Leones en el Puente de las Cadenas, Budapest

Secretos y leyendas de las estatuas de Budapest

Estate atento durante tu visita en Budapest y encontrarás varias estatuas realizadas en piedra, bronce e hierro.

 

Muchas representan hitos históricos, grandes figuras y próceres del país, pero muchas otras remiten a situaciones más pequeñas y menos conocidas.

 

Estas esconden historias más menos contadas, pero que te ayudan a descubrir más, algunos detalles de la ciudad. Aprovecha la visita y crúzate con alguna de ellas y sabrás de que se trata.

 

En las cercanías al Parlamento encontrarás tres famosas estatuas de la ciudad.

Muy cerca del Parlamento, podrás encontrar una espectacular escultura de un puente que atraviesa una fuente y sobre él, parado, está la figura de Imre Nagy.

Toda la obra de cobre ser realizó en honor a este personaje, quien tuvo un papel decisivo en la revolución de 1956 contra la Unión Soviética. Su mirada se pierde en el horizonte hacia el Parlamente, con aspecto pensativo. Nagy no pudo escapar a sus enemigos, quienes finalmente lo ejecutaron, pero hoy es honrado con este monumento. Actualmente el monumento fue trasladado al extremo de la plaza Jászai Mari justo al lado del puente del mismo puente.

 

Monumento a Imre Nagy, Budapest

Monumento a Imre Nagy, Budapest, Hungría

 

Muy cerca de allí, otro político que tuvo incidencia en el final del comunismo, el ex presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan. Está ubicada en la Plaza de la Libertad, Szabadság Tér (Plaza de la Libertad), un parque que una vez albergó estatuas de numerosos próceres húngaros hasta que los soviéticos tomaron el control, las retiraron todas y construyeron allí su propio monumento a sus soldados caídos. Años más tarde, una vez caído el sistema comunista, la de Reagan fue agregada años más tarde para contrarrestar el polémico obelisco soviético coronado de estrellas. Cuando uno está allí, la estatua parece estar lista para avanzar sobre el monumento de piedra, en dirección a la embajada estadounidense que está cerca.

 

Estatua de la Ronald Reagan, Budapest

Estatua de la Ronald Reagan, Budapest, Hungría

 

 

Zapatos en el Danubio

Monumento de los zaptos, Budapest

Monumento de los zaptos, Budapest, Hungría

En las orillas del Danubio, justo frente al edificio del Parlamento húngaro, hay 60 pares de zapatos de hierro, que miran hacia el río. El lugar se transformó en uno de los lugares turísticos amados por los aficionados a las fotografías, y reconocido como los famosos, ornamentados y eclécticos, zapatos del Danubio. Si bien son muy pintorescos, el significado es un poco más sobrio.

 

Las esculturas de los 60 pares de zapatos de bronce fueron creados en memoria de los judíos húngaros que fueron fusilados por la milicia de la Cruz Flechada de Budapest. Cuando la Segunda Guerra Mundial entró en sus últimos años, el Partido Nacional Socialista de la Cruz Flechada tomó el control en Hungría. Dirigido por Ferenc Szálasi, el partido compartió una serie de creencias con el Partido Nazi de Alemania, incluido el antisemitismo.

 

Desde el 15 de octubre de 1944 hasta el 28 de marzo de 1945, el Partido de la Cruz Flechada gobernó el país y, en cooperación con los nazis, miles de civiles (en su mayoría judíos) fueron deportados, enviados a campos de trabajo para esclavos o asesinados. Al mismo tiempo, los milicianos de la Cruz Flechada causaron estragos y destrucción en Budapest. Durante la regla de los cinco meses del partido, se estiman que 10 mil personas murieron en las calles y otras 80 mil fueron enviadas a campos de concentración.

 

Durante esos tiempos, los judíos de Budapest eran a menudo acorralados en las orillas del Danubio antes de recibir un disparo que los dejaría morir en el agua. Regularmente eran obligados a quitarse los zapatos, que luego eran tomados como botín de guerra y eran vendidos o usados por los mismos asesinos.

En memoria de quienes perdieron la vida durante la época de la Cruz Flechada, se levantó el Zapatos en el Danubio  el 16 de abril de 2005. Fue creado por el director de cine Can Togay y el escultor Gyula Pauer. 

 

Los zapatos son de diferentes estilos y tamaños, lo que demuestra que nadie estaba a salvo, ni hombres, mujeres ni niños. Hoy en día, la gente enciende velas y deja flores en memoria de las víctimas.

 

 

En el puente de las Cadenas

Széchenyi, es el nombre de unos de los más importantes hombres de Hungría, sin embargo puede sonarte por ser el nombre del famoso puente, conocido como puente de las cadenas. A el mismo hombre que se han dedicado, calles, plazas, puentes y edificios, también tiene su escultura en el mismo puente. La razón es que fue él quien impulsó la construcción del puente para unir Buda y Pest. Aprovecha el cruce por el puente para conocer el rostro de este prócer del país.

 

El mismo puente está dominado por las figuras de los Leones. Se cuenta que Marschalkó, el artista que diseñó y creó estos leones de piedra, dos a cada lado del puente Széchenyi, estaba tan orgulloso de su trabajo que, afirmaba que, si alguien encontraba algún error en ellos, se lanzaría desde el puente. La leyenda dice que un niño descubrió que los leones carecían de lengua, y, en consecuencia, el artista se arrojó desde lo alto del puente para encontrar así su muerte.

 

Pero eso es solo leyenda, y por más que muchos aún la creen, la realidad es que los leones tienen lengua, solo que no se puede ver desde el punto de vista del peatón. Marschalkó vivió más allá de la década de 1870, años después de la inauguración del monumento.

 

 

Otras fascinantes historias en la ciudad

Si paseamos cerca del National Comedy Theatre, podrás ver la curiosa estatua del famoso detective de televisión Columbo, junto a su perro. Es que el actor Peter Falk, quien lo interpretaba, venía de una familia húngara con gran tradición en el país y que se había mudado a New York antes que este naciera. Su lugar exacto es al comienzo de la plaza Jászai Mari (1055 Falk Miksa u.)

 

Estatua de Columbo, Budapest

Estatua de Columbo, Budapest

 

En uno de los lugares favoritos por los turistas, en la zona peatonal, y en el parque con una hermosa vista del Danubio y del Castillo de Buda, encontramos la estatua de la princesa. Está en la calle Belgrád rkp. 1051, y el artista se inspiró en su hija pequeña, que usaba algunos disfraces simulando ser una princesa.

 

Cerca del Corvin Shopping Plaza puedes ver el conjunto de estatuas que representan a un grupo de niños jugando a las bolitas o canicas, en las cercanías de la escuela a la que asistían. Este conjunto que parece tan simpáticas, representan al trío Pál utcai fiúk, los Paul Street Boys. Eran una pandilla de niños, protagonistas de un popular libro del escritor húngaro Ferenc Molnár. Cuenta la historia de dos grupos de chicos que se disputaban un terreno de tierra abandonado. Este libro es unos de los clásicos de la literatura húngara y se lee en las escuelas primarias. Esta escena representa una de las partes más memorables del libro. La podrás encontrar en Práter u. 11., 1082.

 

Estatua de la Princess, Budapest

Estatua de la Princess, Budapest, Hungría

 

Como en muchas otras ciudades, tocar alguna parte de alguna estatua se dice nos traerá suerte. En el caso de Budapest, es el caso de la estatua del gordo policía.

Cerca de la Basílica de San Esteban, siempre hay un gran número de turistas que quieren aprovechar la visita para tocar la panza del policía y llevar algo de suerte consigo. Esta estatua situada en la calle Zrinyi, en realidad fue creada por un joven artista cuyo abuelo era policía y lo inmortalizó de esta manera con su atuendo ceremonial para ocasiones especiales. Sobre la cabeza tiene su sombrero ceremonial, un ‘Casco Zrinyi’, y de allí surge su lugar en la ciudad. La podemos encontrar en el 1051 de la calle Zrínyi.

 

Por último, en nuestro listado, pero dependerá de tu recorrido, algo para los fanáticos del fútbol. Esta estatua se encuentra más lejos de las zonas turísticas, en la zona llamada Óbuda. El héroe que patea la pelota es Ferenc Puskás, el futbolista húngaro más famoso y uno de los más hábiles. En Hungría hay un premio anual que lleva su nombre y que premia al futbolista que haya conseguido el mejor gol del año.

 

 

El pasado reciente en el Parque de las Estatuas

El fin del comunismo en Europa, al caer la «cortina de hierro», se llevó consigo muchos monumentos conmemorativos. La mayoría de las ciudades hicieron limpieza y dejaron de lado las estatuas que hacían referencia a su pasado más reciente. Sin embargo, en Budapest, la decisión fue reciclarlas y darle un lugar específico en las afueras de la ciudad.

Este lugar es el Memento Park, un parque temático con los referentes del comunismo. En su mayoría, los personajes representados no son tan reconocibles para el común de los viajeros. Sí podrás encontrar algunas estatuas de Lenin, pero ninguna de Stalin, las que fueron todas destruidas durante la revuelta de 1956. Hay varias esculturas que habían sido dedicadas a los brigadistas internacionales húngaros que lucharon en la Guerra civil española contra el fascismo.

Para llegar al parque deberás conectar el metro más un bus hasta la parada de Memento Park.  Es una visita ideal para un día con buen clima.

 

Memento Park, Budapest

Monumento al soldado desconocido, en el Memento Park, Budapest

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Comentarios
  • Gyonyoru es erdekes szobrok

    julio 28, 2020

DEJANOS TU COMENTARIO