a
HomeCrucerosCruceros fluvialesCiudades y pueblos del Danubio: Bratislava
Bratislava

Ciudades y pueblos del Danubio: Bratislava

Viva la belleza de Bratislava visitando una de las ciudades más fascinantes de Europa, rica en historia y arquitectura.

La capital de Eslovaquia es conocida por sus románticos y coloridos edificios antiguos, su histórico castillo y entrada de la ciudad, animadas plazas y caprichosos teatros y estatuas peculiares.

 

Bratislava se está convirtiendo en una ciudad próspera nuevamente, está resurgiendo. Con museos, teatros, galerías e instituciones financieras que se establecen aquí.

Pero fue una vez uno de los centros económicos, culturales y políticos de la Europa Central. Desde la Edad Media hasta el siglo XVIII, la historia de Bratislava se entrelazó con la de sus vecinos: Austria y Hungría. En el siglo X formaba parte de Hungría y en 1536 se convirtió en su capital. Reyes y reinas fueron coronados en la Catedral de San Martín, y las joyas de la corona de Hungría también se realizaron en la ciudad. La ciudad (entonces conocida como Pressburg) prosperó, convirtiéndose en la ciudad más grande y más importante de Hungría, mientras que la ciudad era un brillante centro de vida social y cultural.

 

Bratislava - CatedralEl castillo se había convertido en la residente de verano de la reina de Austria Maria Theresa y una de sus pasiones, la renovación del castillo, se iba haciendo realidad.

También en Bratislava pasaron y tocaron su música Mozart y Beethoven.

La ciudad es un homenaje a su gloriosa historia y al crisol cultural que supo ser. Encontrará una variedad de estilos arquitectónicos en sus edificios: gótico, renacentista, barroco, rococó, neoclásico e imperio. Transitando las calles adoquinadas verá incrustadas hermosas placas de bronce con coronas en relieve que que conmemoran la coronación de los reyes húngaros.

 

El castillo de Bratislava es el lugar turístico más popular de la ciudad. Asentado en una colina con vistas a la ciudad, y con la posibilidad de avistar Austria y Hungría en un día claro.
Casi por 200 años, el castillo guardó las joyas de la corona de Hungría, con dos guardias de la corona húngara, 50 soldados de infantería húngaros y 50 austriacos que cuidaban del tesoro en todo momento.

Como citamos anteriormente, la reina María Teresa de Austria hizo muchas reformas dentro del castillo llevando a su estilo preferido, el rococó. La gran escalera fue construida con un ángulo pequeño (peldaños de poca altura) para que la reina pudiera subir con su caballo.

Cuando su hija y su yerno se establecieron en el castillo se convirtió en el centro de los eventos culturales y científicos.

La Puerta de San Miguel es un recordatorio de los días en que la ciudad tuvo que ser fortificada con gruesos muros. Las fortificaciones de Bratislava llegaron a incluir dos anillos amurallados, dos baluartes, una barbacana y un puente sobre el pozo de agua. Construido originalmente a mediados del siglo XIV, esta puerta es la única entrada antigua que permanece en pie en la ciudad (originalmente eran cuatro puertas). En el siglo XVIII fue modificada al estilo barroco, más moderno para la época, y actualmente cuenta con una estatua del arcángel Miguel matando a un dragón.

En las cercanías del castillo encontrará la Catedral de San Martín, iglesia de la coronación de los reyes de Hungría entre 1563 y 1830, incluyendo a la reina María Theresa. Con más de 84 metros de altura, sus agujas dominan el perfil de la vieja ciudad.

 

Castillo de Bratislava

Castillo de Bratislava

La Opera House, teatro de ópera, tiene un lugar central en la animada plaza Hviezdoslavovo. Inaugurada  en 1886, esta obra maestra neorrenacentista continúa en actividad con obras de ballet y ópera.

La fachada presenta bustos de famosos compositores musicales, junto con otros personajes históricos.

Desde la década de 1990, la ciudad también tiene muchas estatuas inusuales a lo largo de sus calles y espacios públicos. Muchos de ellos, muy fotografiados, están en la Plaza Principal. Napoleón con su traje militar, representando cuando las tropas del emperador francés marcharon contra la ciudad y atacaron el castillo. Una estatua de un hombre que asoma a través de una alcantarilla que, según la leyenda, descansa en un trabajo duro o mira debajo de las faldas de las mujeres. Otras favoritas incluyen la estatua de un paparazzi y un voluntario local. Hay muchas más en la ciudad!.

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

Dejános tu comentario.