a
HomeGuia de viajeAmerica del NorteUn recorrido por los glaciares de Alaska
Hubbard Glacier, Alaska

Un recorrido por los glaciares de Alaska

Para muchos de nosotros, Alaska es una región remota del mundo, famosa por su belleza natural y una diversa población de animales silvestres. Sin embargo, a pesar de su riqueza, quizás lo más espectacular de todo sean sus glaciares.

 

Por esta razón visitar la región en un crucero ofrece muchos beneficios adicionales, además de vivir unas vacaciones inolvidables, con todas las comodidades y servicios a bordo. Son muchas las compañías que ofrecen cruceros en Alaska, pero pocas, con la experiencia, tanto en el mar como en tierra, como Princess Cruises y Holland America Line.

Entre tantos glaciares, te presentamos algunos de los más increíbles, y con posibilidades de ver desde un crucero.

 

 

Hubbard Glacier

Es el glaciar de marea más grande de Norteamérica, con una longitud de 122 km y una profundidad de 365 metros. Se encuentra a 300 kilómetros al noroeste de Juneau, frente a la costa de Yakutat. Imagínate un impresionante glaciar que se eleva como un edificio de 40 pisos desde el agua. La mayor longitud está al lado de Mt. Walsh.

Ha estado muy activo en el pasado, y ha tenido dos «oleadas» muy importantes en las últimas décadas, que hay cruzado la bahía. El glaciar es tan grande que creó un dique de hielo natural que selló y aisló al fiordo Russel del resto de la bahía, logro que realizó no una vez, sino dos veces. Los expertos dicen que «si bien no es un glaciar que se haya despertado, si, que tiene un sueño muy ligero».

 

Hay que comprender que a diferencia de muchos otros glaciares, el Hubbard está avanzando y no retrocediendo, está en movimiento, y por eso es que empuja sobre la bahía. Por eso es conocido localmente como el “glaciar galopante”, una formación de hielo gigantesca que avanza rápidamente hacia una bella zona del Golfo de Alaska, la Bahía Disenchantment.

Las gigantescas montañas cubiertas de nieve detrás del glaciar Hubbard, junto con su altura, convierte las vistas en algo impresionante. Imagina, además, que la mayor parte del hielo está debajo del agua. Y ese es uno de los motivos por lo que los barcos no pueden acercarse a menos de un kilómetro de las paredes.

Con regularidad podrás asistir a algunos desprendimientos de hielo, que son tan grandes que llegan a ser icebergs de unos 20 metros de altura. En un día soleado el color que forman los cristales es de un azul muy intenso.

 

Hubbard Glacier, Alaska

Vista de las paredes en Hubbard Glacier, Alaska

 

 

College Fjord

College Fjord fue descubierto en 1899 por la Harriman Expedition, una expedición de investigación universitaria organizada por el magnate ferroviario Edward Henry Harriman. El 31 de mayo de 1899, 126 pasajeros y la tripulación que incluía a 23 científicos destacados, abordaron el George W. Elder . El viaje fue muy promocionado en los periódicos e inclusive el New York Times mencionaba al destino como el «dorado americano”, en referencia a la fiebre del oro.

El grupo de profesores, aventureros y científicos llegaron hasta el extremo noroeste de Prince William Sound y descubrieron este conjunto de glaciares. En 26 de junio de 1899, la embarcación Elder navegó por el College Fjord por primera vez, y el grupo de científicos (entre los que estaba John Muir, profesor de la Universidad Amherst, experto en glaciares, y el instructor de mineralogía de Harvard, Charles Palache) nombró a los glaciares en honor a las principales universidades del país. Tuvieron su reconocimiento las universidades de Amherst, Barnard, Bryn Mawr, Harvard, Smith, Vassar y Yale. Los glaciares en el lado noroeste recibieron  nombres de universidades para mujeres, y los del lado sureste nombres de las universidades para hombres.

No regresaron de la expedición con oro, pero si con arcones repletos de especímenes y más de cinco mil fotografías e ilustraciones que aún hoy es considerado un tesoro de valor incalculable.

 

El College Fjord el segundo glaciar de marea más grande de la región. Es el único lugar de Alaska en donde podrás estar rodeado de glaciares en tres puntos cardinales. Además de las espléndidas vistas de las montañas Chugach, ya que el glaciar está en el corazón del cordón montañoso. Los glaciares más activos del mundo son los de Prince William Sound. Recordemos que un glaciar de marea fluye desde un valle montañoso hacia el mar, y sufre grandes desprendimientos cuando una masa de hielo se separa del glaciar y cae, con un ruido estrepitoso, en las aguas.

El fiordo se muestra como un grupo de ríos congelados que se despeñan en cascadas por la ladera de la montaña hacia las aguas azules. Aquí también puede ser testigo del desprendimiento de grandes bloques de hielo y su caída al agua debajo.

El glaciar Harvard es uno de los más espectaculares para ver, con un frente de un kilómetro y medio de ancho, con una profundidad de más de 60 metros y se extiende por 38,4 km hasta el campo de hielo Chugach, parte del Bosque Nacional Chugach.

 

El fiordo College es también una de las mayores agrupaciones de glaciares en el mundo, lo que resulta en una visita panorámica realmente inolvidable. Puede incluso ver algunas de las enormes ballenas jorobadas de 40 toneladas que salen a la superficie de las aguas del fiordo a respirar. Al ingresar navegando con un crucero en el Fiordo College, se pueden ver 5 glaciares, el último de ellos es el Harvard Glacier, separados por las montañas. La misma navegación que hizo la expedición Harriman en su descubrimiento.

 

Como parte de la reseña del viaje, y que nos permite imaginar su magia, el escritor naturista John Burroughs, que formaba parte de la expedición original, escribió: “El clima era bueno, pero el mar estaba frío. Y nuevamente, estábamos en un cajón de hielo: glaciares a nuestra derecha, a nuestra izquierda y delante nuestro, caían los bloques de hielo resonando en las aguas. Las montañas estaban surcadas con glaciares, y, además, la entrada de la bahía estaba amurallada con ellos”.

Algunos de los glaciares que pudo verse en 1899 hoy han retrocedido, pero otros han avanzado siguiendo los ciclos naturales. Aún hoy los glaciares del fiordo College permanecen tan vírgenes como en junio de 1899.

 

College Fjord, Alaska

Tomando fotografías desde la cubierta de un crucero en College Fjord, Alaska

 

 

Fiordo Tracy Arm

Tracy Arm, un fiordo clásico, se destaca como «visita obligada» para cualquier vacación en Alaska. Los cruceros de día completo parten del centro de Juneau e incluyen la mayor combinación de montañas, cascadas, vida silvestre, glaciares e icebergs de Alaska. Esta hermosa zona protegida dentro del Bosque Nacional Tongass, se encuentra a unos 80 km al sur de la capital de Alaska, Juneau.

Este clásico fiordo se convirtió en una clásica visita de cualquier viaje a Alaska. Con un ancho de casi 48 km, el fiordo recibió el nombre del general Benjamin Franklin Tracy, quien luchó en la Guerra Civil, y contiene los magníficos glaciares gemelos Sawyer.

 

El frente del Sawyer tiene más de 800 metros de ancho, lo que permite que los barcos de crucero estén de cara al glaciar. En esos momentos se puede escuchar el crujir y los estallidos del hielo. Es un glaciar activo de marea, lo que implica que sufre de desprendimientos, sean grandes o pequeños, que golpean en el agua produciendo un rugido atronador. El agua al final del fiordo tiene casi 180 metros de profundidad, gracias a lo cual, los desprendimientos debajo del agua producen los icebergs más grandes de Alaska.

Los hielos e icebergs están enmarcados por picos montañosos que alcanzan los 2100 metros de altura. Entre los picos fluyen las cascadas que vierten sus aguas hasta los hielos y el agua.

 

El enfoque principal del crucero es el fiordo y el glaciar, y la vida silvestre es una ventaja adicional. Tracy Arm es el hogar de verano para bandadas de aves: albatros, gaviotas, golondrinas, águilas y muchas más. Las cabras de montaña se ven típicamente en las laderas rocosas cerca del glaciar Sawyer. Además, también se suelen observar osos y ballenas.

 

Tracy Arm, Alaska

Tracy Arm. VIsta desde un crucero hacia los glaciares. Alaska

 

 

Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares (Glacier Bay)

En la histórica costa de Alaska se encuentra uno de los tesoros nacionales de los Estados Unidos: el Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares (Glacier Bay). Un área repleta de  montañas escarpadas, aguas reflectantes y esculturas de hielo natural, un jardín acuático que se extiende en más de 1,3 millones de hectáreas.

La reserva natural del parque tiene algunos de los glaciares de marea más impresionantes del mundo. La bahía ha experimentado al menos cuatro avances glaciales importantes y cuatro retiros principales. Las montañas se elevan hasta 4600 metros de altura sobre el nivel del mar. Mount Fairweather es el pico más alto del sureste de Alaska.

 

Reconocido como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, este santuario  alberga algunos de los glaciares más espectaculares del mundo. La variada comunidad de flora de la región abarca desde terrenos áridos hasta una exuberante selva tropical templada. Esta obra maestra de la madre naturaleza se encuentran repleta de focas, leones marinos, nutrias, y ocasionalmente, pueden aparecen las ballenas jorobadas.

El Parque de la Bahía de los Glaciares tiene más de 50 glaciares nominados, ubicados en dos brazos principales: East Arm y West Arm. La mayoría de los visitantes, que llegan en cruceros, navegan por el brazo oeste, hacia el glaciar Margerie. La razón es que se trata de uno de los más impresionantes, y que avanza cerca de 4 metros por día. Otros glaciares conocidos en el parque incluyen los glaciares Johns Hopkins, Reid, Carroll y Lamplugh.

Fuera de los glaciares, el parque y la reserva albergan osos pardos y negros, cabras montesas, alces, ballenas, focas, además de águilas y más de 200 especies de aves.

 

El Servicio Nacional de Parques limita el acceso al parque entre mayo y septiembre, y durante ciertas horas del día. Pensando en la preservación de este parque, el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos solo admite visitas de algunas compañías de cruceros.

A bordo de un crucero podrás ver de cerca las cascadas, la vida silvestre, y por supuesto, las impresionantes vistas de los glaciares.  Si no visitas el parque en crucero, la alternativa es llegar en barcos programados desde Juneau y otras comunidades del sureste de Alaska.

 

Parque Nacional de Glacier Bay

Impresionante vista desde los glaciares en el Parque Nacional de Glacier Bay (Bahía de los Glaciares)

 

 

Princess Cruises ofrece varios itinerarios al Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares, incluyendo:

  • Viaje de ida y vuelta desde Seattle, 7 días
  • Solo de ida desde Vancouver, B.C. hasta Anchorage (Whittier), 7 días
  • Viaje de ida y vuelta desde San Francisco, California, 10 días

Su itinerario más popular es Voyage of the Glaciers, ya sea partiendo desde el norte, en Whittier o desde la ciudad de Vancouver, B.C., en Canadá. Esta ruta de 7 noches visita el Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares en casi todas sus salidas, así como por el Glaciar Hubbard o el Fiordo College. Al navegar por las tranquilas aguas de la bahía, los guardaparques subirán a bordo para hablar sobre los paisajes naturales, los animales y los esfuerzos de conservación, que también posibilitan seguir conociendo toda la región.

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO