Linztourismus, ASigalov

 

Si nos alejamos solo unas cuadras del centro, encontraremos el Musiktheater junto al parque Volksgarten. Operas, musicales, conciertos y espectáculos de danza han tenido lugar en la famosa Ópera de Linz (Musiktheater). Está situado al final de Landstraße.

El Musiktheater am Volksgarten es uno de los teatros de ópera más modernos de Europa. Fue construido al diseño original del arquitecto londinense Terry Pawson. Inaugurado en 2013, ha sido uno de los centros culturales más importantes del Danubio.

Si tienes la posibilidad de estar en la ciudad durante alguna presentación, te garantizamos una noche inolvidable, en un ambiente ideal para disfrutar del arte, y en pleno corazón de la ciudad. De cualquier manera, puedes acercarte al edificio y visitar su interior, incluyendo el Sound Foyer, donde se proporciona información sobre la historia y construcción del teatro.

 

 

De compras en Linz

La calle Landstraße es el corazón del distrito comercial de Linz, aunque encontrarás más tiendas a lo largo de la zona de Altstadt.

También en las calles laterales, los comercios te invitarán a las compras, con amplia selección para todos los gustos. Desde las tiendas más pequeñas, hasta las grandes y de más renombre. Por lo general las tiendas están abiertas hasta las 6 de la tarde.

 

 

El arte se respira en toda la ciudad

Uno de los principales centros creativos de Linz, el OÖ Kulturquartier, alberga además de locales, cines, festivales, un centro cultural donde se llevan a cabo exposiciones de arte contemporáneo constantemente.

Durante cada verano, el centro propone el evento «Höhenrausch«, que son muestras de arte mediáticas sobre los tejados de la ciudad.

Es posiblemente el espacio más vanguardista en arte de todo Linz. Llamado también OK, el centro invita a los jóvenes artistas a usar las habitaciones provistas para dar rienda suelta a su creatividad. Su infraestructura proporciona estudios de música y video, talleres y un salón para eventos. Los proyectos multimedia y las exposiciones de arte que capturan aspectos sociales, permiten a los amantes del arte sentir el pulso de la época.

 

El moderno edificio del museo Lentos Kunstmuseum bordea la orilla del Danubio como el gran marco de una obra de arte. El museo se encuentra entre las pinacotecas más importantes de arte moderno y contemporáneo, con obras de Klimt, Kokoschka y Schiele. También resulta impresionante su fachada, iluminada por la noche.

El Museo de Arte Lentos (Lentos Kunstmuseum) está situado directamente junto al Danubio. Su arquitectura es parte de la personalidad de la postal de Linz. La moderna fachada de vidrio transparente ilumina a Lentos y al Danubio con múltiples colores por la noche.

Lentos Kunstmuseum alberga piezas de arte moderno y contemporáneo en un ambiente muy especial. Con obras de arte del siglo XIX, provenientes de la modernidad clásica (Klimt, Schiele, Kokoschka) y el expresionismo, así como algunos artistas contemporáneos que están surgiendo en el espectro nacional e internacional.

Además, se realizan exposiciones regulares, tanto de periodos o artistas particulares. Las familias son muy bienvenidas y tienen un lugar protagónico en las actividades y programas del museo. Muchas especialmente diseñadas para niños, para descubrir el arte a partir del juego.

 

Museo Lentos, Linz

Museo Lentos, Linz. Foto Linztourismus Reckerstorfer

 

La zona del puerto de Linz está repleto de obras de arte callejero. Son más de 100 obras de arte del grafiti realizadas sobre los edificios industriales, con más de 50 metros de altura que iluminan este barrio. Son obras monumentales de artistas de más de 50 naciones que puedes visitar de diferentes maneras.

Una opción es a través de las visitas guiadas a pie o en barco. Lo ideal es tomar un tour para aprovechar el saber de un profesional guiándote por esta galería de arte al aire libre.

A esta suerte de galería se la conocer como Mural Habour, y también si sacaste la tarjeta turística de Linz recibes descuentos en las visitas guiadas.

A las grandes obras mencionadas, cada año se van sumando nuevos grafitis, de reconocidos artísticas internacionales como Aryz, Lors, Nychos o Roa.

 

Mural Harbo, Linz

Mural Harbo, Linz. Foto de Robert Josipovic

 

 

También para los amantes de las ciencias

Linz está en el corazón de la industria siderúrgica austriaca y no es sorprendente que el «Museo del Futuro» se encuentre en aquí. El innovador museo Ars Electronica Center, está cubierto de luces LED que permiten al edificio accionar como una obra de arte en sí misma. Dentro del museo, encontrarás exposiciones dedicadas a la biotecnología, los robots y la tecnología relacionados con la resolución de problemáticas humanas. También hay exposiciones temporales de ingenieros y artistas que muestran lo último en tecnología. El centro no es solo un museo, sino un sitio de investigación activo.

En pleno centro histórico, en el número 5 de Rathausgasse, encontrarás la casa del famoso Johannes Kepler. El físico vivió y pasó bastante tiempo en Linz, y allí descubrió las Leyes de Kepler sobre las órbitas de los planetas. Lamentablemente no es posible más que ver la vivienda desde el exterior, y hoy día aloja a un centro cultural.

 

Ars Electronica Center

Ars Electronica Center. Foto de Linztourismus

 

 

Con un poco más de tiempo: Pöstlingberg

La montaña de Pöstlingberg y su Basílica coronan la ciudad. En la cima, puedes visitar, y ver desde cualquier parte de la ciudad, la iglesia de peregrinación que se remonta al siglo XVIII y se renovó recientemente. Su interior es hermoso con frescos elaborados dedicados a María. La terraza de la iglesia tiene uno de los mejores puntos de vista sobre Linz. Llegar caminando te demandará bastante tiempo, y una buena opción es llegar hasta allí con el tranvía. En solo 20 minutos, partiendo de Hauptplatz, subes por la montaña pasando por la Universidad Anton Bruckner y el zoológico.

Pero este paseo también puede llevarte a un mundo más extrano. Tomando el Grottenbahn emprendes un viaje a través de un mundo nostálgico de enanos malvados, dragones y muchos animales (envalsamados). Una linda experiencia no solo para niños. La familia puede visitar la basílica de peregrinación, la plataforma de observación, la galería de fotos de Hartlauer, el zoológico, y por último el reino de los cuentos de hadas y los enanos, los Grottenbahn.

Grottenbahn, es el hogar de los enanos, y un viaje en el Dragon Express te lleva a conocer el reino de los enanos, los animales del bosque y las escenas de los cuentos de hadas más famosos.

Es un gran destino si tienes un poco más de tiempo y sobre todo para una excelente excursión familiar.

 

 

 

Para disfrutar de algunas delicias locales

Un recomendado es el Café Meier, un restaurante austríaco tradicional en el centro de la ciudad. Allí sirven un excelente desayuno, con sabor local y casero, y un excelente café.

Si lo tuyo es lo vegetariano, el moderno Exx, donde puedes encontrar platos veganos y otros platos típicos.

Pero Linz se caracteriza por albergar una serie de cafés tradicionales. Diríamos café vienés si estaríamos en esa ciudad, pero son similares y muy reconocidos. Uno de los más reconocidos es el Café Traxlmayr, donde además de saborear el mejor café, cuentas con hermosas vistas a los edificios de color pastel en pleno centro.

Los locales piden el café con el nombre de Melange, una variedad de capuchino austriaco con mucha espuma. Y si prefieres el café negro, pide el estilo espresso, Kleiner Brauner.

 

Si de sabores hablamos, no puedes irte de Linz sin probar su tradicional pastel, la Linzer Tart (tarta Linzer). La historia cuenta que es uno de los pasteles más antiguos, con una receta creada en 1653. La receta tradicional incluye las grosellas oriundas de Linz, a pesar que fuera de la ciudad se la suele realizar con frambuesas.

Puede encontrar la tarta Linzer en varias pastelerías de la ciudad, sin embargo, una de las más conocidas es la de kuk Hofbäckerei, una hermosa cafetería tradicional dirigida por el maestro panadero Fritz Rath. Este panadero heredó esta receta de su familia que proporcionó productos horneados al archiduque Peter Ferdinand. Es un café pequeño, pero la recompensa con el sabor de su tarta.

 

Linz también es parte de la floreciente escena de las cervezas artesanales de la región. Por lo tanto, también aquí puedes disfrutar sobre todo de las deliciosas IPA, en clásicos lugares como el mercado Marktbrauerei o el Chelsea Pub. Pero si quieres beber lo que toman los locales, la opción es probar el Hugo, una refrescante combinación de vino blanco espumoso, jarabe de flor de saúco, agua con gas, menta y limón. Es el refresco perfecto para un día caluroso.

 

Linzer Tart

Linzer Tart. Foto de FWeichselbaumer MSlinzerin

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

Dejános tu comentario.