Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

La historia de Dinamarca en el castillo de Frederiksborg

Los encantos y el contraste de Copenhague son infinitos, y uno de los mejores lugares para apreciar la historia de los últimos siglos es visitando el Castillo de Frederiksborg.

 

Con una de las monarquías más antiguas de Europa, la ciudad capital de Dinamarca está llena de historia e innovación. La visión más interesante de la historia puede ser captada a través de los castillos, palacios y hoy museos, exponentes de la arquitectura del siglo XVI y XVII. Entre todos los monumentos, el castillo de Frederiksborg es sin duda de los más importantes y hoy es el hogar del Museo Nacional de Historia de Dinamarca.

Para muchos es el “Versalles de los países Nórdicos”. Y todos los que hemos tenido oportunidad de conocerlo hemos quedado sorprendidos por la grandeza de su diseño, tanto exterior como interior.

 

El Museo Nacional de Dinamarca es considerado el más grande de la historia cultural del mundo. En las piezas que se exponen se incluye el famoso carruaje solar de Trundholm, Solvongnen, fabricado en la edad de bronce nórdica tardía hace más de 3500 años. Se ha interpretado como el sol arrastrado por un caballo.

Además, los interiores del museo son una exposición en sí. El mobiliario y los diseños pertenecen desde las épocas barrocas y renacentistas hasta las primeras décadas del siglo XX.

La colección incluye la mayor cantidad de retratos en Dinamarca. Pinturas, bustos, relieves y fotografías. Las obras de pintura recorren los temas de la historia de Dinamarca incluyendo varias obras famosas.

 

Un poco de la historia del Castillo

El castillo de Frederiksborg está ubicado sobre tres pequeños islotes en el lago Slotssøen en Hillerød, a 40 kilómetros a las afueras de de la ciudad. En el interior del castillo que alberga al museo y una cantidad de atracciones culturales para toda la familia. Rodeados de los más hermosos jardines pintorescos.

El castillo fue construido por el rey Christian IV en las primeras décadas del siglo XVII, y se convirtió en el complejo renacentista más grande de la región nórdica. El objetivo de este edificio fue definitivamente posicionar y elevar el estatus del rey, como uno de los monarcas más poderoso de Europa. Gracias a ellos el castillo está ricamente adornado con elementos decorativos simbólicos, como la fuente del Neptuno y la fabulosa Galería de Mármol del Ala del Rey.

Después del incendio de 1859, la familia real decidió no volver a utilizar el castillo como residencia. Así fue como se propuso para establecimiento del museo. A partir de 1878, el castillo se convirtió en el Museo de Historia Nacional, representando más de 500 años de la historia danesa.

 

Riddersalen en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

Riddersalen en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

 

La Capilla del Castillo de Frederiksborg

Además del Museo, se puede visitar la Frederiksborg Castle Chapel, la capilla del castillo. La decoración original data de la época del mismo rey Christian IV y alberga tesoros históricos. La capilla sobrevivió intacta al incendio que arrasó con el castillo. En este lugar fueron ungidos los reyes de Dinamarca durante el período de la monarquía absoluta desde 1660 a 1848. Varios de los escudos de armas que adornan sus paredes, fueron donados por diversos jefes de estado internacionales.

En la galería se encuentra el histórico órgano Compenius construido en 1610 por Esajas Compenius. Cada jueves a las 13.30 se realiza un concierto en el órgano y la entrada es gratuita para los visitantes del museo.

Desde la capilla se puede acceder al Oratorio del rey, la que fue una de las mejores habitaciones del castillo hasta que fue destruida por el incendio. Hoy día podemos ver una reconstrucción de cómo fue este lugar gracias a la magia de la tecnología.

 

Capilla en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

Capilla en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

 

Los jardines del Castillo

Los jardines que rodean el complejo significaron el toque final en la creación del castillo. El rey tenía su propio jardín, pero en el año 1720 encargó este nuevo diseño al arquitecto Krieger.  En esta reconstrucción, el palacio de recreo Sparepenge fue demolido para dar paso a un impresionante jardín de estilo barroco, acorde a la simetría de la época.

Desde finales del siglo XVIII, el jardín barroco se fue deteriorando y recién se volvió a construir en la década del 90. En algunas secciones del jardín se pueden reconocer los monogramas reales de Frederik IV, Frederik V, Christian VI y Margrethe II, recreados con setos en forma de cúpulas. Estos son los cuatro monarcas, bajo los cuales ha existido el complejo.

El jardín barroco no es el único jardín del castillo. A la izquierda del jardín barroco se encuentra el romántico jardín de estilo inglés, donde también se encuentra el pequeño castillo de Bath House. Con sus pequeños lagos y arbustos, el Jardín Romántico fue creado para transmitir estados de ánimo y presentar la belleza de la naturaleza. En contraste, las líneas rectas y los ángulos agudos del jardín barroco muestran la belleza implícita en el control de la naturaleza por parte de la humanidad.

 

Jardín barroco en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

Jardín barroco en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

 

La información que necesitas para la visita del castillo

La visita al castillo de Frederiksborg es una de las visitas más interesantes desde la ciudad de Copenhagen. Te recomendamos revisar los días, horarios y costos de la visita antes de viajar hasta allí visitando su sitio web. https://dnm.dk/en/practical-information/

 

Frederiksborg está abierto todos los días durante todo el año: de abril a octubre de 10 a 17 horas y de noviembre a marzo de 11 a 15 horas

 

En el museo te ofrecen audio guías en español. Estas guías te llevan a recorrer el castillo, a través de las diversas salas en orden cronológico a través de más de 500 años de la historia danesa. Tiene una duración total de 1 hora y 15 minutos. También puedes descargar una guía a través de iTunes.

Otra alternativa que se ofrece a todos los visitantes es una aplicación gratuita que recorre la colección de pinturas de los siglos XX y XXI que se aloja en el tercer piso.

Si piensas realizar una visita en grupo, puedes solicitar una visita guiada en la mayoría de los idiomas.

 

Al museo puedes llegar incluso en transporte público desde desde Copenhagen. Toma la línea A del tren S hasta Hillerød (aproximadamente 40 minutos desde Copenhague) y desde la estación de Hillerød puede caminar hasta el castillo.

Otra opción es tomar los autobuses locales 301 (dirección: Ullerød) o 302 (dirección: Sophienlund) y bajar en la parada «Frederiksborg Slot».

 

Colección interior en el Castillo de Frederiksborg, Copenhagen

Compartir con:
Valorá este artículo

Durante muchos años ha trabajado en la organización de viajes, con especialización en cruceros. También profesional del diseño y comunicación, fusiona en Discover Travel News sus dos pasiones. Ahora pasa gran parte de su tiempo estudiando e informándose para contar todo lo interesante, atractivo y diferente, con ideas reales y concretas, que el mundo tiene para ofrecernos.

sergio@discovertravelnews.com

Sin comentarios

DEJANOS TU COMENTARIO