a
HomeGuia de viajeAmerica Central y CaribeBarbados, algo distinto para cada viajero
Playa de Barbados

Barbados, algo distinto para cada viajero

Una isla que ofrece gran diversidad de propuestas, para todos los viajeros y para todos los gustos. Amantes de las playas, la vida silvestre, los deportes extremos, la historia, la geología, e inclusive las compras, estarán aquí de para bienes. Un recorrido para quienes visitan Barbados durante una parada de crucero.

 

Si prefieres aprovechar tu día para descansar, perfecto, hay playas cerca del puerto de crucero, con una abundante diversidad de restaurantes, buenas tiendas y múltiples bares de ron.

El puerto se encuentra a solo cinco minutos de taxi de su capital, Bridgetown, o bien, si prefieres camina a 10 a 15 minutos a pie por el paseo marítimo que atraviesa la ciudad. Una tercera opción es tomar el bus que te transporta a la ciudad por solo $2.

En la terminal misma encontrarás tiendas libres de impuestos, con joyas, recuerdos, indumentaria y artesanías. Allí también hay un puesto de información turística.

 

Tal vez no lo sabes, pero Barbados es la isla más oriental del caribe, y desde el momento que bajas del navío sentirás un aire muy “british”, que se siente en la ciudad y que, por supuesto, tiene que mucho que ver con su historia.

Por su origen volcánico presenta dos costas muy diferenciadas. La costa oeste tiene playas de arenas de coral blancas y muy finas, con un mar de azul verdoso. Allí se encuentran la mayoría de los arrecifes, lo que crea un entorno maravilloso para quienes desean practicar buceo o snorkel. En la costa oeste, los vientos alisios soplan más fuerte, lo que produce más olas, atrayendo a muchos surfistas.

 

Un poco de historia

La isla estaba habitada por los taínos, quienes habían llegado desde el Orinoco, en Venezuela, alrededor del año 350. Unos siglos más tarde, en el 800, los arahuacos se asentaron en diferentes lugares, hasta que para el siglo XII los caribes, arriban a la isla y desplazan a todos los anteriores inmigrantes.

Ya para el siglo XVI, españoles y portugueses habían incursionado en Barbados. Pese a la soberanía española sobre la isla, otorgada por el Tratado de Tordesillas, y a su reticencia a habitar una isla que según ellos estaba poblada y regida por una cultura antropófaga, fueron los piratas ingleses  quienes se hicieron con el poder en estas tierras.

Los ingleses llegan a Barbados en la década de 1620 y construyeron fortines e instalaron baterías de la armada. El nombre del puerto de San Miguel fue reemplazado por Bridge Town, y siguió en control de los ingleses hasta su independencia en 1966. La explotación más fuerte se hizo a través de las plantaciones de azúcar, para lo que eran traídos esclavos desde el oeste de África.

 

Moverse por la isla

Barbados es una isla muy amigable y segura. Si prefieres recorrer por tu cuenta puedes llegar a pie hasta las cercanías del edificio del Parlamento para tomar uno de los muchos taxis que esperan allí. Esta opción es ideal si son varias personas en el grupo para realizar un recorrido, ya que el costo por hora es de aproximadamente unos U$S 40 por auto.

Una buena alternativa es llevar escrito tu propio recorrido de acuerdo a nuestras recomendaciones, y arreglar con ellos el precio.

 

En general coordinarás con los taxistas el pago una vez que te regrese al crucero y no antes. Es un gesto que ofrecen para demostrar un trato seguro y ventajoso para todas las partes.

No recomendamos alquilar un automóvil debido a las tarifas altas, y a la complicación que nos implica la conducción a la izquierda.

 

Visitando la ciudad de Bridgetown

Moverte por el centro histórico y sus alrededores es algo que puedes hacer de forma independiente y a pie. Tendrás la oportunidad de visitar el edificio del Parlamento del siglo XIX, que alberga un buen museo y la Cámara de la Asamblea y el Senado, lugares que puedes recorrer en su interior.

También puedes acercarte a la sinagoga de la ciudad, una de las más antiguas en occidente y un poquito más alejada, la hermosa casa donde paso un tiempo George Washington antes de ser presidente de los Estados Unidos. La casa está dentro del área de Garrison, que fue la guarnición militar más grande británica en el Caribe durante el siglo XVIII. Hay tours disponibles algunos días de la semana pero te recomendamos visitar su sitio web para obtener más detalles.

 

Barbados está considerada la cuna del ron, y la madre de las destilerías es Mount Gay, fundada en 1703. Durante tres siglos, los marineros han bebido este ámbar, y durante una visita a la destilería Mount Gay, podrás, literalmente, saborear la historia que formó el pasado de Barbados. Aprenderás de qué manera la caña de azúcar se fermenta para transformarse en ron, y probarás variedades de ron con toques de vainilla y almendra. También verás cómo en la planta se envasa cuidadosamente y se destina esta producción al mundo entero.

En el tour de la destilería de Ron de Mount Gay, puedes ver como la se transforma de la caña de azúcar al producto final, y por supuesto degustar los productos.

 

Casa del Parlamento, Barbados

Casa del Parlamento, Barbados. Foto gentileza Holland America Line

 

De compras en Barbados

La calle principal de Bridgetown, la Borad Street, alberga numerosas tiendas de joyas libre de impuestos. Recuerda que para que puedas comprar en las tiendas libre de impuestos debes tener tu pasaporte y la identificación del barco. Swan Street, también es una calle peatonal con más tiendas locales.

El Pelican Craft Center, a 5 minutos a pie de la terminal de cruceros tiene las mejores tiendas de artesanías locales. Pero si realmente eres amante de las cerámicas, deberías visitar el Earthworks Pottery, una fábrica artesanal que se encuentra a unos 20 minutos en auto desde el puerto.

En el centro de la ciudad, las tiendas están abiertas todos los días, excepto de los domingos. Ten en cuenta que los sábados, cierran al mediodía.

Los días festivos, como feriados y semana Santa, los comercios también están cerrados.

La moneda local es el Bajan, pero así todas las tiendas, restaurantes y taxis aceptan los dólares americanos.

 

 

Las playas de Barbados

Para moverte por las playas además de un taxi puedes tomar los buses locales que son económicos o las mini furgonetas (identificadas con una ZR en su matrícula).

Las playas más populares se encuentran en Carlisle Bay, a unos 2.5 kilómetros del puerto. Es una bahía protegida de los vientos, con hermosas arenas blancas y complejos hoteleros con restaurantes y kioscos. La mejor y más cercana opción para descansar en una buena silla al sol, y donde podrás alquilar sombrillas y equipos para diversas prácticas acuáticas.

 

A unos 5 kilómetros al sur de la ciudad, la playa de Accra o Rockley Beach es una muy buena opción si prefieres un ambiente más local y tranquilo, también con puestos sobre la playa. Está considerada una de las mejores playas y tiene un poco de olas. Por ese motivo es también un foco de atención para quienes quieran alquilar alguna tabla de surf. Está playa también cuenta con sobra natural de las casuarinas.

 

Si tu idea es sumergirte para observar la fauna marina, entonces la opción es ir hacia el norte, a unos 6 kilómetros del puerto, hacia Paynes Bay. Además de muchos complejos hoteleros y todas las comodidades para pasar el día frente al mar, hay excursiones o puedes también hacerlo por tu cuenta si el estado físico te lo permite (250 metros de la costa), para nadar con las tortugas. El mejor momento para ir a nadar allí es a media mañana.

 

Otras playas más lejanas

Playa Mullins, a unos 15 kilómetros al norte del puerto, con un mar muy tranquilo, ideal para nadar en forma segura. La oferta de diversos deportes acuáticos y reposeras está asegurada, al igual que los paradores de playa donde puedes comer y beber. No por su lejanía es una playa tranquila, ya que es muy concurrida por turistas y locales.

Próxima a la anterior, la playa de Gibbes, es una de las mejores playas vírgenes de la costa oeste de Barbados. Lo mejor del lugar es la tranquilidad y la hermosa arboleda sobre la playa. Es una playa a la que van los dueños de las villas cercanas y los yates que anclan en la bahía. Eso sí, trae algo para comer porque en esta playa debes tener tus propias provisiones.

Cruzando toda la isla, la Crane Beach, es un largo tramo de fina arena teñidas de rosa, con un fondo increíble de palmerales. Además de servicios varios, sobre todo por el Crane Resort, es muy concurrida por viajeros que quieren practicar surf (se alquilar tablas), ya que las olas aquí son más importantes. No es una playa que recomendaríamos para las familias con niños pequeños.

 

CarlisleBay, Barbados

CarlisleBay, Barbados. Foto gentileza Holland America Line

 

Mucho más por visitar, con más de tiempo en la isla

Si tienes un poco más de tiempo, has visitado el centro, sus tiendas y lugares históricos, y un rato de playa te ha sido suficiente o no te ha interesado, aquí te dejamos algunas propuestas para adentrarte en la isla. Eso sí, tendrán que desplazarte en algún transporte.

Una buena opción puede ser la combinación de las cuevas, los jardines de Andrómeda y la plantación de Sunbury. Ten en cuenta que deberás contar con algo extra de dinero para entrar a cada sitio.

 

Harrison’s Cave

Las cuevas ubicadas en las tierras altas centrales de la isla, a 16 kilómetros del puerto. Esta galería de cuevas subterráneas, con cavernas e impresionantes formaciones rocosas, es una de las atracciones más destacadas de la isla.

Estas cuevas llevan el nombre de Thomas Harrison, quien era propietario de gran parte de la tierra en el área a principios del siglo XVIII. En 1733, Harrison estableció una escuela que hoy es el Harrison College.

Hay varios tours que se pueden hacer al interior de las cuevas. El más popular es el Tram Tour, que te lleva en un tren por las cuevas, y podrás disfrutar de las vistas y los sonidos de arroyos y cascadas mientras te encuentras allí abajo. El recorrido tiene una duración de una hora y se realiza todos los días entre las de 8:45 am a 3:45 pm.

Otra forma más aventurera de recorrerlas es a pie, comenzando con una ruta de senderos naturales con observación de la flora y fauna tropical, para luego descender, con casco y protector de rodillas, a las cavernas, así como lo hicieron los primeros exploradores. La duración es de 3 horas y media, y se realiza para grupos todos los días por las mañanas.

 

Dos opciones para los amantes de la botánica

El Jardín botánico de Andrómeda está ubicado en la parroquia San José y contiene una variedad increíble de orquídeas, palmas, helechos, hibiscos, begonias, heliconias y cactus.

Se encuentra al este de las cuevas sobre la costa.

La extraordinaria variedad de árboles no tiene igual, y su jardín incluye especies de todo el mundo.  Las hermosas y exóticas flores se complementan con un hermoso arroyo que divide la superficie y forma encantadoras piscinas y cascadas. Los estanques de lirios son absolutamente impresionantes.

Puedes pasear los por senderos sinuosos a tu propio ritmo, disfrutando de las flores tropicales, los árboles imponentes y las brisas refrescantes de la isla. La ubicación elevada también ofrece encantadoras vistas al océano.

Mariposas revolotean de flor en flor, mientras que los pájaros gorjean por encima. Monos se abren paso a través de los jardines de los barrancos de los alrededores.

El horario de visita diario es de 9:00 a 16.30 horas, con una tarifa de admisión de U$S 15 por adulto.

 

El Flower Forest o Bosque de flores, está junto a las cuevas de Harrison. Son 22 hectáreas de reserva ecológica a 230 metros sobre el nivel del mar y desde donde tienes hermosas vistas panorámicas hacia el mar.

Revisa los horarios y costos de admisión en su sitio web.

 

Sunbury Plantation House

Con más de 300 años de historia, es la única casa que ha quedado detenida en el tiempo que se puede visitar de forma completa. Repleta de antigüedades de caoba, grabados hasta una colección única de carruajes.

Fue construida alrededor del 1660 por Matthew Chapman, unos de los primeros ingleses pobladores de la isla. Éste estaba relacionado con el conde de Carlisle gracias a lo cual le fueron concedidas estas tierras. Es la única gran casa con todas las habitaciones disponibles para ver.

Está a 15 kilómetros del puerto y a unos 20 de las cuevas de Harrison, por si quieres integrarlas en la misma visita.

 

Plantación en Barbados

Plantación en Barbados. Foto gentileza Holland America Line

 

 

Así decidas por la playa, la ciudad o visitar los hermosos parajes que ha construido la naturaleza, Barbados te deslumbrará y resultará ser, sin lugar a dudas, una de las mejores paradas de crucero en el Caribe.  Si al momento de elegir un itinerario, incluye Barbados, este será un punto a favor.

 

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

Dejános tu comentario.