a
HomeGuia de viajeAmerica Central y CaribeVisitando Gustavia en St. Barths
Vista de Gustavia, St Barths

Visitando Gustavia en St. Barths

St. Barths es conocida principalmente por su gran belleza natural, la perfección caribeña y su charme francés.

 

 

Alrededor de la isla, enclavados entre promontorios y dramáticos acantilados, hay pequeñas fracciones de un paraíso terrenal. Con arenas blancas, muy finas como la harina y aguas cristalinas que te invitan a una vida simple, descontracturada. Por otro lado, también se percibe una pátina del glamour que presenta un St. Barths diferente, que aquel que busca lo auténtico.

 

Su historia colonial ha dejado una huella distintiva de una maravillosa mezcla de elementos, la sofisticación francesa y la perfección sueca. Tal pasado está presente, desde la arquitectura hasta el ambiente de sus cafés; desde su gastronomía y sabores de la isla hasta el idioma de su gente. El entorno idílico de la isla convierte a todas las actividades acuáticas en parte de cualquier menú de actividades: la navegación en catamarán, el surf, el buceo, el esnórquel y mucho más. También, la posibilidad de ver los corales y la fauna marina de cerca en un semisumergible.

Deleitarse con unos cócteles y platos de excelente calidad también es un pasatiempo en St. Barths. Solo bastará con decidir donde hacerlo, si en una cabaña de la playa o en un restaurante de renombre internacional.

 

Es posible, y fácil, recorrer la isla en un día, ya que su superficie es de tan solo 24 metros cuadrados. Algunos eligen simplemente pasar un rato por las calles de su capital, Gustavia.  Adentrarse en las pintorescas tiendas cubiertas de flores tropicales y en un mundo de boutiques de alta costura. Otros se instalan en un café junto al mar a la pesca de alguna celebridad de las que abundan en la isla.

Independientemente de cómo elijas pasar tu tiempo, la isla más elegante del Caribe, es casi imposible que no te deje impresionado. Ya sea con un día repleto de actividades,  visitando lugares de interés o simplemente relajándote en alguna de sus perfectas playas tropicales sacadas de una postal. Quizás la mejor opción para conocer la isla en un día es empezar con un pantallazo de su historia y un paseo por Gustavia, un almuerzo con toque francés y una tarde de relax o aventuras en alguna de las playas.

 

De la mano de Windstar Cruises recorremos St. Barthélemy.

Winstar Cruises

Windstar Cruises en el Caribe

 

 

Un breve paseo por la historia y la capital de San Barths

Abrazando a un soleado puerto repleto de yates de lujo, y salpicado de hermosos cafés y restaurantes frente al mar, la capital de la isla, Gustavia, reúne el encanto caribeño con elementos exclusivos que atraen a los ricos y famosos.

Aquí puedes encontrar centros comerciales de alta gama, y también callejuelas empedradas con una bella arquitectura reflejo de la influencia de escandinavos, franceses e ingleses. Caso todas las calles flanqueadas con palmeras de cocos. Los lugares turísticos específicamente son pocos, y resalta la pintoresca iglesia del siglo XVII, y un pequeño y encantador museo de su historia. El pintoresco edificio de piedra con persianas blancas que alberga al museo, también es parte de su patrimonio histórico, y se remonta a la etapa de colonia sueca que comenzó en 1785. La colección de artefactos, trajes tradicionales, reliquias marítimas y fotografías antiguas del museo es ecléctica y peculiar, mientras que las exposiciones temporales ocasionales exploran temas como los años del dominio sueco y las herencias que las colonias han dejado en la isla. El atractivo de la capital, además de su atmósfera encantadora, es las compras y la gastronomía.

Sin embargo, una de las excepciones es el conjunto de las fortalezas suecas de la ciudad. Para comenzar el día no es mala idea visitar una de ellas. Hay al menos tres fuertes construidos en la isla por los suecos  lo largo de sus casi 100 años al mando de St. Barths. Se mantuvo el dominio de Suecia desde 1785 hasta 1877, cuando los franceses recuperaron los derechos que habían cedido a cambio de libre aduana en Gotemburgo.

Ninguno de estos fuertes se ha conservado en buen estado, pero es la oportunidad para conocer un poco más sobre el pasado colonial de la isla. En particular, Fort Gustav se construyó originalmente en 1787 como protección portuaria. En sus ruinas restan algunos de sus baluartes y tachonados de cañones y vestigios de una caseta de vigilancia, una panadería y las cisternas. En sus ruinas también se encuentra el faro color rojo y blanco distintivo, que aún está en funcionamiento. Se puede llegar a pie desde el centro, a través de una hermosa caminata panorámica. Al estar más elevado las vistas panorámicas hacia Gustavia es increíble.

 

 

Calles en Gustavia

Calles repletas de tiendas de diseñadores en Gustavia, St. Barths

De compras en Gustavia

Por pequeña que sea, esta isla sofisticada, además libre de impuestos, es conocida como la capital del Caribe por sus compras de alta costura, personalizadas y de diseño sofisticado. Repartidas en tres vías principales y algunas secundarias, Gustavia cuenta con alrededor de 200 tiendas y boutiques, algunas de diseñadores famosos, junto a otras de vanguardia que exponen directamente en la isla.

 

La ropa de playa, los accesorios y las joyas son los artículos más comunes, con las nuevas tiendas que surgen todo el tiempo. El corazón de las compras es el Quai de la Republique junto al puerto, donde se encuentran las tiendas de Cartier, Gaultier, Hermes, Louis Vuitton y mucho más. Los diseñadores locales están en Plaza Carré de ‘Or, o en el vecino Coeur Vendome, con accesorios y joyas de calidad con perlas de Tahití, por ejemplo. Otro de los centros de interés para las compras en Gustavia es el Centro Comercial La Savane, donde tienen sus negocios muchos de los anteriormente mencionados y algunos más.

 

Pasear por estas calles para ver y ser visto y observar a la gente es un pasatiempo popular, tanto o más que en los cafés parisinos. El glamour de la isla suele atraer a muchas celebridades, con las cuales puedes cruzarte con frecuencia. Para aquellos que aman las artesanías y productos locales, también hay para ellos. También, algunas galerías de arte repartidas por la isla y varios de los grandes hoteles que albergan boutiques artesanales dentro de sus instalaciones. Un lugar para destacar es el estudio-tienda de Véronique Vandernoot cuyos azulejos y cerámicos hechos a mano, representan la vida de esta isla caribeña. Te recomendamos visitar su tienda al menos para apreciar su arte. Otra opción para aquellos que buscan recuerdos y regalos de calidad es Mbolo, cerca del puerto, un lugar reconocido por la calidad de los productos artesanales, que también incluyen rones saborizados con vainilla o maracuyá. Además, venden joyas hechas a mano, piezas decorativas para el hogar, bolsos y todo tipo de otros artículos originales.

 

 

Los sabores de St. Barths

Si bien casi toda la pequeña ciudad tiene un aire de ostentación o refinamiento, todavía hay lugares auténticos, e informales. Uno de los favoritos es Le Select, que tiene más de 70 años en el lugar. Es un icono de la isla, que ha tenido su momento de máxima popularidad cuando se incluyó en una canción de finales de los 70’s. Su menú incluye los platos más típicos del caribe. En su interior se pueden ver las paredes tapizadas con todas las postales antiguas, banderas y calcos que cuenta a su manera parte de la historia regional. Se encuentra abierto todo el día y es un lugar donde acuden muchos locales.

 

Para quienes buscan algo dulce para para acompañar un café, la influencia francesa es innegable en las panaderías y pastelerías. Hay muchas opciones recomendables, entre ellas, Choisy en el lado norte del puerto, Le Bar de L’Oubli con su pequeña terraza cubierta y La Petit Columbe, que tiene otra sucursal en Lorient. En todos encontrarás una variedad de pasteles recién horneados al estilo francés, dulces y panes. En La Petit Columbe también ofrecen para llevar, y por eso es una de las opciones más buscadas. Muchos optan por comprar y disfrutar de los dulces en algún lugar en la playa o cerca del puerto.

Como ocurre en otras islas del Caribe, donde la principal influencia es la francesa, la cocina en St. Barths tiene un lugar destacado. Es considerada de la más alta calidad y es aclamada como un destino «celestial» para los amantes de la cocina. La mayoría ofrecen cocina tradicional francesa o una mezcla criolla / francesa – créole – aunque también hay algunos lugares de comida internacional.

 

La variedad de lugares y restaurantes ofrece una gama muy amplia de posibilidades. Desde la rústica cabaña de playa hasta el epítome de la sofisticación gastronómica. Esto último quizás no sea sorprendente dado que esta es una isla tan frecuentada por los ricos y famosos. El tamaño de la isla facilita el desplazamiento, y la posibilidad de disfrutar tanto de un almuerzo en el lugar elegido y la tarde en la playa escogida. Además, gracias y a pesar de tamaño, la oferta de playas es muy variada y amplia.

 

Muchas de las playas ofrecen instalaciones donde disfrutar de un buen almuerzo junto al mar. Un lugar a considerar es la hermosa media luna de arenas doradas conocida como Flamands Beach. Las aguas son de color turquesa, con un telón de fondo con exuberantemente vegetación tropical. Todo el entorno puede convierte un almuerzo aquí en algo inolvidable.

También Chez Rolande es una buena alternativa, muy informal, para almorzar o cenar frente al mar. Del tipo de restaurante al que van directamente desde el agua a la mesa. Un ambiente relajado, y una comida de calidad increíble. Su menú ofrece platos de la cocina cajún y criolla, en gran parte inspirados en la pesca de ese día, que incluyen ostras gratinadas, bananas flambeadas, otra de las especialidades de la isla. Un verdadero paraíso para todos los sentidos.

Saline Beach es otra de las ofertas de la isla, fuera de lo común, una playa recostada sobre dunas de arenas blancas, entre dos promontorios rocosos. La gente busca este lugar para entrar en mayor contacto con la naturaleza, muchos para hacer un día de campo o picnic. Sin embargo, también aquí se puede disfrutar de un buen almuerzo en el encantador Le Grain de Sel. Este sencillo café junto a la playa, cuya entrada por escalones de piedra, está casi oculto por una capa de vegetación ofrece platos auténticos criollos con algunas delicias de mariscos y pescados. Libre de toda pretensión, esta joya no sirve comida elegante, pero la calidad es increíble, y el lugar le confiere todo el encanto necesario.

 

St Barths gastronomia

Festivales de gastronomía internacional se llevan a cabo en St. Barths cada año

 

 

Una alternativa de la tarde: viajes en catamarán para explorar la isla

Una de las opciones más populares y reservadas son los tours en barco de vela o catamaranes alrededor de la isla. Con una duración aproximada de unas tres horas, partiendo desde Gustavia, es la opción indicada para llegar a las playas más escondidas y apartadas de la capital, aquellas que son difíciles de acceder por tierra.

 

El viaje, que normalmente bordea el lado oeste de la isla, es tan maravilloso como el destino en sí. En el camino, puedes contemplar el paisaje, las colinas verdes cubiertas de vegetación, promontorios rocosos y calas secretas. Los pequeños islotes costeros se presentan habitados solo por aves marinas y bañados por aguas de color aguamarina y turquesa.

Los botes fondean en el extremo norte de St. Barths en alta mar, hacia la hermosa Bahía Colombier, parte de una reserva marina protegida. Aquí puedes simplemente relajarse en la cubierta, darte un chapuzón o utilizar el equipo de snorkel a bordo y salir al encuentro de tortugas, rayas y los peces de colores del arco iris que habitan en estas aguas y sus arrecifes de coral.

 

Vista aérea St. Barths

Vista aérea St. Barths

 

Jardines del Restaurante Tamarin, St Barths

Jardines del Restaurante Tamarin, St Barths

La noche en Gustavia, St. Barths

 

La cena en St. Barths puede ser algo de otro mundo. No todos los tesoros gastronómicos son esos que te dan vistas al mar. Una muestra es el restaurante más romántico de la isla, el Tamarín. Si decides cenar allí tendrás que moverte en un taxi, por unos 10 minutos, ya que se encuentra hacia el interior de la isla. Al llegar ya te darás cuenta que has llegado a un lugar realmente mágico. El enorme árbol de tamarindo del que toma su nombre el lugar es el centro focal, pero esto es solo una parte de un encantador jardín tropical con césped y un estanque de lirios rodeados de plátanos, cocoteros y flores exóticas. Todo aquí irradia elegancia, desde las sillas y las mesas esparcidas por el césped, que son perfectas para unos cócteles antes de la cena, hasta la terraza de madera como el comedor principal. Todo está iluminado con luz tenue y para aquellos que desean una comida íntima hay mesas escondidas para una privacidad absoluta. La calidad de la comida, una variedad de platos franceses e internacionales, coinciden con la sublimidad del entorno en todos los sentidos, junto con su extenso menú y carta de vinos.

 

Si buscas uno vista al mar, Maya, también en las afueras de Gustavia, es una gran opción. Establecido en la década de 1980, el matrimonio propietario del restaurante, tienen un menú que se adapta y centra en productos frescos con creaciones francesas y criollas. Es un restaurante más informal, que ofrece platos simples pero muy deliciosos. El menú es cambiante como una constante, salvo los deliciosos postres, entre los cuales la tarta de coco es la más afecta a recibir las mejores críticas. Una terraza de madera se eleva sobre la playa con sillas sencillas, todo a un paso de la arena y el mar. Para los que llegan temprano pueden disfrutar de una de las más gloriosas puestas de sol del caribe.

 

 

Una tarde en Gustavia y St. Barths

Al igual que muchas de las islas del Caribe, las actividades nocturnas en la principal giran en torno las cenas y cócteles en el bar o restaurante. St. Barths tampoco es la excepción. Hay varios lugares donde disfrutar de música, desde el reggae en vivo en la playa hasta los DJ que hacen bailar a multitudes toda la noche. El icónico Le Select,  antes mencionado, en el centro de Gustavia con su ambiente ultra informal, reúne lugareños y visitantes y ofrece a menudo músicos en vivo y, donde a pesar de su simplicidad, es imán para las celebridades.

 

Varios de los restaurantes de la isla también ofrecen algún tipo de entretenimiento. Sin embargo, en entretenimiento nocturno el nombre más famoso en St. Barths es Le Ti, cuya reputación ha llegado más allá de la isla. Personas viajan de lejos para conocer el afamado cabaret. Es lugar para adultos llega a incluir algunas performance del Cirque de Soleil, con temáticas del burlesque. Todos quienes pasan una noche en la isla deben conseguir un ticket para este espectáculo. Hay una experiencia completa que incluye la cena, el show y los cócteles.

 

En busca de los mejores bares

Para aquellos que buscan disfrutar de un trago antes de una cena, hay múltiples opciones que incluyen la perfecta combinación de vistas al mar y puestas de sol. La isla tiene no menos de 14 playas nominadas, algunas solo playan y arenas turquesa, otras con variedad de bares e instalaciones para elegir. La playa con bares más animados es la encantadora Baie de St.-Jean, un lugar con deportes acuáticos durante el día y mucho bullicio desde la caída del sol. En realidad está dividida en dos playas, separadas por el Eden Rock. La parte sur es más tranquila y allí se encuentra el Nikki Beach. Este elegante club de playa, dicen, sirve los mejores cócteles de la isla durante todo el día. Es un lugar más glamoroso, con reposeras y sillas de playa blancas.

Para algo más informal, también en la Bahía de St.-Jean se encuentra la cabaña en la playa del L’il Rock Beach Bar.  Una playa con un bar completo, con vistas fantásticas del océano, junto a las palmeras de coco. Con una terraza de madera, cojines esparcidos alrededor de mesas y sillas colgadas a la sombra del ratán.

 

Lilrock Beach

Terraza del restaurante-bar Lilrock Beach, St. Barths

 

 

Esta nota contiene información de Windstar Cruises.

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO