a
HomeAtraccionesSer parte de una muestra de Monet visitando los hermosos jardines en Giverny
Giverny, Francia

Ser parte de una muestra de Monet visitando los hermosos jardines en Giverny

Los jardines de Giverny, con sus icónicos nenúfares, el puente Japonés, los sauces y las glicinas color púrpuras, capturados por Claude Monet se convierte en uno de los sobresalientes de la lista de imperdibles para un próximo viaje a Francia.

Los icónicos nenúfares, el Puente Japonés, los sauces llorones, las glicinas color púrpura y el bambú verde permanecen intactos tal como estarían cuando Claude Monet los capturó con sus pinceladas moderadas e impresionistas. Todo permanece igual, sigue siendo ese paraíso que inspira.
Incluso para quienes nunca estuvieron allí, los jardines evocan inmediatamente una sensación familiar e inmediatamente los sumas a la lista de los imperdibles para un próximo viaje, especialmente para cualquier amante del arte.

A Claude Monet, que nació en París en 1840, se le atribuye ser uno de los padres del impresionismo. El mismo término «impresionismo» incluso deriva del título de su pintura Impressions, soleil levant.
Monet junto con Édouard Manet, Pierre-Auguste Renoir, Edgar Degas los artistas que marcaron el comienzo de una nueva forma vanguardista de expresión, dando un giro en el arte para siempre. Como en casi todo comienzo, quieres producen tales rupturas son fuertemente criticados, y esta no fue la excepción, incluso el mote de «impresionismo» fue originalmente un insulto de un crítico de arte. Hasta entonces, las pinturas eran más tradicionales, con una combinación perfecta de colores y sombras.

Monet usó pinceladas cortas y rápidas para ilustrar el movimiento y el juego de luces. Pintó al aire libre en una época donde los artistas solo usaban sus estudios. Fue un revolucionario y un visionario.
En 1883, Monet llegó por primera vez a la ciudad pastoral de Giverny, que en ese momento tenía una población de 301 habitantes. Para alguien nacido y criado en una ciudad tan bulliciosa como la Paris de finales del siglo XIX, el lugar era un verdadero paraíso, repleto de tranquilidad y donde podía compartir momentos con su familia y contar con una fuente de inspiración constante y cercana para sus obras por el resto de su vida.

Una vez que se mudó, rápidamente se dedicó a diseñar la casa y el jardín. Cada habitación de su casa tiene un esquema de color distinto, elegido por el mismo maestro. También guardó cientos de copias originales de bloques de madera japonesa, junto con una impresión de «The Great Wave Off Kanagawa» para que le sirva de inspiración.

Su icónico jardín se vio inmortalizado en muchas de sus pinturas, algunas de las cuales llegaron a venderse por arriba de los ochenta millones de dólares.

Desde la década de 1980, el jardín se abrió al público para que todos puedan visitarlo y disfrutarlo. Fue tan meticulosamente diseñado y cuidado en persona por el mismo Monet con la intención específica de pintar los paisajes que luego recreó a la perfección. Con flores de colores vibrantes, plantas únicas y el diseño del paisaje que emociona hoy día tanto a los amantes del paisajismo como de la arquitectura, arte e historiadores.
Monet pasó más de cuarenta años de su vida pintando y viviendo alrededor de su jardín, por lo que al visitar este lugar es imposible no sentirse parte por un momento del arte francés. Monet fue innovador en muchos aspectos, uno de los cuales fue en ser un creador múltiple de la misma obra, ya que primero se inspiró para la creación de su jardín y sobre la obra viva crea la obra impresa en sus pinturas.

Giverny, Francia. Exterior casa.

Giverny, Francia. Exterior casa. Foto de La salonniere. Lic. CC-BY-SA-4

Datos y detalles de la visita

Durante las visitas, los callejones internos del jardín están cerrado para el paso del público por motivos de conservación de las plantas, ya que los visitantes sin cuidado pisaban parte del jardín. La vista de cualquier manera es total, ya que desde los caminos laterales se puede observar en perspectiva todo el jardín.
El cruce actual al segundo jardín se realiza por medio de un pasaje subterráneo.

Si bien se permite tomar fotografías de los jardines, no se puede realizar un picnic ni comer en los jardines.

Hay dos partes en el jardín de Monet: un jardín de flores, el Clos Normand que se encuentra justo frente a la casa, y el de inspiración japonesa del otro lado de la ruta. Ambos jardines se fueron diseñando de tal forma que terminaron siendo tan contrastantes como complementarios entre sí.

El primer jardín, el Clos Normand
Cuenta la historia que cuando Monet y su familia llegaron a Giverny, había una gran extensión de tierra que se extendía desde la casa hasta la ruta, y que fue transformada en un huerto y rodeado por altos muros de piedra. Ambas partes, estaban separadas por un camino central bordeado de pinos muy altos. Así que Monet hizo talar los árboles y solo mantuvo los más cercanos a la casa para complacer a su esposa Alice. En estas parcelas diseño un jardín pensando en las perspectivas, las simetrías y la idea en que se verían los colores, dividiéndolas en grupos de flores de diferentes alturas que van creando la sensación de volumen, y mezclando variedades florales más simples, como amapolas y margaritas, con otras más exóticas. El resto del paisaje está dominado por muchos árboles frutales y también ornamentales, como en el camino central donde las rosas trepadoras crecen y cubren las guías en forma de arcos que cubren el camino central. No son las únicas rosas, ya que otras variedades cubren la balaustrada de la casa y cuando se acerca el final del verano, las capuchinas se propagan por el suelo del sendero central.

La botánica se transformó en su verdadera pasión e intercambiaba diferentes especies de plantas con sus amigos Clemenceau y Caillebotte. Se cuenta que llegó a adquirir algunas variedades exóticas a costos bastante altos, y se le oía decir “Todo mi dinero va para mi jardín”.

Giverny, Francia

Giverny, Francia. Gentileza Uniworld

El segundo jardín, el acuático japonés
Diez años después de la llegada a Giverny, Monet compró unas tierras que rodeaban su propiedad al otro lado del ferrocarril, y que estaban atravesadas por un pequeño arroyo, el Ru, un desvío del Epte que es afluente del río Sena.
Con ayuda de la prefectura local, hizo cavar un primer estanque, a pesar de la oposición de sus vecinos que temían que las especies extrañas de Monet contaminaran el agua. De cualquier manera, se construyó y se agrandó hasta alcanzar su tamaño actual.

Monet, que coleccionaba impresiones de distintos jardines japoneses, las uso como inspiración para el diseño, incluyendo el famoso puente japonés que se ve cubierto con glicinas que el mismo plantó, y que originalmente fue encargado a un artesano local, pero fue totalmente reconstruido en madera de haya.
El jardín se completa con otros puentes de dimensiones menores, los bambúes y sauces llorones y las ninfas. Estas últimas solo florecen en verano.

A su muerte en el año 1926, su hijo Michel heredó su casa de Giverny, pero quien vivía allí era su hijastra Blanche.
Durante muchos años la propiedad estuvo muy descuidada hasta que en 1966, su hijo la donó a la Academie des Beaux-Arts y diez aَños después, el curador Gerald van Der Kemp junto con André Devillers, convocaron a Georges Truffaut, uno de los jardineros amigos de Monet, como colaboradores para la restauración del jardín para que resulte lo más similar al original.
El trabajo del jardín y la casa tardó casi diez años, incluyendo la restauración de los antiguos muebles y las famosas impresiones japonesas que inspiraron a Monet para su jardín.

Giverny, Francia. Interior casa de Monet

Giverny, Francia. Interior casa de Monet. Foto de Schorle. Lic. CC-BY-SA-4

Información general sobre la visita

Tickets, horarios y tarifas. Disponibles en el sitio oficial del Jardín (sitio en inglés y francés)
Si tienes alguna duda, déjanos un comentario.

Ubicación y cómo llegar:

Si no tienes la suerte de llegar hasta Vernon en un crucero fluvial por el Sena, que incluya la visita y excursión a Giverny, aquí te dejamos información para que puedas llegar al destino de múltiples maneras.

Giverny está ubicado a 75km al noroeste de París y a 4 km del pueblo de Vernon. Ambos a mitad de camino entre Paris y Rouen.

En automóvil: Dirígete a Vernón y desde allí rápidamente llegarás a los jardines. Ver en el mapa la ubicación y seguir las indicaciones de acuerdo a la ciudad de la que procedas.

En tren: La estación de Vernon-Giverny está situada en la línea principal de trenes París / Rouen / Le Havre.
Comienza en la estación Saint-Lazare Paris. Los trenes más rápidos completan el viaje en menos de 45 minutos desde la ciudad.
A la salida de la estación suelen haber taxis esperando. También hay otra estación de taxis en en la Place d’Evreux (a 200 metros). Costo aproximado de un taxi de Vernon a Giverny 20 euros.

Desde comienzos de la primavera hasta el otoño hay un autobús que conecta la estación de tren Vernon-Giverny y la estación central de autobuses en el estacionamiento principal de Giverny.
Tarifa diaria ida y vuelta 10 euros. Una salida por hora aproximadamente.
Si prefieres caminar desde Vernón, la caminata se extiende por unos 5 km.

En tren y alquiler de coches:
En Vernon, las compañías de alquiler de automóviles están ubicadas bastante lejos de la estación de tren Vernon-Giverny, por lo que si tienes la intención de llegar a Vernon y alquilar un automóvil al llegar, es mejor opción bajarse del tren en la estación anterior, Mantes La Jolie, donde varias compañías de alquiler de automóviles tienen una agencia justo frente a la estación.
Es una buena opción si se quieren visitar los alrededores, sobre todo Les Andelys y Cahteau Gaillard, que son más difíciles de acceso en transporte público.

 

Giverny, Francia

Giverny, Francia. Interior cocina. Foto de Schorle. Lic. CC-BY-SA-4

Jardines de Giverny

Compartir con:

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

[email protected]

Sin comentarios

Mil Disculpas. Cerramos momentáneamente la posibilidad de comentar en este post.