a
HomeAtraccionesDe magistratura de los Medici a museo
Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

De magistratura de los Medici a museo

La Galería de los Uffizi no fue concebida como museo sino como edificio gubernamental de los Medici. Aun así, albergó magníficas obras de artes desde sus inicios.

 

Las galerías fueron diseñadas por encargo Cosimo I de’Medici a su artista favorido, Giorgio Vasari, en 1560.  La idea era albergar las Magistraturas Granducales de la Toscana, los “Uffizi”, las oficinas administrativas y legales de Florencia. Por supuesto,

 

El diseño incorpora un pórtico de columnas dóricas, sobre el que se levanta la galería “sobre el río y casi en el aire”. La parte superior hoy convertida en las salas de exposición.

El edificio se levantó sobre los cimientos de la Rione di Baldracca, un parte del barrio donde estaba una famosa taberna. El ala este del edificio incorporó a la antigua iglesia florentina, de estilo románico, de San Pier Scheraggio. Se salvó de su demolición ya que allí funcionaba el Consejo Municipal, antes de mudarse al Palazzo della Signoria. El proyecto de Vasari lo incorporó y se utilizó como lugar de culto hasta el siglo XVIII.

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Parte de los corredores dentro de la Galería. Galería de Uffizi, Florencia, Italia

El ala oeste, conectada a los dos edificios existentes, el  de la Casa de la Moneda y la Loggia dei Lanzi. Vasari resolvió el diseño de manera audaz. Una ventana serliana hacia el Arno, que consiste en un gran arco central con dos aberturas adyacentes, enmarca la plaza porticada. Era el nuevo foro económico y político, y el tradicional espacio cívico, la Piazza della Signoria.

Las oficinas de los magistrados, encargados de la producción y el comercio florentino, fueron transferidas a la planta baja del edificio. El primer piso albergaba las oficinas administrativas y los talleres del Gran Ducado, dedicados a la fabricación de objetos preciosos. Originalmente, el edificio estaba coronado por una logia abierta.

Cosimo solicito a Vasari construir un pasaje elevado entre el Pallazo Vecchio y el nuevo edificio, que aún se utiliza hoy. Para 1565, con motivo del matrimonio de su hijo Francesco con Giovanna d’Austria, la nueva solicitud incluyó el diseño otro pasaje, ahora entre los Uffizi y el Palazzo Pitti, la nueva residencia de la familia. Desde el Palazzo Vecchio, a través la galería, se podía cruzar el Arno. Este pasaje, conocido como Corredor Vasari, cruza el Ponte Vecchio, y continúa a través de la fachada de la iglesia de Santa Felicita para llegar a los jardines de Boboli. Estuvo reservado a la corte durante tres siglos, y recién se abrió al público en 1865.

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Mapa del Corredor Vasariano, desde el Palazzo Vecchio hasta los Jardines de Boboli.

 

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Sala «La Tribuna». Galería de Uffizi, Florencia, Italia

Después de Vasari

A la muerte de Vasari, en 1574, las obras continuaron bajo la dirección de Alfonso Parigi y Bernardo Buontalenti. Ellos completaron el edificio y lo conectaron con la Loggia dei Lanzi en 1580.

Francesco I, Gran Duque entre 1574 y 1587, fue el responsable de hacer los primeros cambios y adaptación de la Galería en el segundo piso del edificio. El ala este de la logia albergaba una serie de antiguas estatuas y bustos, y a lo largo del corredor estaba la Tribuna, una sala octogonal diseñada para exhibir los tesoros de las colecciones de los Medici. Este era originalmente el corazón artístico.

Concebida por Francesco y llevada a cabo por Bernardo Buontalenti como una “WunderKammer” o “Cámara de las maravillas” que albergaba conocimientos y tesoros, su arquitectura está impregnada de referencias simbólicas.

“La cúpula, una referencia a la bóveda celeste, externamente tiene una linterna coronada por una veleta de hierro atada a una mano que reproduce sus movimientos en una rosa de los vientos en el interior. La linterna también tiene una función de reloj de sol”. Gracias a esto también muchos conocieron el movimiento de los planetas, incluso quienes no estaban familiarizados con ello.

A través del diseño de muebles y frisos quedaban representados los cuatro elementos del mundo natural. La “tierra” quedó plasmada en el piso, donde el diseño muestra el resplandor solar de 8 elementos, similares a una gran flor, realizado en mármol policromado con incrustaciones.   en  en el cual el arquitecto.

El “agua” quedó representado por incrustación de 5780 conchas de madreperlas traídas desde el Océano Indico. Se extienden sobre un fondo pintado con laca de cochinilla debajo de la cual se colocaron 130 metros cuadrados de láminas de pan de oro.

El elemento “fuego” impregna las paredes cubiertas en terciopelos rojos-carmesí. El “aire” en la alta linterna y las ventanas hacia el cielo.

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Techo de conchas y panes de oro en la sala «La Tribuna». Galería de Uffizi, Florencia, Italia

 

 

Los techos de la Galería estaban decorados con motivos «grotescos», siguiendo un estilo popularizado por Rafael y sus alumnos, que se inspiró en las pinturas murales en la Domus Aurea, la casa del emperador Nerón, que había sido descubierta en ese período.

Francesco I también encargó a Buontalenti la construcción del Teatro Medicea, inaugurado en 1588, en el ala este del edificio. Hoy, todo lo que queda de esta estructura es el Vestíbulo en el primer piso. El Teatro fue el hogar del Senado durante el período en que Florencia fue la capital del Reino de Italia, entre 1865 y 1871. Más tarde el espacio se dividió en dos salas de exhibición en 1889.

 

Ferdinando I, sucesor y hermano de Francesco, trasladó desde el Palazzo Vecchio la Colección Giovio, una serie de retratos de figuras ilustres. Estos retratos eran copias de originales de Paola Giovio, realizadas por Cristofano dell’Altissimo, que habían estado en la villa de Como.  Esta colección también incluye obras de la serie Aulic, una colección de retratos de los principales miembros de la familia Medici, iniciada por Francesco I de Medici. Hoy estas pinturas ocupan tres pasillos de la Galería, y se convirtió en la colección de retratos más grande del mundo.

Ferdinando también encargó la creación de nuevas salas en la Galería, el Stanzino delle Matematiche, o Sala de Matemáticas. Originalmente planificada en una pequeña sala adyacente a la Tribuna, aparece en los mapas dibujada sobre en una terraza. Las salas contiguas a la Tribuna fueron decoradas por Buti en 1588, y se utilizaron para exhibir la colección de armas y armaduras que estaban guardadas en el Armario privado del Gran Duque.

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Frescos en uno de los salones de la Galería. Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

 

En el período de Fernando II, entre 1658 y 1679, se pintaron frescos en los techos del corredor occidental. Entre 1696 y 1699, el Gran Duque Cosimo III ordenó que el corredor que domina el río Arno esté decorado con frescos religiosos.

Las salas al comienzo del ala este alojaban a la » Fonderia», la botica del Gran Ducado y el gabinete de curiosidades naturales. Cosimo III también trasladó algunas de las estatuas más famosas desde la Villa Medici en Roma.

 

En 1737, a la muerte del gran duque Gian Gastone, la falta de herederos marcó el final de la dinastía Medici. La asamblea de otras potencias europeas, con acuerdo en Viena, decidieron otorgar el Gran Ducado de Toscana a Francisco, duque de Lorena y esposo de la heredera al trono imperial, María Teresa de Habsburgo. Un pacto familiar con Anna Maria, hermana de Gian Gastone, posibilitó la donación de la colección de arte de los Medici a la ciudad de Florencia, con la condición de que deberían quedar allí por siempre.

 

El sucesor de Francesco, Leopoldo II, Gran Duque de Toscana, abrió, en 1769, la Galería al público. Zanobi del Rosso fue el encargado de crear la nueva entrada al Museo Mediceum. Esto fue seguido por una reorganización racional, basada en la educación, de las colecciones en la Galería de Giuseppe Pelli Bencivenni y Luigi Lanzi.

 

En 1779, la sala neoclásica de Niobe fue diseñada por Gaspare Maria Paoletti para albergar el antiguo grupo de estatuas que representan a Niobe y sus hijos, que fueron traídas desde la Villa Medici en Roma.

 

Entre 1842 y 1856, Leopoldo II encargó 28 estatuas para colocar en los nichos de la columnata de la plaza. Las mismas debían representar a figuras ilustres de la toscana desde la Edad Media hasta el siglo XIX. Luego, las estatuas originales fueron trasladadas al nuevo Museo nacional de Bargello.

 

En 1956, las primeras salas de la Galería fueron reorganizadas por un grupo de arquitectos, y recién en 2011 se inauguró la nueva escalera que conecta el histórico segundo piso de la Galería con las nuevas salas del primer piso.

 

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Parte de los corredores dentro de la Galería. Galería de Uffizi, Florencia, Italia

Un recorrido virtual: las nuevas salas en 360 °

La unión de dos familias apasionadas por el arte, los Medici y Della Rovere, hizo crecer sustancialmente el número de obras. La boda entre Ferdinando II de Medici y Vittoria Della Rovere, en 1634, incorporó la colección de pintura veneciana del siglo XVI que pertenecían al ducado de Urbino.  De esta manera se convertiría en la más importantes del mundo. Están alojadas en las salas que han sido restauradas y reinauguradas en 2019:

  • Salón de las Dinastías
  • Sala Giorgione
  • Capilla veneciana
  • Antesala del diezmo
  • Sala Tiziano
  • Sala Venus de Tiziano en Urbino
  • Sala del naturalismo veneciano
  • Sala Tintoretto
  • Sala Veronese

Visita virtualmente estas salas ingresando aquí.

 

 

Galeria de Uffizi, Florencia, Italia

Duque y Duquesa de Urbino de Piero della Francesca, Una de las obras emblemáticas de la Galería de Uffizi, Florencia, Italia

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO