a
HomeGuia de viajeOceania y Pacifico SurMoorea, Tahití: Guía de puerto
Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Moorea, Tahití: Guía de puerto

Ideal para disfrutar de la playa y actividades al aire libre, con un telón de fondo de verde inigualable que desciende a los mares de múltiples azules y turquesas.


Moorea emerge del océano con sus altos picos en corona y sus cascadas deslizándose por la selva repleta de vegetación. Las costas de esta isla, de forma de corazón, está salpicada de coloridas casas y pueblos animados. Aquí la gente vive tranquila, como dicen ellos, la vie heureuse, una vida feliz.

Según las leyendas polinésicas, los picos volcánicos de la isla son la segunda aleta dorsal de un gran pez que se convirtió en las islas de Tahití. Sin embargo, el nombre de Moorea, significa “lagarto amarillo”, y tiene su origen a partir de un sueño profético que tuvo un sumo sacerdote.

Como todas las islas de Tahití, Moorea es un lugar ideal para disfrutar de las playas y las actividades al aire libre: snorkel, esquí acuático, buceo, parasailing o kayak. Es un paraíso para la aventura y el romance.

 

 

Muelle en Moorea

Muelle en Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Llegando en crucero a la isla

Todos los viajeros que llegan a Moorea en crucero descienden en barcos auxiliares. La mayoría de ellos amarran en la bahía de Opunohu. Esta es la mejor ubicación por la proximidad a la ciudad de Papetō’ai, una de las ciudades más grandes de la Polinesia Francesa. Hay muchos restaurantes, tiendas de regalos y recuerdos, hoteles, y todos los recursos para explorar la isla. Es, además, el punto de encuentro para la salida de muchos recorridos y donde estacionan los vehículos turísticos.

 

Otro muelle, el de la bahía Cook, está cerca del Hotel Kaveka. También es una buena ubicación, pero está en una zona un poco más alejada, no tan cercana del centro turístico de la bahía de Opunohu. La ciudad más cercana a este muelle es Paopao.

Muy pocas veces los cruceros pueden atracar y descender a los viajeros en la terminal de ferry de Vaiare en Moorea. Esta ubicación es la más alejada a los principales sitios turísticos de la isla.

 

 

Transporte en Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Como moverse por la isla

En cada uno de los muelles de atraque podrás encontrar taxis disponibles, pero los precios son altos. Mientras que el transporte público tiene muy poca circulación. Junto a los muelles suelen montar algunos puestos que ofrecen tours en pequeños autobuses.

La zona comercial con más movimiento está en Le Petit Village, a 10 o 15 minutos en automóvil del  muelle en la bahía de Opunohu. Allí, las tiendas suelen estar abiertas en días de semana hasta las 5 de la tarde, mientras que están cerradas en domingo.

Una excelente manera de moverse por la isla es alquilando una bicicleta o un scooter, ya que el camino que rodea la isla tiene tan solo 60 kilómetros. Siempre encontrarás un puñado de puestos locales a lo largo de la carretera principal, que venden frutas y vegetales frescos, cocos helados y pesca recién salida del océano.

 

 

Quienes no llegan en crucero

Moorea es una de las islas de Tahití con mejor y más fácil acceso. Los ferries de las empresas Aremiti y Terevau te llevarán en unos 40 minutos desde Papeete, operando con una frecuencia de hasta 8 viajes diarios.

Si alguien prefiere llegar en avión, puede hacerlo desde el aeropuerto de Faaá den Papeete en 15 minutos operado por Air Tahiti. La misma compañía también enlaza a Moorea con Hauihine, Raiatea y Bora Bora.

Desde el aeropuerto o el muelle hasta los hoteles, hay servicio de taxi o puedes elegir solicitar el traslado que ofrecen casi todos los alojamientos en la isla.

 

Pareja en Moorea

Moorea, una de las islas más románticas del Pacífico Sur. Foto gentileza Turismo Tahití

 

 

Actividades y lugares de interés en la isla

 

¿Qué visitar en Moorea?

Recorrer el interior de la isla, la selva y las montañas son muy accesibles para todos. Se ofrecen pasos en 4×4 atravesando plantaciones, arroyos, valles y cascadas. También, al pie de las montañas, hay caminatas guiadas para todos los niveles por senderos en la selva tropical.

 

 

Visitas cerca de la bahía de Opunohu Bay

 

Ruta de la piña - Moorea

Venta de frutas -Foto gentileza Turismo Tahití

Fábrica de jugos de Moorea

Esta fábrica y destilería produce jugos de piña, pomelo y papaya utilizando frutas locales. Puedes degustar aguardientes y licores hechos con coco, jengibre y vainilla; también hay tes, miel y chocolates. Está abierta de lunes a sábado, y el recorrido por la fábrica dura una hora aproximadamente.

La fábrica fue fundada por los productores locales de piña en 1982, y se convirtió en unos de los orgullos de la Polinesia Francesa. En los comienzos solo cultivaban y hacían jugos de las piñas Queen Tahití. Luego ampliaron los sabores y también comenzaron agregaron la mara de mermeladas y licores.

 

Jardín tropical Moorea

Se encuentra en el límite noreste de la bahía de Opunohu. Es uno de los lugares más recomendados para la visita en Moorea. Este jardín botánico está repleto de una exótica flora, con espectaculares vistas hacia la bahía. Uno de los hits es el invernadero de vainillas, donde se puede aprender sobre el cultivo y producción de vainilla.

La producción de vainilla es un proceso complejo, largo y laborioso que requiere de suma atención a cada detalle y una precisa sincronización. Dado que en la Polinesia Francesa no hay abejas ni insectos para polinizar las flores de vainilla, esta parte del proceso se realiza manualmente. También se puede entender sobre la etapa de secado de las vainillas y la utilización de las vainas y las semillas.

El jardín ofrece un ambiente especial para relajarse un rato en la sombra, y degustar también bebidas y productos artesanales realizados a partir de frutas producidas en la granja. Todos productos de origen polinésico.

El jardín está abierto todos los días desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

 

Caminata Montaña Mágica

Este recorrido de aproximadamente 2 horas de duración, comienza y finaliza cerca del muelle de Papetoai (Papetō’ai), uno de los más habituales donde atracan los barcos auxiliares de los cruceros. Es un sendero en bucle, un poco empinado, que llega hasta un mirador con vistas de 360 ​​grados hacia el mar azul y los grandes picos de la isla.

Hay otras opciones más complejas para quienes gustan del senderismo, varias de las rutas en torno al Belvedere.

El sitio All Trails se ofrece algunos de estos recorridos.

 


Visitas cerca del valle de Opunohu

 

Ruta de la piña

Ruta de la piña -Foto gentileza Turismo Tahití

Lycée Agricole Opunohu (Escuela Agrícola)

Desde la Bahía de Opunohu, subiendo por la ruta del Belvedere encontrarás después de 2 o 3 kilómetros, encontrarás a la derecha la Lycée Agricole d’Opunohu. Gran cantidad de hectáreas repletas de flores, y cultivos con árboles frutales, café, vainilla y vegetales trabajados por los propios alumnos. Aquí, los estudiantes de toda la Polinesia francesa llegan hacer sus carreras en educación agrícola, en cultivos y ganadería, horticultura, procesos de cultivos y paisajismo.

Los estudiantes locales también se comprometen y esfuerzan por aprender y extender el cultivo tradicional polinesio. Manteniendo vivas las tradiciones y prácticas agrícolas.

Los visitantes podemos aprovechar para degustar algunos de los productos cosechados, jugos o mermeladas artesanales producidas en el lugar en base a su materia prima. Además de aprender sobre el cultivo de piñas, limones, toronjas, plátanos, vainillas y otras frutas.

Está abierto de 8 a 16.30 en días de semana y los sábados por la mañana. Podrás apreciar

 

La Ruta de la Piña y aventuras

Entre los picos, los valles fértiles albergan plantaciones de piñas y caña de azúcar. No por nada, las piñas de Moorea son consideradas las más dulces de todo el planeta.

Esto ha creado una gran industria local, gracias a la cual muchos lugareños viven, de la cosecha y los productos en base a esta fruta. Muchas tiendas ofrecen jugos, dulces y otras especialidades.

Puedes realizar la “ruta de la piña” a pie, estacione su automóvil en la intersección de la carretera principal al Belvedere y el desvío a las plantaciones. Es un corto camino hasta los campos de piña.

 

Muy cerca encontrarás el Tiki Park, uno de los más populares parques con tirolesas a través del valle de Opunohu. Es un centro de diversiones para caminar y trepar entre los altos árboles con cuerdas, postes, puentes de madera, tirolinas y más. Vea la foto a la izquierda de una familia en un puente de madera entre los árboles. Pasamos por el parque en nuestro recorrido por la zona agrícola.

 

 

Marae en Moorea

Maraes en Morea en camino al Belvedere. Foto gentileza Turismo Tahití

En camino al Belvedere y maraes

Un kilómetro más allá de la escuela agrícola, encontrarás el sitio arqueológico sagrado de

Marae Titiroa.

Los marae alguna vez fueron templos y sitios rituales de las islas polinesias. Los primeros se remontan al año 900 aproximadamente, aunque muchos se mantuvieron en uso en el siglo XIX hasta que los misioneros cristianos los clausuraron. Guardan algunas similitudes en las esculturas de la Isla de Pascua.

Ahora han quedado las plataformas de piedra, que se encuentran distribuidas en la jungla y que alguna vez sirvieron para las ceremonias religiosas y reuniones tribales.

Se estima que cuando las expediciones de Cook llegaron a la Polinesia habría entre 6000 y 40000 mil personas viviendo en Moorea, en una sociedad organizada en jefaturas. Estos sitios eran el centro de gestión social. Se estima que la construcción de marae estuvo activa hasta el siglo XVIII justo antes del contacto con los europeos, y la cantidad de ellos reflejan la explosión demográfica.

Se han descubierto más de 200 marae y santuarios rituales en el Valle de Opunohu. Cada clan familiar tenía un marae que indicaba la propiedad de la tierra. En la antigüedad también allí, ellos hicieron sus sacrificios humanos a su dios de la guerra.

 

Entre todos los marae, el Marae Titiroa es el más grande, con 36 metros de largo, con la plataforma de piedra actualmente cubierta y rodeada de castaños y arbustos. Moorea se convirtió en una colonia francesa en 1880, y en la primera década del siglo XX introdujeron algunas especies incluida la miconia, que ahora rodea la mayoría de los sitios de marae con sus hojas anchas.

Al visitar estos sitios, recuerda que son centros religiosos y sagrados, por lo que merecen ser respetados. A tan solo 100 metros se encuentran las plataformas de piedra del marae Afareaitu.

 

Desde aquí, la sinuosa carretera se hace más empinada durante un kilómetro hasta el llegar al Mirador Belvedere. Con 219 metros de altura, este es el punto más alto de Moorea accesible en un vehículo. Las vistas son impresionantes de las bahías de Opunohu y Cook, el monte Rotui y las verdes montañas y valles circundantes. En caso que vengas desde la Bahía de Cook, también hay una carretera (no pavimentada).

Muchos opinan que una visita a la isla no está completa sin una parada en el mirador. También, el mirador, es el punto de partida para algunas de las caminatas en Moorea, con senderos con indicaciones correctas.

 

Mirador del Belvedere en Moorea

Mirador del Belvedere en Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

 

 

Iglesia de Haapiti

Iglesia de Haapiti en Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Iglesias pintorescas

Más allá de su sentimiento religioso, las iglesias de las islas del Pacífico Sur tienen un encanto particular. Pequeñas, íntimas, acojedoras. Hay tres iglesias que valen la pena visitar si estás de paso cerca de ellas.

La más Antigua de ellas está en Papetoai, aunque no es de las más interesantes. En la bahía de Cook, está la iglesia de San José, y tiene el aspecto de las antiguas iglesias españolas.

Las otras dos están muy cerca una de la otra en Haapiti. Una es la iglesia protestante, que está del lado de la laguna, mientras que la iglesia católica de torres gemelas está en la ladera de la montaña.

 

 

Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Visita de la aldea Tiki

Desde 1983, el pueblo Tiki de Moorea exhibe la cultura tahitiana en un antiguo pueblo polinesio reconstruido. Hay varias opciones para conocer la exótica cultura de la Polinesia.

 

La visita del día ofrece una serie de talleres donde aprender algunas habilidades tradicionales, como hacer un propio pareo (sarong), tejer una canasta con ramas recién cortadas de palmera, tocar el ukelele, unas clases de danza tahitiana, y algunos platos de cocina local como el poisson cru, pescado crudo en leche de coco.

 

Moorea - Danza nocturna

Moorea – Danza nocturna en la Aldea Tiki. Foto gentileza Turismo Tahití

 

Después del día, la villa trae las “noches polinesias”. Para quienes tengan la suerte de pasar la noche en Moorea, nada igual que uno de los espectáculos de fuego al aire libre. Estas danzas con fuego se realizaron primero en Samoa, pero luego fueron perfeccionadas por los tahitianos.

Es una verdadera fiesta que comienza con bebidas tradicionales seguido de un recorrido por el pueblo. Hay demostraciones culinarias, incluyendo los tradicionales hornos de tierra donde se preparan durante 6 horas la comida que saborearás más tarde.

Se sirve la cena al estilo buffet, donde disfrutarás de estos deliciosos platos, mientras tocan melodías tradicionales. También hay actividades para los niños. A la hora del postre, se enseñan las diferentes formas de utilizar los típicos pareos.

Pero lo más destacado, por supuesto, es el espectáculo de danza. Es un estilo de baile con mucha demanda física, con las mujeres haciendo trabajar las caderas de lado a lado, y los hombres realizando el famoso shake. Es un show que vale la pena presenciar. Canto, baile y representaciones de las leyendas, con todos los trajes tradicionales, al sonido de los tambores. Por último, la infaltable danza del fuego.

En resumen, puedes pasar durante el día, o disfrutar por la noche del espectáculo con o sin cena. Por la noche, también te ofrecen el transporte ida y vuelta hasta tu alojamiento.

La villa está en el lado oeste de la isla. Dirección: PK 31 Côté Mer Haapiti Moorea, 98729, Polinesia Francesa. Puedes ver más información y como realizar las reservas en su sitio web de la Tiki Village.

 

 

 

 

Buceo en Moorea

Buceo, una de las prácticas deportivas más buscandas en Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Deportes acuáticos

Gracias a las aguas poco profundas y a corrientes suaves, sumado a la abundante vida marina, es ideal para la práctica de snorkel durante todo el año. Hay muchos lugares perfectos para esta práctica y el buceo en las cercanías de los resorts  y alrededor de la isla.

Alrededor de la isla hay una infinidad de cañones, abismos mesetas y promontorios ideales para bucear. Hay muchas escuelas que imparten clases, para todos los niveles, y que te llevan a los mejores lugares para la práctica.  Algunos de los mejores lugares están en la costa de la bahía de Cook.

Al noroeste de la isla, unos pequeños islotes dentro de una laguna, cerca al Hotel Tipaniers, es un lugar perfecto para pasar alquilar un bote o kayaks y pasar el día en una parte de playa desierta en el motus (lagoon motus) y nadar entre rayas.

En el hotel InterContinental Moorea Resort & Spa, funciona desde hace más de 20 años a este centro destinado a la fauna marina, el Moorea Center & Turtle Center. Estas instalaciones reúnen profesionales, veterinarios y conductistas de mamíferos marinos, con programas educativos interactivos. El objetivo es lograr el bienestar continuo de las especies y la educación, tanto de los huéspedes del hotel y todos los visitantes, sobre la importancia de la conservación mariana.

 

 

En busca del aceite Monoï

El aceite Monoï, hecho de aceite de coco refinado y generalmente mezclado con flores de tiare, se usa para suavizar e hidratar la piel, como perfume y como aceite para masaje. Su aroma, dicen, despierta todos los sentidos. Es uno de los recuerdos imprescindibles para llevar de regreso a casa.

Hay varias opciones para realizar una ruta turística en todo el proceso de producción del aceite: los lugares de donde se extrae la materia prima, la fabricación, hasta los spas para vivenciar sus usos.

 

 

Hilton de Moorea

Vista de los bungalows en las playas del Hilton de Moorea. Foto gentileza Turismo Tahití

Las mejores playas de Moorea

Casi  todas las mejores playas están en la costa norte de la isla, y aquí te citamos algunas de las favoritas.

 

Playa de Tipaniers

La playa del hotel Les Tipaniers combina una extensión de playa hermosa con servicios de restaurante, bar y baños públicos. Es pública y se puede acceder desde la carretera. Los fines de semana suele estar un poco atestada de gente, especialmente en la temporada alta, pero siempre encontrarás algún lugar, pero no necesariamente a la sombra.

Allí se forman unas lagunas, perfectas para que los niños pequeños puedan disfrutar del agua. El paisaje circundante, entre las aguas azules y las montañas de exuberantes verdes es impagable. Justo enfrente se encuentran los motus, islotes, a los que puedes acceder en kayak o bote que se alquilar también en la playa. Además, hay un centro de buceo y se practica kitesufting. El mejor para hacer snorkel está entre los motus, donde incluso puedes encontrar algunas rayas.

 

Justo al lado de esta playa, se inauguró otra playa pública, la playa Tiahura, que ocupaba el complejo del Club Med.

 

Playa Temae

Es la playa más grande de Moorea y del estilo clásico del pacífico sur. Arenas blancas, un poco rocosa, con mucho espacio para el relax y muy cerca, unos 200 metros, de la barrera de arrecifes para  realizar snorkel o buceo. Esta barrera también protege la playa de las olas, lo que la hace más tranquila aún. No se alquilan los equipos en el lugar.

Está ubicada junto al Sofitel Resort, donde puedes tomar un almuerzo. Se accede fácilmente desde la ruta. Es una de las mejores playas públicas por las facilidades que ofrece, con duchas y baños, y una larga hilera de palmeras para resguardarse del sol.

El escenario de fondo son las imponentes montañas verdes, la postal de los bungalows sobre el agua y la isla de Tahití a lo lejos.

 

Playa Painapo

Es conocida también como la Playa Piña. Es fácil de ubicar porque en medio de la ruta verás una estatua de madera de un guerrero tiki sosteniendo una piña. Otra playa gratuita, que generalmente suele ser muy tranquila. Para quienes pasan varios días en la isla, hay que estar atento porque una vez al mes se organiza una fiesta tradicional polinésica, un ma’a Tahiti, que es un evento muy popular para los locales.

 

Playa Ta’ahiamanu

Taahiamanu o Mareto, es otra de las playas públicas al norte de la isla. La playa en sí es un poco estrecha, pero tiene árboles y palmeras en la franja posterior para disfrutar de un poco de sombra. La arena es blanca y el fondo es un poco rocoso, mejor para el buceo o snorkel que para nadar. Hay algunas duchas, mesas de picnic, pero no hay baños.

Está muy cerca de la bahía de Opunohu Bay y suelen haber algunas roulotte, camiones de comida, que ofrecen algunos bocados y bebidas.  A poca distancia, se encuentra el hotel, y su playa, Hilton Moorea.

 

Playa de Opunohu

Una playa de casi mil metros de largo al norte de la isla y al oeste de la bahía de Opunohu. Es una de las preferidas de los locales que suelen llenarla durante los fines de semana. Tiene facilidades para hacer picnics, hacer algunos deportes y árboles donde ampararse del sol. Está muy cerca de la escuela de vela de la isla.

Algunos de los hoteles con playas privadas donde puedes consultar para pasar el día son el Manava y el InterContinental.

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO